La colaboración entre los distintos sectores de la sociedad se ha convertido en algo esencial para conseguir un desarrollo sostenible. Una relevancia reconocida por las Naciones Unidas, por el sector privado y por todas las instituciones líderes en el desarrollo internacional. Mediante el análisis realizado por The Partnering Initiative (TPI) y UNDESA, se profundiza sobre los tipos de alianzas que pueden ser creadas y cómo esta tipología influye en la creación de valor de cada una de ellas.
Una guía práctica para sacar el máximo provecho al ODS 17 de Alianzas

En la actualidad, las Alianzas se han convertido en un requisito imprescindible en la estrategia empresarial para lograr un desarrollo sostenible. El protagonismo de las Alianzas se plasma en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 17 que reconoce explícitamente a todos los sectores de la sociedad como actores clave del desarrollo y promueve la cooperación y colaboración entre la sociedad civil, las empresas, administraciones públicas y tercer sector para que la Agenda 2030 se cumpla. 

La Red Española del Pacto Mundial también ha hecho eco de este ODS no sólo a través de su colaboración con diferentes organismos, sino también mediante publicaciones divulgativas como el informe “ODS, Año 3. Una alianza global para la Agenda 2030”, donde se exponen las características para que sean efectivas además de los casos de éxito. Para dar un paso más, The Partnering Initiative (TPI) y UNDESA han publicado el análisis “Maximising the impact of partnerships for the SDGs” que se presenta en formato de guía práctica que profundiza sobre los tipos de alianzas que pueden ser creadas y cómo esta tipología influye en la creación de valor de cada una de ellas.

En ella se exponen tres tipos de alianzas, clasificadas en función de sus objetivos y resultados. Por un lado, están las Alianzas de influencia/intercambio, en las que un socio contribuye al trabajo de otro, o los socios intercambian recursos (conocimientos, servicios, habilidades), para permitir que uno o ambos socios logren un mayor beneficio. También existen las Alianzas de combinación o integración que tratan de una colaboración entre dos o más organizaciones en la que se unen recursos complementarios para abordar un desafío común o lograr un objetivo estratégico compartido. Por último, las Alianzas transformadoras son aquellas en las que múltiples actores trabajan juntos a través de la acción colectiva para abordar retos complejos, generalmente a través de la transformación del sistema. En este tipo de alianzas los retos se abordan de una manera innovadora y multifacética y los socios aportan diferentes visiones del mundo y perspectivas a la cuestión.  

La publicación presenta ejemplos de alianzas efectivas y las ventajas que presentan como reunir recursos complementarios esenciales, combinar diversos recursos, ideas y enfoques o la creación de un mecanismo para el aprendizaje colectivo y la creación de capacidades, entre otras. Además se incluyen dos conjuntos de herramientas diseñadas para apoyar a los socios en la creación y maximización del valor de la alianza. 

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top