Mejorar las actuales boyas marinas que generan energía eléctrica de forma renovable gracias al movimiento provocado por las olas. Con este proyecto y gracias a la Fundación Aquae, participa la joven española Ariadna González en la edición mundial del Stockholm Junior Water Prize, organizada por el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo (SIWI), cuyo objetivo es fomentar el interés de los jóvenes y promover su creatividad en torno al agua y el medio ambiente.
Una estudiante española lucha por convertirse en ‘Nobel del Agua’ juvenil en el prestigioso certamen internacional de Suecia

El Stockholm Junior Water Prize (SJWP) se creó en 1997 para impulsar la investigación en torno a los retos del agua y la sostenibilidad entre los jóvenes. Actualmente, es el premio juvenil con proyectos sobre el agua más prestigioso del mundo. El objetivo de este certamen internacional es premiar grandes ideas que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas mediante la mejora de la calidad del agua, la gestión de los recursos hídricos, la protección de este recurso o el tratamiento del agua, ya sea potable o residual.

La competición va dirigida a alumnos de entre 16 y 21 años que cursen Secundaria, Bachillerato o Formación Profesional en un centro educativo de España. Entre los participantes está Ariadna González, la estudiante española de Primero de Bachillerato del Instituto Argentona (Barcelona) que se encuentra en la fase final de la XXIII edición del Stockholm Junior Water Prize. 

El proyecto que presenta Ariadna se llama 'Sea Energy Project. Los mares y los océanos: la energía del futuro', que ganó en mayo el certamen nacional de este concurso, se centra en un prototipo que pretende mejorar las actuales boyas marinas que generan energía eléctrica de forma renovable gracias al movimiento provocado por las olas. Este dispositivo modifica los actuales sistemas, basados en boyas con un solo apoyo que monitorizan el movimiento vertical de las olas. 

Ariadna explica que "este único apoyo reduce su eficiencia; por eso, he diseñado un sistema con tres puntos de anclaje equidistantes en un ángulo de 120ª que, de manera independiente, pueden generar electricidad, gracias al movimiento vertical de cada uno de ellos. Estar en la final internacional del SJWP es para mí la culminación a muchos meses de trabajo. Mi compromiso con la mejora del medio ambiente me ha llevado a la realización de este proyecto, que gracias a Fundación Aquae me brinda la oportunidad de poder mostrarlo a escala mundial e intentar, si es posible, llevarlo a la realidad". 

Un jurado de expertos internacionales entrevistará a esta estudiante española y al resto de los 34 equipos que han ganado los certámenes nacionales en sus respectivos países. El equipo ganador recibirá 15.000 dólares, un diploma y una escultura de cristal azul de manos de la princesa Victoria de Suecia, patrona de este galardón. 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top