Este programa educativo de Fundación Telefónica y la Fundación Bancaria “la Caixa” tiene como misión reducir la brecha educativa en el mundo proporcionando una educación digital de calidad a niños y niñas de entornos vulnerables de África, Asia y América Latina.
Profuturo quiere mejorar la educación de 10 millones de niñas y niños

“Si se aprovecha de la manera correcta y es accesible a escala universal, la tecnología digital puede cambiar la situación de los niños que han quedado atrás, ya sea debido a la pobreza, el origen étnico, el género, la discapacidad, el desplazamiento o el aislamiento geográfico, al conectarlos a numerosas oportunidades y dotarles de las aptitudes que necesitan para tener éxito en un mundo digital. Pero a menos que ampliemos el acceso, la tecnología digital puede crear nuevas brechas que impidan que los niños alcancen todo su potencial”. Así arranca el último informe de Unicef sobre el ‘Estado Mundial de la Infancia 2017’.

Esta es la brecha educativa contra la que quiere pelear ProFuturo. En 2017 ya llegó a 5,6 millones de niños en 23 países de África, Asia y Latinoamérica. Esperan cerrar este año con 7,7 millones de beneficiados y alcanzar los 10 millones en 2020.

Las claves de este proyecto son varias. La primera, reducir la brecha educativa de niños y niñas de países en vías de desarrollo ofreciéndoles una educación de calidad, haciendo uso de las nuevas tecnologías. La segunda, la inclusión digital. La tercera es que el el proyecto permite personalizar la enseñanza de los alumnos a través de diferentes herramientas digitales y hacer un seguimiento individual y personalizado. También aumenta la motivación de estudiantes y profesores.

El modelo de actuación busca formar, dotar de tecnología, y empoderar a docentes y escuelas para garantizar al máximo la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Como señalan numerosos estudios, y en concreto los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la Educación de calidad acelera el progreso, la inclusión y la convivencia.

 

ProFuturo quiere ser un gran laboratorio de aprendizaje, en diferentes latitudes, sobre las metodologías más eficaces, para mejorar constantemente el proyecto. Se prevé la firma de acuerdos con agentes –privados, públicos y del tercer sector- más relevantes en el ámbito de la Educación y la Cooperación internacional.

Además, el pasado mes de abril nació el Observatorio ProFuturo, un proyecto con mirada internacional al servicio de la comunidad educativa, que busca dar respuesta a los retos educativos del siglo XXI en países en desarrollo que se propone rastrear, analizar y profundizar en iniciativas educativas de impacto que se estén desarrollando principalmente en entornos vulnerables, pero también ser un espacio de colaboración con otros nodos de innovación educativa existentes, y está dirigido al público educativo, tanto a la comunidad educativa involucrada en ProFuturo (docentes, directivos, familias…), como a los agentes que operan en el ámbito de la intervención social a diferentes niveles.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top