Según el equipo de Inversión en Sostenibilidad e Integración de criterios ASG de la gestora holandesa Robeco, se calcula que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) podrían aflorar oportunidades de inversión por importe de hasta 12 billones de dólares y crear 380 millones de puestos de trabajo.
Los inversores profesionales pueden obtener rendimientos interesantes al tiempo que contribuyen a los ODS

¿Cómo pueden los inversores incoporar los ODS en sus carteras?

Robeco fue una de las primeras gestoras en lanzar al mercado un producto de renta variable ODS, seguido poco depués por otro de crédito. Desde Robeco han desarrollado un marco de tres fases para seleccionar empresas para ambas estrategias. Con este marco, miden la contrinución positiva o negativa que cada empresa realiza en relación a los ODS.

Primero se evalúa la contribución del sector o la industría en que opera la empresa, conforme a un amplio conjunto de reglas. Así, una empresa sanitaria tendrá un mejor punto de partida que por ejemplo otra del sector del gas de esquisto. Seguidamente se fijan en parámetros específicos de la empresa, el punto de partida para las empresas de telecomunicaciones es positivo, pero entre ellas existen grandes diferencias. Una empresa de telecomunicaciones muy activa en mercados emergentes ayuda a mejorar las condiciones de vida y tendrá una puntuación alta en objetivos relacionados con infraestructuras, crecimiento económico o reducción de la pobreza por ejemplo.

En la segunda fase, se analizan factores como el gobierno corporativo o los esfuerzos de la empresa por reducir su huella ecológica, además de estudiar  las medidas que toma la empresa para lograr la igualdad de género a todos los niveles. Por último, la tercera fase se centra en conocer sí la empresa se ha visto involucrada en prácticas controvertidas como corrupción o desastres ambientales, tales como vertidos de petróleo. El análisis también pone el foco en la responsabilidad asumida por la empresa en caso de cuestiones controvertidas de gran calado y en sus medidas para atajar dichos problemas. 

El resultado de este proceso de tres fases, se cuantifica mediante una puntuación en ODS apropiada, esta puntuación refleja la contribución de la empresa a la consecución de los ODS y el impacto de la misma. No se extrae la puntuación neta de pros y contras, es decir sí una empresa tiene una puntuación negativa en un ODS, su puntuación global será negativa y las empresas que tienen puntuación global negativa se excluyen del universo de inversión de los productos ODS de Robeco. El 60% de las empresas de este universo contribuye positivamente a los ODS, son éstas las que forman la base para la selección de los candidatos finales y en los informes de resultados de los fondos de la gestora se muestra la incidencia de las estretagias sobre los distintos ODS. 

Los ODS constituyen una manera emocionante para la transición hacia la inversión sostenible que si se hace bien, puede marcar una diferencia tangible. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top