Una de cada cinco personas que residen en España está en lo que se denomina “riesgo de pobreza”, en concreto, el 21,6%. El porcentaje sube seis puntos cuando solo se ha alcanzado un nivel educativo equivalente a primera etapa de educación secundaria. Sin embargo, se queda por debajo del 10% cuando el grado alcanzado es la educación superior, según datos publicados por el INE.
Educación, la mejor arma para combatir la pobreza

La UNESCO afirma que la tasa de pobreza mundial podría reducirse a la mitad si todos los adultos terminaran sus estudios secundarios. Sin embargo, los datos su Instituto de Estadística muestran tasas persistentemente altas de personas no escolarizadas en muchos países, lo que hace probable que los niveles de finalización de la educación secundaria permanezcan muy por debajo de dicho objetivo para las generaciones venideras. Así, su informe ‘Reducir la pobreza mundial a través de la educación primaria y secundaria universal’ demuestra la importancia de reconocer que la educación es clave para acabar con la pobreza en todas sus formas y en todas las latitudes.

Entre otras cosas, afirma que cerca de 60 millones de personas podrían escapar de la pobreza si todos los adultos tuvieran tan solo dos años más de escolaridad. Si todos los adultos terminaran la educación secundaria, 420 millones de personas podrían salir de la pobreza, reduciendo el número total de personas pobres en más de un 50% a nivel mundial y en casi dos tercios en África Subsahariana y Asia Meridional.

Riesgo de pobreza en España

La población en riesgo de pobreza es un indicador relativo que mide desigualdad. No mide pobreza absoluta, sino cuántas personas tienen ingresos bajos en relación al conjunto de la población, aclara el Instituto Nacional de Estadística. En 2017, el umbral de riesgo de pobreza para los hogares de una persona (calculado con los

datos de ingresos de 2016) se situó en 8.522 euros, un 3,8% más que el estimado en el año anterior. En hogares compuestos por dos adultos y dos menores de 14 años, dicho umbral fue de 17.896 euros.

Según su Encuesta de Condiciones de Vida 2017 (se hace a partir de las cifras de 2016), hay dos buenas noticias. Por un lado, la tasa de riesgo de pobreza está en su nivel más bajo desde 2013. Por otro, los ingresos medios de los hogares aumentaron, aunque poco, hasta llegar a 27.558 euros.

Sin embargo, casi cuatro de cada diez hogares no tuvo capacidad para afrontar gastos imprevistos. El 10% manifestó llegar a fin de mes con “mucha dificultad”. Y el 7,4% de los hogares tuvo retrasos en los pagos a la hora de abonar gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, electricidad, comunidad...).

Según la nacionalidad, el porcentaje de personas por debajo del umbral de riesgo de pobreza era del 18% para los españoles, del 39,2% para los extranjeros de la UE y del 52,1% para las personas cuya nacionalidad no era de un país de la UE.

En España hay 5,5 millones de personas que aunque trabajan no llegan a fin de mes

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top