Las ventas del grupo han crecido en el primer semestre de 2017 un 3,8% y reflejan la meta de la compañía que preside Tomás Pascual: ser reconocida como una empresa familiar y global, líder en alimentación de calidad y con un crecimiento sostenible y rentable
RSE.- La fijación de Calidad Pascual: enamorar y crecer de manera sostenible

Calidad Pascual ha presentado el Informe de Creación de Valor Compartido, un documento anual en el que detalla sus principales variables económicas, de responsabilidad social (RSE/RSC) y de sostenibilidad medioambiental. La actividad económica directa, indirecta e inducida en torno a la compañía arandina representó un impacto socioeconómico de 1.400 millones de euros y generó más de 14.000 puestos de trabajo.

En el informe se destaca que la responsabilidad de Calidad Pascual va mucho allá de lograr estos valores en el ámbito del producto. Su presidente, Tomás Pascual, señala que se trata también de “mejorar nuestra cadena de valor y las relaciones con todos nuestros grupos de interés a través de una gestión ética, responsable y excelente”.

Así, han renovado su compromiso con el Plan Director de Creación de Valor Compartido 2020 de Calidad Pascual, enfocado a armonizar los objetivos de negocio de la compañía con las expectativas de sus grupos de interés. En palabras de Francisco Hevia, Director de Responsabilidad Corporativa y Comunicación: “La cooperación con nuestros grupos de interés es vital para construir un futuro común. La integración ordenada de los impactos laborales, ambientales y sociales entre todos ellos es la clave de la responsabilidad corporativa”.  

Crecer de manera sostenible

Calidad Pascual persigue, en palabras de su presidente, “ser reconocida como una empresa familiar y global, referente social y líder en alimentación de calidad. Queremos crecer de manera sostenible y rentable, creando valor compartido para nuestros grupos de interés: consumidores, clientes, empleados, proveedores, ciudadanos y accionistas”.

El Informe detalla cinco grandes principios de actuación en la cadena de valor de Calidad Pascual: el aprovisionamiento sostenible; la producción con los mayores estándares internacionales de calidad y seguridad; la oferta de productos saludables; la colaboración a largo plazo con sus más de 47.000 distribuidores, hoteles, restaurantes y cafeterías; y la logística con máxima eficiencia en rutas y certificaciones de flotas sostenibles.

Retos laborales. Empleo responsable. En 2016, Calidad Pascual ha seguido apostando por la transformación a través de la innovación, la digitalización y la gestión anticipativa para convertirse en una empresa internacional. Para ello, la compañía ha apostado por la entrada de perfiles diversos y por la fidelización de sus empleados en el marco de un entorno innovador.

La compañía ha mejorado y alcanzado los 74 puntos en la encuesta de clima interno ‘Great Place to Work’, con un 88% de participación, y 78 puntos EFR (Empresa Familiarmente Responsable). Además, el 94% de los empleados cuentan con un contrato indefinido y un 40% flexibilidad horaria. Por otro lado, más del 2,5% de los empleados del grupo son personas con discapacidad.

Retos ambientales. Movilidad y distribución sostenible. El Plan de Impacto Ambiental de Calidad Pascual contempla la movilidad sostenible como elemento estratégico con el objetivo de minimizar el impacto de su actividad del transporte en el medio ambiente y en la distribución urbana de mercancías en los centros de las ciudades.

Entre los principales logros de 2016 se encuentra la renovación de la certificación europea ECOSTARS y la acreditación de Flota Ecológica de la Asociación Española de Gestores de Flotas de Automóviles que sirven de reconocimiento a la mayor flota sostenible de Europa. Por otro lado, Calidad Pascual ha logrado disminuir la huella de sus productos, reduciendo el consumo de energía primaria (10,3), de energía eléctrica (8,3%), las emisiones de CO2 (1,5%), y los residuos generados (25%).

Retos sociales. Compromiso con los grupos de interés. La compañía aboga por fomentar la salud y el bienestar en el conjunto de la cadena de valor a través de la iniciativa Pascual Saludable. Por otro lado, la creación de empleo y el impulso de iniciativas para el desarrollo se enmarcan en el Plan de Impacto Social. Además, continuará centrando sus esfuerzos en asegurar el cumplimiento de los derechos humanos a lo largo de la cadena de valor.

El gran hito de 2016 fue el lanzamiento de la primera edición de los premios Pascual Startup, una apuesta por la innovación abierta y colaborativa de apoyo a emprendedores españoles en el sector alimentario. 

Retos económicos. En 2016 el grupo ha alcanzado una facturación de 662 millones de euros, con un EBITDA de 72,9 millones de euros. La compañía ha sido capaz de continuar con su proceso de estabilización de la deuda, pasando de 218,1 a 208,2 millones de euros. Durante el pasado ejercicio, Calidad Pascual ha destinado 101 millones en retribuciones a empleados y 380,2 millones a proveedores.

La innovación ha sido una de las señas de identidad de la compañía durante 2016. Así, en el pasado ejercicio destinó 2,4 millones a esta partida y puso en marcha proyectos como el ecommerce de DiaBalance; y productos como ColaCao Shake, la única bebida en vaso del mercado que no necesita frío; Leche Pascual Sin Lactosa en botella, adaptada a las demandas del consumidor; Leche Pascual Desnatada 0%, elegida a través de test ciego entre los consumidores como la mejor desnatada por su sabor; y Bifrutas Zero, dirigido al público joven.

José Luis Saiz, CEO-director general ejecutivo de Calidad Pascual, ha subrayado que: “no podemos negar que venimos de años duros, pero Calidad Pascual ha salido fortalecida y nos situamos en una posición óptima para retomar el crecimiento, como apuntan los resultados del primer semestre de 2017”.

Metas estratégicas: Liderazgo, innovación y excelencia

En los próximos 4 años, Calidad Pascual tiene como objetivo situarse a la vanguardia de la innovación y ganarse la admiración de los consumidores con productos de la mejor calidad, haciendo al mismo tiempo de la compañía un excelente lugar para trabajar, creciendo de forma sostenible y rentable.

Ante estas metas, en 2016 el grupo ha apostado por la trasformación digital y la innovación disruptiva, basada en la transformación continua, apoyándose también en el talento que se encuentra fuera de la compañía. Así, en 2016 se ponía en marcha la primera edición de Pascual Startup y se firmaban alianzas con socios estratégicos como Borges o La Zaragozana. En esta línea, destacan los objetivos de internacionalización de la compañía, manteniendo dos líneas de desarrollo, la exportación de productos elaborados por un lado, y la política de alianzas con otros grupos en países considerados estratégicos por otro.

"Ahora es el momento de mirar hacia adelante. Por ello, el año 2017 debe ser el de la consolidación de estos proyectos, tiempo de innovar con más audacia que nunca, de rodearnos del talento más diverso dentro y fuera de la compañía, y de entender a nuestros grupos de interés, con el consumidor y el cliente a la cabeza, como verdaderos decisores de nuestra estrategia”, ha indicado Tomás Pascual.

Síguenos

Top