Vecinos, conductores y peatones son los grandes perjudicados de los atascos; la contaminación proveniente del tráfico rodado afecta seriamente a la salud de los ciudadanos. Las grandes aglomeraciones también ocasionan un transporte público más ineficaz. Estas navidades la calle más famosa de España tendrá importantes restricciones de tráfico. Eso sí, habrá excepciones: si vas a un parking, carga y descarga, residentes...
Madrid restringirá el tráfico privado durante estas Navidades

El Ayuntamiento de Madrid, que dirige Manuela Carmena, explica que gran parte del tráfico de la Gran Vía es paso, se usa para cruzar Madrid y es más eficiente utilizar la M30. Por lo tanto, se va a restringir el tráfico privado para que todo el mundo pueda llegar rápido en bus o en taxi. Asimismo, se argumenta que en la Gran Vía circula mucha más gente andando que en coche y se dispone de poco espacio peatonal, se quiere conseguir un reparto más eficiente.

En concreto, se quiere dar el protagonismo al peatón durante estas Navidades, por lo que han preparado un dispositivo de movilidad para estas fiestas que ampliará los espacios destinados a caminar.

El objetivo de esta actuación es poner de relieve la importancia de esta avenida emblemática del centro de Madrid y ganar espacio para los peatones, especialmente en una época de elevada actividad comercial en esta calle y sus aledañas.

El gobierno municipal repite ahora esta experiencia, que ya se ha realizado en años anteriores, en los próximos meses de diciembre y enero, coincidiendo con las Navidades y con la época de máxima ocupación de esta vía y sus aledaños, considerando que estas fechas son indicadas para testar con la ciudadanía el nuevo concepto de Gran Vía que se está planificando.

En la ocasión precedente, el 18 de septiembre de 2015, y con motivo del Día Sin Coches de la Semana Europea de la Movilidad, se abrieron a la circulación peatonal los carriles centrales entre las calles de San Bernardo y Hortaleza.

Las principales novedades con respecto a esta actuación que implementará ahora el Ayuntamiento de Madrid, son:

• Los dos carriles centrales delimitados tendrán el ancho estándar que permitan la circulación de autobuses (3.2 m) en lugar del carril y medio por sentido que se dejó en septiembre. 
• No habrá vallado de finalización de tramo en cada ampliación de acera, para una mejora de la comprensión del itinerario peatonal. 
• Se ha ajustado el espacio reservado para el acceso y salida de los autobuses a sus paradas.

Se pretende así ampliar las aceras y reservar los carriles centrales, bien dimensionados, para el transpone público y vehículos autorizados. Los vehículos privados no autorizados no podrán circular, tampoco, por la calle Atocha y la calle Mayor.

Las fechas de aplicación de estas medidas son del 2 al 11 de diciembre, el fin de semana del 16 al 18 de diciembre, y del 23 de diciembre al 8 de enero de 2017.

Imagen de Juan Medina / Reuters 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top