Los tres pilares fundamentales de la salud financiera para el desarrollo sostenible de las personas, especialmente las más vulnerables, son cubrir gastos, afrontar imprevistos y asegurarse un futuro. Desde la Fundación Microfinanzas BBVA sostienen la importancia de fomentar una inclusión financiera responsable, evitar el sobreendeudamiento de los emprendedores y medir la salud financiera con una metodología innovadora.
La salud financiera de los emprendedores como parte de la medición de impacto social de la Fundación Microfinanzas BBVA

Como parte de su sistema de medición de impacto social, la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) que atiende a más de 2 millones de personas en cinco países de América Latina, ha realizado una encuesta sobre la salud financiera de una parte de los beneficiarios de sus servicios financieros.

En concreto, más de 1.100 emprendedores de la Fundación en Colombia y República Dominicana han participado en esta encuesta que ha sido realizada en colaboración con la Fundación Bill y Melinda Gates y otras organizaciones mundiales de desarrollo, como Innovations for Poverty Action (IPA). En esos dos países, la FMBBVA atiende a más de 1,4 millones de personas a través de sus entidades Bancamía (Colombia) y Banco Adopem (República Dominicana), pioneras en usar esta metodología para medir la salud financiera.

Recientemente, la Fundación ha presentado su informe anual de desempeño social “Midiendo lo que realmente importa” y algunas conclusiones de la encuesta sobre salud financiera basada en diez preguntas reflejan que el 75% planifica sus pagos a corto plazo y más de la mitad lo hace a un año vista, pero solo el 40% ahorra para el futuro. El 50% no tiene ingresos estables y en la mayoría de los casos, también reciben pensiones o ayudas del gobierno. Por otro lado, solo el 8% declara que, en el último año, el gasto del hogar supera con diferencia a los ingresos y en torno al 70% dice haber estado al día con el pago de servicios como agua o luz.

Sin embargo, solo dos de cada cinco personas reconocen tener una meta de ahorro, lo que resulta en un gran obstáculo para afrontar cualquier tipo de imprevisto. De hecho, únicamente 1,3 de cada seis recurre al ahorro formal cuando les surge un problema, por ejemplo en Colombia la principal fuente para hacer frente a gastos inesperados es acudir a amigos o familiares.

Por último, esta encuesta también señala que cuando los emprendedores piden un crédito, tres de cada cuatro saben en qué momento pedirlo y el importe que necesitan. Además, cuatro de cinco cumplen los plazos y cerca del 70% afirma no tener que recurrir a otras fuentes para pagar el microcrédito.

En definitiva, los datos de la encuesta sugieren que el riesgo de caer en la pobreza es alto, la mitad de los clientes tiene un 60% de probabilidad de caer por debajo de la Línea de Pobreza. Estos datos clave de la metodología de medición de impacto social de la Fundación Microfinanzas BBVA que incluye indicadores financieros, sociales y de contexto local, permite medir la vulnerabilidad de los negocios de los emprendedores a los que atiende, identificando las oportunidades de crecimiento y las formas de resolver los retos a los que se enfrentan.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top