Las Políticas Climáticas son el paradigma de la “glocalización”, término formado a partir de global y local. Las administraciones locales resultan clave para la transición ecológica y están en el centro de las estrategias europeas de clima y energía. En el IV informe de Sostenibilidad en España 2019 elaborado por la Fundación Alternativas junto a Ecoembes se aborda el desarrollo del autoconsumo, la contaminación atmosférica o acústica, la movilidad, la transición energética, el agua, la biodiversidad, el empleo verde, los residuos o la participación de la ciudadanía.
Un enfoque "glo-cal", la transición ecológica en España dependerá de la acción local

Este cuarto informe sobre Sostenibilidad en España 2019 elaborado por la Fundación Alternativas junto a Ecoembes está enfocado en las ciudades y los municipios. Desde la Fundación, consideran que el ámbito local es clave en la transición ecológica. Por un lado, las ciudades son los espacios urbanos que están teniendo una transcendencia cada vez mayor en los impactos globales sobre el planeta. Y, por otro, los municipios son la escala más cercana a la ciudadanía, la cuál es imprescindible implicar y hacer partícipe en el proceso de cambio hacia la sostenibilidad, para garantizar que se trata de una transición más democrática y justa.

El informe, presentado esta mañana en el Real Jardín Botánico de Madrid, repasa los desafíos y oportunidades del ámbito local en la crisis climática, la energía, la contaminación atmosférica química y acústica, la movilidad, la biodiversidad urbana, el agua, los empleos verdes, los residuos o la innovación social y la participación ciudadana. También aporta una serie de recomendaciones concretas para avanzar en una mayor sostenibilidad, en este caso, desde las ciudades y los municipios del país.

La presentación ha corrido a cargo de la Ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera que ha declarado que: "La Agencia Europea de Medio Ambiente calcula que alrededor de 400.000 personas mueren de forma prematura en Europa en consecuencia de la mala calidad del aire que respiran, es un tema prioritario y por eso a día de hoy, estamos dispuestos a movilizarnos aunque haga 40 grados en la Gran Vía, si sentimos que parte de nuestros derechos están amenazados. En cuanto a la calidad del aire de Madrid se tiene que tener en cuenta no solo el núcleo central sino el área metropolitana. El protagonismo de los alcaldes y corporaciones locales está siendo inmenso, cada vez más claro y ambicioso". 

El informe aborda los siguientes temas: La gobernanza ambiental y climática: lo Glo-cal; Impacto en la salud de la contaminación atmosférica química y acústica; Infraestructura verde urbana: la incorporación de biodiversidad a nuestras ciudades; Empleos verdes como elemento de transformación de la ciudad; Innovación social y paticipación ciudadana.

Por todos estos motivos, en este informe se cambia de escala para afrontar de una forma distinta el desafío de la sostenibilidad, justo después de las recientes elecciones municipales de mayo de 2019. En la edición anterior del presente informe se afirmó que el diagnóstico estaba claro desde hace tiempo y que la cuestión estaba en ver cómo cambiabamos nuestra economía y forma de vida. Ahora se analiza cómo llevar a cabo esa necesaria transición ecológica desde el ámbito local, de abajo a arriba.

Según el informe, más de la mitad de la población del planeta se concentra ya en ciudades, de los cuales 751 millones de personas que vivían en zonas urbanas en 1950 se ha pasado a 4.200 millones en 2018. Estos ecosistemas humanos tienen una enorme trascendencia en los impactos sobre el planeta, por lo que actuando en las ciudades se pueden conseguir importantes avances, tanto para el bienestar común, como para la propia vida de las personas.

Reiteradas veces se ha insistido durante la presentación en implicar al ámbito local en la transición ecológica. Esto podría suponer contar también con la gente en el diseño de esta transición ecológica. Desde la Fundación defienden que la sostenibilidad tiene mucho que ver también con la democracia, por eso se tiene que asegurar que la ciudadanía tenga la información fiable de los impactos provocados en su salud y en el planeta, y que pueda elegir el mundo en el que quiera vivir. En definitiva, es esencial que la ciudadanía participe en esta transición ecológica para que sea más social y justa.

Para que la emergencia climática esté en el centro de las políticas locales, la Fundación Alternativas y Ecoembes recomiendan que se replique en el ámbito municipal y autonómico la estructura organizativa del Ministerio para la Transición Ecológica, reuniendo en un mismo departamento las competencias en materia de Energía y Medio Ambiente, para facilitar la transformación del sector energético, uno de los puntos esenciales de esta transición.

Para el impulso de las energías renovables en el ámbito local, uno de los grandes cambios ha sido la reciente aprobación a nivel estatal de unas nuevas reglas favorables al autoconsumo, que ahora sí fomentan un papel más activo de los consumidores finales en el sector de la energía. Paradójicamente, buena parte del éxito de esta forma de impulsar la transición energética puede depender ahora de los ayuntamientos. El Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica, establece dos formas de autoconsumo: con excedentes y sin excedentes.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top