Si tras el periodo de prácticas se comprueba que el candidato es idóneo y puede realizar bien las tareas propias de la oferta de trabajo, se formalizará el contrato laboral entre el Gobierno de Cantabria y la Fundación Síndrome Down, en la modalidad de contrato temporal que en cada caso se estime más conveniente
El Gobierno de Cantabria incorporará a su plantilla a personas con Síndrome de Down

La Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, que dirige, Eva Díaz Tezanos, tiene previsto incorporar en las próximas semanas a su plantilla, con carácter temporal, a personas con discapacidad, tras un acuerdo con la Fundación Síndrome Down. El ICASS (Instituto Cántabro de Servicios Sociales) y la Fundación serán los encargados de definir el proceso de prácticas y adaptación al puesto de trabajo que se realizará antes de la contratación laboral.

El objetivo de esta medida, que forma parte de un programa global del Ejecutivo y la Fundación, al que podrán incorporarse el resto de consejerías, mediante la aprobación de sus correspondientes programas de integración, es garantizar que se trate a todas las personas desde un modelo social que respete el derecho a la educación inclusiva, a un trabajo en el mercado laboral abierto y competitivo, y el derecho a decidir por si mismo, y a la vida independiente.

La vicepresidenta ha asegurado que "el objetivo no es sólo dar la oportunidad a estas personas a entrar en el mercado laboral y promover su mayor crecimiento personal, satisfacción y calidad de vida, sino también dar a la Administración la oportunidad de que estas personas nos aporten su trabajo, su capacidad, sus valores, y que recibamos todos los beneficios que reportan a su entorno".

Para ello, aquellas personas que la Fundación Síndrome Down proponga podrán realizar una actividad profesional en alguno de los centros de trabajo de la Consejería que dirige Díaz Tezanos.

Con carácter previo a la contratación, las personas propuestas por la Fundación realizarán un periodo de prácticas de cuatro meses como máximo, en el que un formador de la Fundación se encargará de introducir a esa persona en la organización y a enseñarle a realizar sus funciones con el objetivo de que vayan adquiriendo competencias y puedan ir haciendo sus tareas de manera independiente.

El ICASS y la Fundación trabajarán en el diseño de una serie de criterios de adaptación a la actividad y las habilidades y competencias de las personas, que serán evaluadas al terminar el periodo de prácticas, para conocer las posibilidades de inserción laboral de cada una de ellas.

Profesionales del ICASS trabajarán en el diseño de esos criterios, la tutoría y la formación de las prácticas con el objetivo de colaborar con la persona formadora de la Fundación en la acogida, incorporación e integración en el entorno laboral.

La Consejería competente en materia de política social quiere así poner en marcha un programa que se aplicará en el conjunto del Ejecutivo de Cantabria.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top