Oxfam Intermón ha analizado este jueves 21 de febrero, las prácticas fiscales del IBEX 35, así como su presencia en paraísos fiscales, las diferencias remunerativas entre altos cargos y resto de personas trabajadoras y la evolución en los dividendos que reparten, entre otros factores
Queda en entredicho el compromiso de muchas grandes empresas con la equidad

Varias cosas me han impactado esta mañana en el encuentro organizado por Oxfam Intermón y son las siguientes: "Del colectivo de empresas del IBEX 35 en promedio sus máximos responsables ganan 132 veces el sueldo medio de la empresa". Pero eso no lo es todo, si nos adentramos un poco más en este mar de datos, al medir la distancia entre el sueldo más alto y el más bajo en cada empresa, descubrimos que de media "el primer ejecutivo de las empresas del IBEX 35 gana 301 veces lo que gana la persona con sueldo más bajo de la empresa, sin tener en cuenta las subcontratas", que esa es otra historia. Otra alarmante realidad que nos adelanta este informe es que: Al ritmo al que han ido incorporando mujeres a puestos directivos las empresas del IBEX 35 desde 2010, no habrá paridad en cargos ejecutivos de estas empresas hasta dentro de 830 años”. 

 

Han acudido al acto, José María Vera, director general de Oxfam Intermón y Miguel Alba, responsable de sector privado y desigualdad para presentarnos el reciente informe que han llevado a cabo sobre el "Reparto desigual. Cómo distribuyen valor las empresas del IBEX 35". El análisis de las empresas del IBEX 35 se ha realizado a partir de la información que publican en sus cuentas anuales con el añadido de cuestionarios que fueron emitidos por Oxfam a todas las empresas en el que solicitaban su colaboración para recabar información sobre aspectos fiscales, remunerativos, relativos a la composición de la plantilla y al pago de dividendos. Han recibido la respuesta de 13 empresas de las cuales cabe destacar: Aena, Bankia, BBVA, CaixaBank, Cellnex, Enagas, Endesa, Iberdrola, Mapfre, Merlin Properties, Red Eléctrica, Telefónica y Repsol.

¿En qué punto estamos en cuanto a la fiscalidad de las empresas del IBEX 35?

Del lado de las prácticas fiscales, las cifras que se desprenden del informe hablan por sí solas para mostrarnos una balanza algo descompensada. Si lo vemos con más detalle apreciamos en dicho estudio que los beneficios de las empresas del IBEX 35 subieron en 2017 un 16,2 % pero aportaron un 11% menos al Impuesto de Sociedades. Desde 2007, el Impuesto de Sociedades recauda un 48% menos, que se traduce en más de 20.000 millones, a pesar de que los beneficios empresariales han crecido un 25% en ese período. El resultado de esta descompensación se está reflejando directamente en la financiación de servicios y políticas públicas como sanidad y educación. Con el 11% menos que las empresas del IBEX aportaron en 2017, respecto a 2016 a la Hacienda Pública, se podría haber duplicado el número de hogares sin ningún tipo de ingreso que acceden a una renta mínima de inserción.  

Con esta lectura se cuestiona el diseño de este impuesto y se deja en entredicho el compromiso para reducir la desigualdad de muchas grandes empresas, que priorizan ganar competitividad manteniendo holgados márgenes de beneficios a costa de ajustes de salarios y una menor contribución fiscal.

¿Qué relación existe entre el IBEX 35 y los paraísos fiscales?

En cuanto a la presencia de paraísos fiscales, tenemos resultados positivos, porque en 2017 el número de filiales en paraísos fiscales de estas empresas disminuyó un 14%. Para seguir con esta tendencia, Oxfam ha recordado el papel que juega la ciudadanía para conseguir sociedades más justas e igualitarias y nos ha incitado a participar en su nueva campaña   “Que desaparezcan” para pedir a los partidos políticos que tomen medidas para acabar con los paraísos fiscales, no quieren una reducción del 14% sino del 100%, ninguna filial en paraísos fiscales. 

A pesar del esperanzador 14%, estas empresas mantuvieron 858 filiales en paraísos fiscales. Una parte de ellas concentra la mayoría del total como el Banco Santander que tiene 207 filiales, ACS que mantiene 109 y Repsol que cuenta con 81. Pero hay otras empresas que van por buen camino porque no tienen ninguna en un paraíso fiscal como Aena, Bankia, Inmobiliaria Colonial y Merlin Properties. Por este último motivo José María Vera anima esta tendencia: “Celebramos que haya empresas que estén dando pasos para salir de los paraísos fiscales, pero es necesario que otras tomen ejemplo y acaben con esta práctica que deja una huella negativa en la reducción de la desigualdad y la pobreza que aspiramos a borrar definitivamente”. Vera felicita al sector privado que si está dando pasos para hacer compatible la rentabilidad con la sostenibilidad, se están generando cambios para mejorar tanto en materia de transparencia fiscal como en su presencia en paraísos fiscales que hemos sido testigos de su disminución. 

¿Y qué pasa con los salarios dentro del club del IBEX 35?

Teniendo en cuenta el reparto salarial, descubrimos que la remuneración media de los altos cargos del IBEX 35, creció 5 veces más que el sueldo medio de las compañías. Los salarios han evolucionado de forma muy desigual, mientras las grandes empresas han registrado mayores beneficios, los salarios medios pagados a las personas trabajadoras disminuyeron un 4,2% entre 2008 y 2017.

Al mismo tiempo, los sueldos de buena parte de los consejeros y altos ejecutivos no han dejado de subir: en promedio, un primer ejecutivo de una empresa del IBEX 35 gana 132 veces el sueldo medio de la compañía y 301 veces el sueldo más bajo. La remuneración media de los altos cargos del IBEX 35 creció un 8%, mientras que el sueldo medio del resto de la plantilla aumentó cuatro veces menos. La subcontratación, que tiene el componente de la precariedad está siendo una opción cada vez más actractiva para las empresas y este hecho preocupa. 

Si tocamos la variable de género, apreciamos que, las compañías no aportan suficientes datos que permitan realizar un análisis en profundidad. En cambio, sí hacen públicas la proporción de mujeres y hombres en diferentes niveles profesionales: en 2017 en los Consejos de Administración sólo había un 23% de las mujeres, 105 de un total de 447 consejeros. La proporción de mujeres es menor en la alta dirección de las empresas, ya que únicamente el 21,8% de los puestos están en manos de mujeres. 

¿Cuáles son las recomendaciones que ha dado Oxfam para ir hacia una economía más justa?

La organización solicita una mayor transparencia empresarial para conocer como es debido las cuestiones vitales sobre la fiscalidad, las diferencias remunerativas o la brecha salarial de género, que por cierto este último dato no ha sido proporcionado por las empresas. Además, hay que garantizar salarios dignos y un enfoque de género que favorezca la igualdad de oportunidades y elimine la brecha salarial de género.

Asimismo, Oxfam Intermón insta a los partidos políticos para que sus programas electorales prioricen la reducción de la desigualdad. Es imprescindible una reforma del sistema fiscal para acabar con el fraude, la evasión y la elusión fiscal, que garantice que las grandes empresas y las personas más ricas paguen lo que les corresponda, y se adopte una lista negra de paraísos fiscales realmente exigente y actualizada. 

En materia de salarios y derechos laborales es fundamental incrementar el Salario Mínimo Interprofesional hasta los 1.000 euros en 2020, así como reducir la brecha salarial de género con una ley de transparencia retributiva y la equiparación de los permisos paternales y maternales antes de 2021. Por último insiste en reducir la precariedad laboral con una regulación más exigente en las empresas de subcontratación porque suelen permitir salarios más bajos. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top