A medida que la población mundial crece de 7.000 millones de personas en 2010 a 9.800 millones en 2050, y los ingresos aumentan en todo el mundo en desarrollo, la demanda global de alimentos aumentará en más de un 50 por ciento, y la demanda de alimentos de origen animal en casi un 70 por ciento. Sin embargo, hoy en día, cientos de millones de personas siguen padeciendo hambre, la agricultura ya utiliza casi la mitad de la tierra con vegetación del mundo, y la agricultura y los cambios en el uso de la tierra generan una cuarta parte de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero (GEI).
Los desafíos de alimentar a 10 billones de personas en 2050 y contener la subida de la temperatura global

Un informe síntesis del World Resources Institute (WRI) propone un menú de opciones que podrían permitir al mundo lograr un futuro alimentario sostenible satisfaciendo la creciente demanda de alimentos, evitando la deforestación, y reforestando o restaurando tierras abandonadas e improductivas, con alternativas que ayuden a estabilizar el clima, promover el desarrollo económico y reducir la pobreza.

Pero para lograr estos objetivos se necesita cerrar tres grandes "brechas" para el año 2050. Por un lado, la brecha alimentaria, es decir la diferencia entre la cantidad de alimentos producidos en 2010 y la cantidad necesaria para satisfacer la demanda probable en 2050. WRI calcula que esta diferencia es de 7.400 billones de calorías, es decir, un 56 por ciento más de calorías de lo que se produjeron en 2010. Por otro lado, la brecha de la tierra, es decir la diferencia entre la superficie mundial de tierras agrícolas en 2010 y la superficie necesaria en 2050, incluso si los rendimientos de los cultivos y los pastos siguen creciendo a tasas pasadas. Los expertos de WRI estiman que esta brecha es de 593 millones de hectáreas (Mha), un área de casi el doble del tamaño de la India.

Por último, se necesita abarcar la brecha de mitigación de los GEI, es decir la diferencia entre las emisiones anuales de GEI probables de la agricultura y el cambio de uso de la tierra en 2050, que WRI estima en 15 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (Gt CO2e), y una meta de 4 Gt que representa la contribución proporcional de la agricultura a mantener el calentamiento global por debajo de 2°C por encima de las temperaturas preindustriales. Por lo tanto, esta institución académica estima que esta brecha es de 11 Gt. Mantener el calentamiento por debajo de un aumento de 1,5°C requeriría cumplir el objetivo de 4 Gt más la reforestación de cientos de millones de hectáreas de tierras agrícolas liberadas.

Este informe explora un "menú para un futuro alimentario sostenible" de 22 ítems, que se divide en cinco "cursos" que juntos podrían cerrar estas brechas: (1) reducir el crecimiento de la demanda de alimentos y productos agrícolas; (2) aumentar la producción de alimentos sin ampliar las tierras agrícolas; (3) explotar la reducción de la demanda de tierras agrícolas para proteger y restaurar los bosques, las sabanas y las turberas; (4) aumentar el suministro de pescado mediante una mejor ordenación de la pesca y la acuicultura silvestres; y (5) reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción agrícola.

Por ejemplo, para desacelerar el crecimiento de la demanda, es necesario reducir la pérdida de alimentos y los desechos, cambiar las dietas de los grandes consumidores de carne hacia alimentos de origen vegetal, evitar una mayor expansión de la producción de biocombustibles y mejorar el acceso de las mujeres a la educación y la atención sanitaria, sobre todo en el continente africano, para acelerar las reducciones voluntarias de los niveles de fecundidad.

El desafío de cerrar simultáneamente estas tres brechas es más difícil de lo que a menudo se reconoce. Algunos análisis anteriores sobreestiman el crecimiento potencial del rendimiento de los cultivos, subestiman o incluso ignoran el desafío de la expansión de los pastizales y de las tierras de "doble recuento" al asumir que la tierra está disponible para la reforestación o la bioenergía sin tener en cuenta la creciente necesidad del mundo de producir más alimentos, proteger la biodiversidad y mantener el almacenamiento de carbono existente. Es necesario un progreso significativo en los 22 puntos del menú para cerrar las tres brechas, lo que requiere la acción de muchos millones de agricultores, empresas, consumidores y todos los gobiernos.

Por otra parte, a menudo se subestima el alcance de las posibles soluciones. En general, los análisis previos no se han centrado en las prometedoras oportunidades de innovación tecnológica y a menudo han subestimado los grandes beneficios sociales, económicos y ambientales. Las oportunidades tecnológicas incluyen rasgos de cultivo o aditivos que reducen las emisiones de metano del arroz y el ganado, mejores formas de fertilizantes y propiedades de los cultivos que reducen la escorrentía de nitrógeno, procesos basados en la energía solar para la fabricación de fertilizantes, rociadores orgánicos que conservan los alimentos frescos durante períodos más largos, y sustitutos de la carne de res a base de plantas.

Una revolución en la biología molecular abre nuevas oportunidades para la mejora de los cultivos. El progreso a la escala necesaria requiere grandes aumentos en la financiación de I+D, y regulaciones flexibles que alienten a la industria privada a desarrollar y comercializar nuevas tecnologías.

 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top