Según la sexta edición del informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, la mejora de los datos y el incremento del conocimiento permiten adoptar medidas y soluciones mejores y más eficaces en más lugares para cumplir con los objetivos ambientales internacionalmente acordados hasta 2030
Los conocimientos al servicio de la acción medioambiental

La revolución sostenida de la información y los conocimientos locales, nacionales y multinacionales ofrece la oportunidad de incrementar la capacidad para hacer frente a los desafíos ambientales y de gobernanza, además de acelerar el progreso. El informe resalta lo verdaderamente importante, es decir la necesidad de adoptar medidas audaces, urgentes, sostenibles e inclusivas que integren las actividades ambientales, económicas y sociales en las vías para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cumplir con los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente y otras metas de base científica. 

Si bien deben tomarse medidas cuando se disponga del conocimiento, el mundo tiene necesidad de datos, información, análisis, conocimiento y ciencia de fácil acceso para fundamentar y guiar mejor lo que debe hacerse para lograr la sostenibilidad en todas las dimensiones ambientales. El seguimiento y la revisión de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus metas es clave, y para ello será necesario una buena integración de datos y análisis para priorizar necesidades, definir políticas eficaces y fortalecer los resultados del seguimiento y la evaluación.

Los avances en la recopilación de estadísticas oficiales que se trasladan a los sistemas de información geográfica para la vigilancia y contabilidad del medio ambiente han servido para ampliar conocimientos, además de poner el énfasis en la carencia de datos en cada esfera ambiental. La necesidad urgente está en disponer de más datos para poner en contacto a las personas con el medio ambiente. 

El objetivo es que el acceso a los datos sea más inclusivo y abierto para permitir alcanzar la equidad, la transparencia y el mejor uso de datos en relación con la sostenibilidad y el desarrollo. En concreto para que todos tengan libre acceso a los datos, se está llevando a cabo un movimiento de “datos abiertos” que se ha afianzado considerablemente en los últimos años, sin duda para ello la educación es un componente fundamental del acceso y los países deberían anticiparse para fomentar la capacidad de análisis e interpretación de los datos ambientales.

¿Cuáles son las oportunidades que ofrecen las nuevas fuentes de datos y la revolución en la modelización de los sistemas humano-terrestres?

-Las nuevas fuentes de datos, como la observación de la Tierra y los modelos de los sistemas humano-terrestres, pueden combinarse con datos socioeconómicos y un análisis contextual para facilitar una mejor adopción de decisiones normativas encaminadas al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el cumplimiento de los acuerdos ambientales multilaterales. Los “macrodatos” generados mediante nuevos enfoques y tecnologías están revelándose como recursos valiosos que pueden servir de base para los procesos de la evaluación ambiental. La irrupción de la inteligencia artificial y la analítica tecnológica están promoviendo el uso de información con base empírica en la toma de decisiones, lo que se inscribe en lo que algunos han dado en llamar la “cuarta revolución industrial”.

-Las tecnologías futuras de sensores van a permitir un desglose detallado de los datos de información espacial y demográfica. Una combinación de satélites, y redes aéreas y terrestres podría contribuir a la supervisión de los avances y efectos en los planos local, regional y mundial en tiempo casi real.

-La observación de la Tierra es el principal contribuyente a los macrodatos teleobservados, pero la ciencia ciudadana permite la recopilación oportuna y eficaz en función de los costos de datos obtenidos in situ de fuentes dispersas. Cuando se combina con las tecnologías emergentes, como los sensores inteligentes, los dispositivos móviles y las aplicaciones web, la ciencia ciudadana permite la recopilación y el análisis de grandes volúmenes de datos con referencias geográficas para fundamentar y apoyar la adopción de decisiones, educar al público acerca de los problemas ambientales y fomentar la participación pública.

-Los conocimientos tradicionales son un recurso infrautilizado en todo el mundo con el que pueden complementarse los conocimientos de base científica. En 2007, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas ayudó a los pueblos indígenas a documentar, reactivar y fortalecer sus conocimientos, pero sigue siendo necesario el fomento de la capacidad para elaborar prácticas de gestión de la recopilación de información y la integración de los conocimientos tradicionales con otros sistemas de conocimientos. 

-No hay que menospreciar las lagunas de datos existentes, serán una realidad constante en el futuro previsible y no deben retrasar la adopción de medidas urgentes. Los responsables de las decisiones de todos los niveles no pueden esperar los datos nuevos antes de actuar, sino que deben poner en práctica una gestión de base empírica a partir del conocimiento de que disponga en cada momento, para posteriormente adaptarse y responder a los nuevos conocimientos a medida que estén disponibles.

-La clave del éxito estará en la cooperación internacional y el intercambio de los datos y la información resultantes de las redes de observación terrestres y espaciales. La inversión continuada en la educación y la capacitación de la próxima generación de expertos y responsables de las decisiones es esencial para mantener el ritmo de los progresos en los retos multigeneracionales asociados al lema de la sexta edición del informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, “Planeta sano, personas sanas”. 

 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top