La fundación lleva el nombre de Vicente Ferrer, pero el de Anna, su presidenta, está inevitablemente también ahí. Hicieron un tándem de visión y estrategia, con un propósito común: acabar con la pobreza. Es una fundación que necesita poca presentación. Por mi parte, conociéndola de cerca y después de haber visto “in situ” lo que hacen, sólo puedo recomendar ir a Anantapur y admirar lo que se ha conseguido.
Anna Ferrer: “Para llegar hasta aquí, ha sido básico tener la convicción de que la erradicación de la pobreza no era un sueño, sino una posibilidad real.”

Charlar con Anna es trasladarte a otro mundo en el que todo es posible. Es sentirse pequeño y poderoso a la vez. Pequeño porque uno se siente un poco insignificante frente a lo que hace y consigue Anna en su día a día, el camino que ha transcurrido, su propósito vital. Pero a la vez poderoso porque desde su humildad, fortaleza y positivismo, Anna te hace sentir que tú también puedes, que todos podemos.

Neus Portas.- ¿Cuáles consideras que son las características más destacables de la actitud emprendedora?

Anna Ferrer.- Pasión, iniciativa, un montón de sentido común, un poco de conocimiento, paciencia, visión y capacidad de relación con las personas.

NP.- ¿Y cuáles son los conocimientos que hace falta para saber llevar a término un proyecto con éxito?

AF.- Capacidad de motivarse a uno mismo y a la gente con quien y para quien trabajas. En los últimos años he aprendido a mantener siempre una actitud positiva. Hay que tener estabilidad y confianza en las personas con las que trabajas.

Es básico, también, tener una visión para conseguir resultados. Y esto se consigue siendo flexible, adaptándote a la situación en la que estás.

Los conocimientos se consiguen poco a poco, a lo largo de los años. Pero está claro que en los próximos años es importante aprender aspectos tecnológicos para incorporarlos a los proyectos.

NP.- ¿Y cómo se consigue profesionalizar un proyecto para escalarlo como se ha hecho en la Fundación? Porque para llegar ahí, las ganas no son suficientes...

AF.- Son dos o tres cosas. Profesionalidad, porque hemos prestado mucha atención de forma constante a lo que sucede. Hemos actualizado continuamente al equipo con más y más formación, actualizando el conocimiento y buscando mejoras organizativas.

También ponemos mucho foco en transmitir mucha información de todos los temas que tratamos en la organización. Y, a la vez, hay que prestar atención a los valores que las personas deben tener para estar en una ONG. No puedes ser un buen profesional si no se es honesto, fiel y con valores acordes a la ONG.   

También es básico la creencia y confianza en el equipo y su capacidad de liderazgo. Dando mucho peso al emprendimiento femenino.

NP.- Otro elemento importante para poder generar impacto es conocer muy bien el terreno en el que se actúa. ¿Cómo, una vez conocido el problema, se puede actuar para concienciar y hacer partícipes a la gente de la comunidad?

AF.-  Es cuestión de tiempo, sobretodo. Construir una casa lo puedes hacer en 9 meses, o un hospital en 2 años. Pero para que la gente tenga tiempo de pensar sobre su situación y qué piensan sobre ella, si está bien o hay que cambiarla, qué se podría hacer, etc. necesitas años, muchos años.  Pero es básico que sean ellos los que se den cuenta. Hacerles partícipes es esto: que entiendan que su situación puede cambiar y que depende de ellos.

NP.- ¿Cuál ha sido la actitud más importante para que FVF llegue donde está?

AF.- La convicción de que la erradicación de la pobreza no es un sueño, sino que es una posibilidad. Y que las personas del pueblo tienen la capacidad de ser líderes de su propio desarrollo. El trabajo continuo en estas dos direcciones y la confianza absoluta en el trabajo que estamos haciendo y en el equipo, han sido básicos.                                                                          

NP.- ¿Qué crees que hace falta para que alguien, cuando vea un problema, actúe?

AF.- Saber que siempre se puede encontrar una solución a los problemas.

NP.- En cuanto a la educación, en España hay ahora mucho debate en torno a lo que deben aprender los niños en la escuela. Vosotros que estáis implicados en los procesos de escolarización de muchos niños en India y veis el impacto que la educación tiene en la comunidad, ¿qué crees que es lo más básico que deben aprender los niños?

AF.- Hay que aprender a ser buena persona. Lo decimos  siempre, en todas nuestras reuniones con el equipo, con los jóvenes, con los del pueblo… Podemos hablar de mejoras en agricultura, de la situación de la mujer, de la sanidad, pero siempre dedicamos un rato para decir que hay que ser buena persona. En el contexto de la India, ser buena persona significa tratar a todos con igualdad, independientemente del género, la casta o las capacidades de cada uno. Ser buena persona es lo que necesita el mundo. Hacer algo por los demás.

NP.- Uno de los pilares de la Fundación es transmitir los valores de empatía y ayuda. ¿Crees que esto deriva en una actitud proactiva y emprendedora por parte de la comunidad, de querer, a su vez, actuar donde hace falta?

AF.- Sí, desde luego. Toda nuestra gente del pueblo, en los últimos 5 años aproximadamente, están muy motivados y creen en la importancia de compartir y dar. Cada familia, de las 150.000 a las que llegamos con la Fundación, tienen una pequeña hucha de barro en la que meten algo cuando pueden. Son familias pobres, pero se sienten orgullosas de poder ayudar a alguien aún más pobre. Al final del año, se recaudan unos 600.000 euros con los que se ayuda a unos 1.500 huérfanos a tener acceso a la educación.  

Y en Anantapur, siempre que hay una emergencia en cualquier estado vecino, nuestra gente quiere dar su parte de ayuda para quien lo necesita: se organizan para recoger ropa y comida y enviarlo a las zonas necesitadas.

Así que creo que, al menos desde la Fundación, y con la intención que tenía Vicente desde el inicio, hemos conseguido transmitir a los demás esta voluntad de ayudar a quien lo necesita.

Test para emprendedores con actitud

NP.- Dime otra iniciativa solidaria que admires.

AF.- Admiro a Médicos sin Fronteras porque realmente salvan la vida de muchas personas. Y otro proyecto es Sonrisas de Bombay, sobretodo por una de las áreas en las que trabaja, que es sacar a las mujeres de la prostitución: me parece de los problemas más difíciles en los que trabajar.

NP.- Dime las 3 cosas que te gustaría aportar a los niños de India.

AF.- Que sean buenas personas. A los chicos en concreto, que aprendan a tratar en igualdad a las chicas;  y a sus mujeres, cuando se casen. Y que cuando tengan hijos, les enseñen a ayudar a otras personas.

NP.- Lo bueno y lo malo de emprender.

AF.- Lo mejor es el cambio en la vida de los demás. En mi caso, he visto cómo gracias al proyecto, los más pobres han pasado de ser prácticamente esclavos a tener dignidad, a tener su propia vida, como nosotros. Esto es lo mejor.

Y lo más difícil…. Es difícil pensarlo. Como tengo el foco en pensar siempre en positivo, ir adelante y solucionar los problemas, no puedo pensar en las dificultades.

NP.- Cuál ha sido el caso personal en el que sientes que más has impactado.

AF.- Algunas veces, cuando voy a uno de nuestros hospitales o a una escuela y la gente me mira con tanta confianza y muchísimo cariño, sin necesidad de que me digan nada, ahí siento que lo que hago tiene sentido, que he provocado un cambio en su vida.

NP.- ¿Cuál es tu mayor talento?

AF.- Diría que sé cómo usar mis talentos. Porque, por ejemplo, entre mis talentos está la paciencia, pero no puedo usarla en todas las situaciones, no siempre es conveniente. Así que de mis talentos, que también estarían la compasión, el sentido común o la inteligencia, sé cuándo usar cada uno.

NP.- ¿Y tu mayor hobby?

AF.- Pues como siempre estoy con gente, hablando, a veces discutiendo, tomando decisiones… cuando llego a casa, disfruto con mis 7 gatos y 5 perros, porque su amor es incondicional.

NP.- ¿Tu héroe o heroína en la vida real?

AF.- Admiro a muchas personas, como Mahatma Gandhi, Madre Teresa, Mandela. Y me gusta lo que hizo en su vida Abraham Lincoln. Pero pensando en alguien más cercano, admiro a Venkadesh, un activista ciego de India, que ha hecho mucho por las personas con discapacidad. Nos ayudó a poner en marcha todo el proyecto para personas con discapacidad en la Fundación. Cuando le ves, con esa actitud siempre positiva, que no se rinde, a pesar de su discapacidad, sientes que no tienes motivos para quejarte. Que si él puede, tú también.

NP.- Algo que no soportes…

AF.- El sufrimiento.

NP.- Algo que te fascine..

AF.- La gente con pasión por lo que hacen. Aunque sea alguien que está limpiando zapatos, pero lo hacen con pasión.

NP.- El libro con el que más hayas aprendido.

AF.- En los primeros años en Anantapur, cuando no había infraestructura, ni sanidad, ni médicos, me ayudó mucho un libro que se titula “Where there is no doctor”, de David Werner. Lo leí y leí y leí y me iba a los pueblos con el libro y hacía lo que podía, de lo que contaba el libro.

NP.- Una frase que te defina

AF.-  Sé siempre positivo, porque todo es posible.

Sin duda, ver todo lo que se ha conseguido cambiar en el sur de la India desde la Fundación, es la mejor demostración e inspiración de que si se quiere, se puede. Muchas gracias Anna por todo lo que hacéis allí y por lo que sigues inspirando, aquí.

¿Te ha gustado el artículo?

10 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top