Nace Gastroescuela GIRA Jóvenes para impulsar la empleabilidad juvenil en la hostelería. Keyla Itamar, una de los 26 jóvenes afortunados que están trabajando en los restaurantes de primer nivel de Azotea Grupo y la Fundación Raíces, comenta que "el mundo GIRA como dice la palabra, ha girado mi mundo completamente, he pasado de no tener nada a tener un trabajo que me gusta muchísimo"

GIRA Jóvenes ya es un proyecto consolidado, entre 2013 y 2016, Coca-Cola en España puso en marcha el Bar Escuela en colaboración con la Fundación Solventia, la franquicia Lizarrán y otras entidades sociales. Durante los cuatro años del programa, más de 300 jóvenes se formaron a través de prácticas y accedieron al mercado laboral, lográndose 369 inserciones laborales. En la actualidad, Coca-Cola en España ha renovado su antiguo Bar Escuela por una ambiciosa propuesta: la Gastroescuela. Es un nuevo concepto que pretende formar a la vez que motivar a jóvenes, que por múltiples razones no tienen las mismas oportunidades que el resto, a desarrollar su talento en el mundo de la hostelería como primer paso. 

Los dos proyectos, tanto el antiguo Bar Escuela como el nuevo Gastroescuela se enmarcan dentro de GIRA Jóvenes, que tuvo sus orígenes en el año 2012 respondiendo a las dramáticas cifras de paro juvenil que presentaba el contexto español. Desde la fecha hasta ahora, gracias a 10 entidades sociales colaboradoras, más de 4.000 chicos y chicas de Madrid, Sevilla y Barcelona han podido participar en el proyecto que ha ofrecido más de 400 experiencias laborales. De los participantes, el 89% mejoró su empleabilidad y, entre los participantes de 2017, el 73% ha retomado sus estudios y el 27% ha encontrado un empleo.

Gastroescuela apoya a los integrantes de GIRA Jóvenes para el desarrollo de las experiencias laborales remuneradas. De este modo, 26 chicos y chicas van a tener la oportunidad de formar parte de restaurantes, conocidos por su gran calidad, de la mano de Azotea Grupo y la Fundación Raíces, con posibilidades de incorporación. En Madrid, los jóvenes, acompañados por un tutor que les acompañará en su aprendizaje, harán seis meses de prácticas en algunos restaurantes como NuBel del Museo Reina Sofía o la Azotea del Círculo de Bellas Artes.  A ellos se sumarán otros 6 jóvenes, sobre todo de GIRA Jóvenes Sevilla y Barcelona, que durante un año estarán en algunos de los numerosos restaurantes de toda España con los que trabaja Fundación Raíces. 

El pasado martes pudimos conocer a Luis, Elvis, Keyla y Allison en el espacio NuBel donde algunos de ellos comenzaron a trabajar dentro de Gastroescuela hace solo unas semanas y su experiencia está siendo positiva. Hicimos un recorrido por las salas y barras del restaurante y la cocina para conocerles en sus puestos de trabajo y oír sus experiencias. “El ambiente es muy bueno. Hay mucho compañerismo y los responsables dedican tiempo a enseñarnos y tienen mucha paciencia con las cosas que nos cuestan”, dice Elvis, que tiene un puesto en la barra del restaurante Picalagartos de Azotea Grupo. “Es un lugar donde veo que me puedo desarrollar profesionalmente”, asegura. 

 

Gastroescuela GIRA Jovenes.png

 

Keyla, una jóven dinámica y entusiasta, brilla por su forma de hablar tan espontánea, ella trabaja actualmente en sala en la Azotea del Círculo de Bellas Artes. Junto a su mentor Mathieu nos cuenta su experiencia: "Me encanta este mundo, especialmente el trato con el público, porque aprendes un montón, te enriqueces, aunque no es fácil. Tienes que estar todo el tiempo activo y son muchas horas de pie”, señala. Ella se levanta cada día con una sonrisa y reconoce que va con ganas a la Azotea porque no sólo es el mejor trabajo que ha tenido sino que "es el mejor sitio de Madrid para ver el atardecer", comenta riéndose. 

Por último, Allison, una chica tímida que ha ido ganando confianza en su lugar de trabajo desde que empezó hace mes y medio como camarera en la barra de NuBel. Nos cuenta que: “No tenía conocimientos previos de hostelería y tenía miedo a la reacción de encargados y compañeros, pero como me dicen ellos, nadie nace sabiendo. Yo doy lo mejor de mí y cada vez lo hago mejor. Ahora incluso me comentan que para el poco tiempo que llevo, sé demasiado”. La barra ya no es un obstáculo para ella de cara al público, se atreve a salir de ella y desenvolverse por toda la sala. 

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top