Las tres organizaciones son las impulsoras del programa Gastroescuela GIRA Jóvenes, un espacio para ofrecer experiencias laborales y formativas remuneradas en el sector de la hostelería a jóvenes en situación de vulnerabilidad. Ésta es la experiencia de tres de ellos: Allison, Keyla y Luis.
Azotea Grupo, Fundación Raíces y Coca-Cola se alían contra el desempleo juvenil

Esta iniciativa ofrece 26 experiencias laborales al año en restaurantes de primera categoría de Azotea Grupo y de la red de restaurantes colaboradores de Fundación Raíces. El objetivo es que, a través de ella, los jóvenes participantes que desean incorporarse al mundo laboral y con una clara vocación de trabajar en el sector de hostelería puedan iniciar una carrera en este sector.Allison

Gastroescuela forma parte del programa GIRA Jóvenes de Coca-Cola, que persigue formar y capacitar a jóvenes con menos oportunidades. Con este proyecto Coca-Cola trabaja en uno de los objetivos marcados dentro del área Sociedad en su estrategia de sostenibilidad “Avanzamos” para Europa Occidental: ser un agente de cambio positivo para la sociedad, con especial foco en el desarrollo de programas que ayuden a los más jóvenes a mejorar su empleabilidad y desarrollar capacidades y habilidades profesionales y personales.

La iniciativa, que dio comienzo en febrero de 2019, incorporó a los primeros jóvenes como auxiliares de cocina, barra o sala en los restaurantes de Azotea Grupo en Madrid. Además, se espera que la iniciativa se amplíe a ciudades como Barcelona o Sevilla de la mano de Fundación Raíces.

Ana Gascón, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, afirma: “Gastroescuela forma parte de nuestro proyecto GIRA Jóvenes, con el que pretendemos dar oportunidades laborales a jóvenes en situación de vulnerabilidad. Consideramos que, además de ofrecerles experiencia y una remuneración por su trabajo, estamos contribuyendo a que refuercen su nivel de autoestima y la seguridad en sí mismos”.

Carmen Gómez-Acebo, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia, destaca que, con esta iniciativa, “Coca-Cola apuesta por el talento de la gente joven porque son el futuro, son quienes van a protagonizar los cambios a medio y largo plazo. Este impulso a GIRA Jóvenes con Gastroescuela es una muestra más de nuestra intención de seguir consolidándonos como agentes del cambio para promover la inclusión y el desarrollo en la sociedad”.

Una de esas jóvenes es Allison Itamar que trabaja en NuBel, el restaurante que ocupa la terraza del Museo Reina Sofía, quien explica que se inscribió en GIRA Jóvenes “porque siempre he estado interesada en el mundo del turismo y, además, ofrecían una experiencia laboral real en el mundo de la hostelería”. Así, Allison, destaca que gracias a su esfuerzo y dedicación ha podido superar sus miedos y desarrollar nuevas competencias para desenvolverse en el mundo de la restauración.: “Cuando comencé a trabajar en NuBel estuve atendiendo en la barra preparando cafés y comandas. Más tarde, pasé a la sala y aprendí a manejar la bandeja y a perder la vergüenza, ganando confianza en mí misma”.Keila

Allison señala asimismo que para que la experiencia que ofrece Gastroescuela sea provechosa hay dos elementos claves. El primero es “ponerle ganas a lo que haces y esforzarte mucho; el segundo es el apoyo de los compañeros, algo que considera fundamental. El resto de empleados notan que tengo ganas de aprender y se toman la molestia de enseñarme. Entre todos me han ayudado y, gracias a ellos, puedo decir que me defiendo dentro y fuera de la barra, sé atender a los clientes y he perdido la vergüenza, he ganado más confianza y, en definitiva, me siento muy cómoda en el trabajo”, remarca.

 

Keyla, otra de las participantes en el proyecto Gastroescuela, lleva desde febrero trabajando en uno de los locales de moda de Madrid: Azotea del Círculo, situado en el último piso del Círculo de Bellas Artes y, gracias a las habilidades que ha desarrollado, disfruta cada vez más de su empleo. “Me gusta el trabajo que hago. Trabajar en un restaurante es algo cansado, pero tengo trato directo con el cliente, puedo ser yo misma y, además, todos mis compañeros me ayudan y me enseñan cada día algo nuevo”, explica.

“Hay mucha gente buena dispuesta a ayudar a los jóvenes que lo necesitamos”

Keyla conoció ‘Gastroescuela’ gracias a la labor de los trabajadores sociales: “Cuando llegué a España desde Venezuela, me sentía sola y los servicios sociales me preguntaron si quería participar en el proyecto, dije que sí, me seleccionaron y ahí empezó todo”, señala. Desde el inicio de su experiencia laboral, Keyla ha pasado por todos los departamentos de Azotea, aprendiendo el ‘abc’ del trabajo hostelero: “No me imaginaba que el grupo iba a ser tan acogedor, pensaba que iba a ser un poco complicado, pero todos han sido muy amables y han hecho mi trabajo mucho más fácil de lo que imaginaba. Gracias a mi trabajo constante con Coca-Cola me he dado cuenta de que hay mucha gente buena en el mundo dispuesta a ayudar a los jóvenes que los necesitamos”.

Keyla concluye: “He aprendido muchísimo gracias a mis compañeros que se han dedicado a enseñarme –remarca-, todos ellos me han tenido siempre en cuenta y las cosas en las que he trabajado me han servido mucho para mejorar; por lo que no creo que sea la única chica a la que han mejorado la vida”.Luis

‘Gastroescuela’ no sólo ofrece oportunidades laborales en el trato directo con el cliente, sino también entre los fogones. Es el caso de Luis, que trabaja como ayudante de Azotea y que ya se siente uno más del equipo: “Elaboro las mismas recetas que el resto de cocineros, en mi caso, platos rápidos y postres”, explica. Luis coincide con el resto de participantes en señalar la importancia que tienen los demás trabajadores en el programa: “Gracias a mis compañeros he conseguido controlar mis nervios, he conocido a gente y me divierto trabajando”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top