Publicado el
La CNMC reabre el expediente sancionador a 51 empresas de gestión de residuos que había sido anulado por la Audiencia Nacional, institución que cuestionó el procedimiento pero no la conducta. Es la primera vez que esto sucede.

Con esta decisión, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia atiende al criterio manifestado por la Audiencia Nacional en sus sentencias, en las que cuestionó la forma pero no el fondo de las conductas anticompetitivas analizadas.

A comienzos de 2015, la CNMC sancionó a diversas entidades del sector de la gestión de residuos y saneamiento urbano por posibles prácticas restrictivas de la competencia, derivadas de acuerdos y prácticas concertadas tendentes a repartos de clientes públicos y privados, y de actividades, y a la fijación de condiciones comerciales, así como de decisiones o recomendaciones colectivas con el objeto y/o efecto de restringir la competencia.

Entre diciembre de 2017 y febrero de 2018, la Audiencia Nacional ha estimado los recursos presentados por las empresas y asociaciones sancionadas contra dicha Resolución, anulándola. Como motivo común para la estimación de todos estos recursos, la Audiencia Nacional señala que: “no discute si la conducta de la recurrente en el referido sector y en el ámbito geográfico que se menciona pueda ser reprochable desde el punto de vista de las normas de competencia, sino si dicha conducta tiene encaje o no en una infracción única y continuada”.

En esta nueva incoación se investigará de forma individualizada las posibles infracciones asociadas a las conductas acreditadas y que todavía no han prescrito. Entre las empresas afectadas se encuentran Urbaser y algunas filiales de FCC, Sacyr y Ferrovial.

En este artículo se habla de:
NoticiasCNMCempresasnoticias

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies