Expertos de CERMI, de la Fundación ONCE, de la Fundación Bequal y de la Red Española del Pacto Mundial reunidos para analizar la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Agenda 2030 llegan a la misma conclusión: la implicación y la participación de la sociedad civil es clave para que los Objetivos de Desarrollo Sostenible no queden sobre el papel.
Sin la acción de la sociedad civil, ni los derechos de las personas con discapacidad ni la Agenda 2030 se alcanzarán

El evento organizado por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y Fundación Bequal, se celebró en la sede de la Fundación ONCE para analizar la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Agenda 2030 y reunió a varios expertos como Jesús Blanco, delegado de CERMI de Derechos Humanos para la Convención; Carla Bonino, responsable de la Unidad de RSC y Sostenibilidad de Fundación ONCE, y Javier Molero, responsable de ODS y Derechos Humanos de la Red Española del Pacto Mundial.

Durante el encuentro se puso sobre la mesa la presencia de la discapacidad en los objetivos y metas de la Agenda 2030, algunos de ellos se configuran entre los derechos que enumera la Convención de las Naciones Unidas de las personas con discapacidad. Por lo tanto esta agenda se presenta como más inclusiva y ambiciosa porque la participación de la sociedad civil es una premisa para que tenga sentido su existencia y se logre cumplir con los compromisos. Esto se logrará si existe un compromiso común y universal en ámbitos como la educación de calidad, el trabajo decente o la reducción de las desigualdades.

Jesús Blanco aseguró que “el nuevo tratado sitúa al individuo en el centro de todas las decisiones que le afecten y ubica el centro del problema en la sociedad. Se reconoce así que las personas con discapacidad son sujetos de derecho, con derechos, y que el Estado y otras entidades tienen responsabilidades para garantizar su plena ciudadanía”. 

Carla Bonino defendió que “la discapacidad está referenciada de forma específica en cinco ODS, por lo que es también una cuestión de sostenibilidad”, dejando claro que esta agenda mantiene una clara relación con la discapacidad, porque aunque no sea vinculante ya está marcando las agendas políticas mundiales. Por su parte, Javier Molero aseguró que la agenda es sinónimo de oportunidades por ser “el único modelo de crecimiento posible a largo plazo”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top