El último informe de Comisiones Obreras elaborado por Víctor Garrido e Isidor Boix sobre la explotación laboral y sexual de niñas y adolescentes en el estado de TAMIL NADU, en el sur de India, pone los pelos de punta
Niña - trabako esclavo

Las textileras globales MANGO, H&M o INDITEX trabajan con su cadena de valor para erradicar una situación en la que niñas y jóvenes de la India se ven obligadas a practicar el “Sumangali”, un “contrato” que traducido significa "feliz mujer casada”, y que supone una escandalosa situación de semi  esclavitud. El “Sumangali” es completamente ilegal pero se practica en todo el sur de India, particularmente en la industria textil de Tamil Nadu. 

En la práctica se refiere a una aberrante forma de contratación (en prácticas) por parte de unos intermediarios, los llamados “contractors”,  que buscan a las adolescentes, normalmente pobres, y las convencen para trabajar con ellos. El gancho es conseguir una dote para casarse de la cual estas chicas y sus familias carecen pero, una vez engañadas, son contratadas por un periodo de entre tres y cinco años en condiciones de semi esclavitud. En la India las mujeres deben casarse pronto, pues de otra manera son rechazadas por sus padres y por la comunidad. Por esta razón muchas se ven obligadas a aceptar esta situación. 

Su salario lo reparten dando el 50 % a sus padres; otra parte importante se queda la empresa para ahorrar la dote económica que les permitirá casarse, - que no recibirán si no cumplen la totalidad del contrato - y finalmente otra parte que les queda a ellas para sobrevivir en condiciones infrahumanas. Según los "reclutadores”,  su edad de captación es de entre 14 y 16 años, aunque según el informe se dan casos de algunas que con apenas 12 años ya empiezan a trabajar. 

Esclavitud laboral

Cuando llegan a la empresa las encierran en sus residencias de dónde en muchos casos sólo salen para trabajar. En estos “hostels” de las fábricas las condiciones de vida son muy duras, con literas de 6 a 10 personas por habitación. Su vida transcurre en la empresa, a la que tienen que pagar comida y el alojamiento, sin posibilidad de salir en ningún momento sin permiso.  

Otro de los grandes problemas que se dan en las fábricas es el del acoso sexual, un problema que en India ha tenido graves consecuencias en los últimos tiempos. Sólo en el año 2014 se registraron más de 35.000 violaciones.

Evidentemente este es un riesgo laboral y reputacional que INDITEX y otras marcas globales como H&M o C&A tienen que gestionar eficazmente. Para acabar con esta situación, el departamento de sostenibilidad de Inditex inició en 2009 un plan de trabajo específico orientado a la solución en su cadena de producción de los problemas considerados como prioritarios en el país, incluyendo la plena garantía de erradicación del trabajo forzoso, así como de menores, y la eliminación y prevención del acoso sexual. 

La empresa gallega no es ajena a esta situación, por lo que lleva a cabo programas específicos en el terreno para acabar con estos abusos y reducir el riesgo de que afecte a su cadena de producción

India es un país muy importante en la cadena de suministro de la mayor empresa española, pues en el año 2015 contaba con 134 proveedores (no en exclusividad para el Grupo)  que se servían de 219 fábricas de confección y 110 de otros procesos, las cuales daban trabajo aproximadamente a 130.000 trabajadoras y trabajadores.

Para paliar esta situación Inditex se ha asociado con diferentes ONG. La empresa inició el proyecto TNMS (Tamil Nadu Multi Stakeholder Initiative),, compartido con ETI (Ethical Trade Iniciative),  dirigido a 10.000 familias del Estado de Tamil Nadu, al que hay que sumar un proyecto propio potenciado directamente pero con la ayuda de la ONG SAVE. Se trata de “Social Awareness and Voluntary Education” (Sensibilidad Social y Educación Voluntaria), organización no gubernamental muy respetada en la zona de Tamil Nadu.

La empresa de Amancio Ortega también participa en el  proyecto “Freedom Fund” tutelado por ETI, donde trabajan conjuntamente con otras empresas y en el proyecto AMCO (Amsterdam Coalition), en el que participan varias marcas desde el año 2015, promovido a instancias de IndustriALL Global Union para tratar de coordinar todas estas acciones e intentar dotarlas de mayor eficacia.

Es  básico, como señalan desde CCOO  que seguimiento sindical de las cadenas de producción de las marcas internacionales sea un instrumento de trabajo esencial para la mejora de las condiciones de trabajo en el mundo y en particular en la India, y en él uno de los temas principales es la erradicación de las prácticas del Sumangali, para lo cual es necesario que las marcas conozcan la totalidad de la trazabilidad de su cadena de suministro, que informen del mismo y que exijan a sus proveedores que no compren hilo o tejido de algodón a las fábricas que aún lo practiquen.

Gracias a Ramiro Feijoo por su inestimable colaboración 

India - 2016 by jordijauma on Scribd

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 1

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Empleo RSE

Alcampo - Madrid

Ernst & Young - Madrid

Empresa del sector alimentación - Madrid

Nestlé - Barcelona

Top