El informe Quality Unknown: The Invisible Water Crisis (Calidad desconocida: La crisis invisible del agua), publicado por el Banco Mundial, alerta de los peligros ocultos que ello conlleva y subraya que cuando su contaminación cruza un cierto umbral, el crecimiento del PIB en las regiones donde sucede cae hasta un tercio debido a los impactos en la salud, la agricultura y el ecosistema.
La mala calidad del agua reduce el crecimiento económico

“El agua limpia es un factor clave para el crecimiento económico. El deterioro de la calidad del agua está frenando el crecimiento económico, empeorando las condiciones de salud, reduciendo la producción de alimentos y exacerbando la pobreza en muchos países. Sus gobiernos deben tomar medidas urgentes para ayudar a combatir la contaminación del agua para que los países puedan crecer más rápido de manera equitativa y ambientalmente sostenible". Así se manifestó el presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass.

El nitrógeno en el agua acorta a las personas y acorta sus vidas. Gran parte del nitrógeno aplicado como fertilizante eventualmente ingresa a ríos, lagos y océanos donde se transforma en nitratos. Los nitratos en el agua son responsables de infligir fatalmente el Síndrome de Blue Baby, que priva de oxígeno a los cuerpos de los bebés. Este informe encuentra que aquellos que sobreviven a las consecuencias de la exposición temprana a los nitratos pueden ser condenados a daños a largo plazo a lo largo de sus vidas: crecen más cortos y ganan menos de lo que tendrían de lo contrario. El retraso en el crecimiento es un indicador de alerta para el riesgo de déficit físicos y cognitivos.

La exposición al nitrato en la infancia elimina gran parte del aumento de altura visto durante el último medio siglo en algunas regiones y perjudica a los niños incluso en áreas donde los niveles de nitrato se consideran seguros.

Mientras que un kilogramo adicional de fertilizante nitrogenado por hectárea aumenta los rendimientos agrícolas hasta en un 5%, la escorrentía y las liberaciones en el agua pueden aumentar el retraso del crecimiento en la niñez hasta en un 19% y disminuir las ganancias de los adultos hasta en un 2%. Esto sugiere una clara compensación entre el uso de nitrógeno para aumentar la producción agrícola y la reducción de su uso para proteger la salud de los niños.

La salinidad disminuye la productividad agrícola. Las aguas salinas y los suelos se están extendiendo en gran parte del mundo debido a las crecientes tasas de extracción de agua, las sequías y los choques de lluvia, el aumento del nivel del mar y los sistemas de riego mal administrados. Este informe muestra que los rendimientos agrícolas caen casi exactamente en línea con el aumento de las concentraciones de sal en el agua. Es decir: más sal en el agua significa menos comida para el mundo.  

Este informe también revela que cada año se pierden suficientes alimentos debido a las aguas salinas para alimentar a 170 millones de personas, lo que equivale a un país del tamaño de Bangladesh. Tal pérdida considerable de producción de alimentos en aguas salinas significa que la seguridad alimentaria continuará en peligro a menos que se tomen medidas.

Aun cuando se sienten estos impactos, los contaminantes emergentes están ingresando a las aguas del mundo; sus impactos aún se desconocen pero presentan un peligro que puede exacerbar aún más los problemas existentes.

En el informe se recomienda un conjunto de medidas que los países pueden adoptar para mejorar la calidad del agua, entre ellas, las siguientes: políticas y normas ambientales; un seguimiento minucioso de las cargas de contaminación; sistemas que garanticen el cumplimiento de las normas; infraestructura de tratamiento del agua respaldada con incentivos para la inversión privada, y difusión de información confiable y precisa entre los hogares para inspirar la participación ciudadana.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top