Tener ideas no es sinónimo de persona innovadora, para serlo uno tiene que aplicarlas; convertirlas en negocio que aporte valor. España está a la cola en innovación en productos de gran consumo, tanto en número de nuevos lanzamientos como de éxito una vez que están en el mercado. Y no es por falta de creatividad, falta más apoyo a los emprendedores. Una de las empresas que está decidida a innovar en el sector de la alimentación es Calidad Pascual, hablamos con su director de Innovación Disruptiva, Álvaro Bernad
Álvaro Bernad: "La innovación disruptiva es buscar nuevas oportunidades replanteándoselo todo"

Es licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid, MBA por el Instituto de Empresa, ha participado en el Programa de Dirección General del IESE y posee más de 25 años de experiencia en las áreas de Marketing, Comercial e Innovación. Su trayectoria se ha desarrollado en empresas de diversos sectores en España y también a nivel Europeo, como Génesis o Coca-Cola. Desde hace un año y medio es el que dirige el departamento típicamente vinculado a una bombilla.

diario responsable.- ¿Cómo le explicaría a una persona de fuera del sector la función del director de Innovación Disruptiva y Desarrollo de Negocio en Calidad Pascual?

Álvaro Bernad.- Primero le preguntaría qué cosas hace bien para intentar copiarla, siendo alguien de otro sector, de otro país, otra cultura…Hay que hacer transferencia de conocimientos entre sectores y países, pues hay muchas ideas buenas que se pueden aplicar. Eso por la parte que me interesa. Para explicarle lo que es la innovación disruptiva diría que es hacer negocio de una manera distinta a la que se ha hecho habitualmente. Buscar nuevas oportunidades replanteándonos todo lo que hacemos, todo significa la cadena de valor completa, el sistema de distribución, el tipo de producto, las soluciones o los envases. Plantearse por ejemplo porqué necesitamos una botella de plástico para el agua, quizás hay otros materiales para fabricarla o en un momento dado llegará el día en que no haga falta envases. Es replanteárselo todo.

d_r .- ¿Cómo se configura este departamento? ¿Qué objetivos tienen?

A.B.- Somos 32 personas con una triple responsabilidad. Por una parte crear un nuevo negocio, puede ser un producto o un servicio que nos de un volumen rentable y sostenible a futuro. Por otra parte, somos el motor de la innovación para el resto de las unidades de negocio. Y la tercera responsabilidad, la transformación digital de Calidad Pascual; que yo entiendo como un facilitador para la innovación no como un objetivo en sí mismo.

d_r .- Entiendo que se podrá fallar en este departamento…

A.B.- Para mí esto es uno de los males que sufre la sociedad española, aquí fallar estar mal visto. La gente tiene miedo a fallar y al fracaso porque luego quedas en cierto modo estigmatizado. En Estados Unidos el que falla tiene una segunda y tercera oportunidad, está bien visto. Se aprende, se levanta otra vez y con orgullo dice oye me he equivocado, he aprendido y ahora ya sé hacer las cosas mejor. En España eso no ocurre, aún así yo estoy convencidísimo de que vamos a fallar mucho y así lo he comunicado a mis superiores.

innovaciondisruptiva abernad

d_r .- ¿Es la innovación una cuestión de recursos económicos?

A.B.- No, pero ayuda. Tener recursos te permite investigar, probar más cosas y equivocarte más veces. Si tienes que innovar sin recursos lo que haces es agudizar el ingenio, buscas colaboradores, gente que quiera ayudarte a emprender y trabajar de una manera distinta. Es importante pero no el criterio fundamental de la innovación.

d_r .- Se tiene la impresión que el sector agroalimentario español ha tenido siempre una mentalidad bastante cauta respecto a la innovación, ustedes dieron a conocer el pasado viernes los ganadores de los Premios Pascual Startup para apoyar proyectos disruptivos en este ámbito. Parece que hayan querido mandar un mensaje a toda la industria nacional de la alimentación…

A.B.- Es una imagen lo de que el sector agroalimentario no innova. Estos premios me han sorprendido, se presentaron unos proyectos con gran nivel de calidad e innovación, incluso en tecnología que se aplica al sector agroalimentario. El problema que hay es que en España este sector está muy fragmentado y es incapaz de conseguir escala, con lo que hay ideas e iniciativas muy buenas pero hace falta que alguien ayude a esos emprendedores a convertir sus ideas en negocios rentables. Y éste es el papel de Pascual Startup, nuestro rol es ayudarles a que esto sea negocio y no sólo ideas.

d_r .- Como miembro del jurado de los Premios Pascual Startup, ¿qué es lo que más le ha sorprendido de los proyectos presentados?

Por una lado, estamos abrumados con la cantidad de proyectos presentados. Habíamos fijado un objetivo ambicioso de 45 proyectos, 15 por categoría, y se han presentado 250. Luego, me sorprendió muchísimo la calidad de algunos de ellos y de los equipos que los forman. La motivación, la ilusión, las ganas que tienen, cuando vinieron a Calidad Pascual a contarnos las ideas estábamos impresionados.

d_r .- ¿Cuáles son las líneas de innovación disruptiva en las que está trabajando Calidad Pascual ahora mismo?

A.B.- Se puede contar poco porque si no ya no serían disruptivas. Pero es cierto que estamos avanzando en desarrollo de las grandes tendencias de productos naturales, saludables, con pocos ingredientes y que tengan algún beneficio funcional. A corto plazo, mi meta es probar y testar productos en el mercado ligados a estas nuevas categorías y de cara al medio y largo plazo crear nuevos modelos de negocio y propuestas rentables para la compañía.

d_r .- ¿Cree que la crisis económica ha hecho impulsar el carácter innovador de las personas o quizás simplemente se viva un boom de esta palabra como también parece que sucede con la figura del emprendedor?

A.B.- Es cierto que hay un boom de palabros, si no innovas no eres nada, tampoco si no te transformas digitalmente…hay que tener cuidado con esas palabras y frases. Pero realmente el hambre agudiza el ingenio, es un refrán de toda la vida en España. La necesidad te hace ser más creativo y además actuar. Como dijo nuestro presidente en los Pascual Startup, más que intenciones hay que tener acciones. Cuando tienes necesidad te mueves más.

d_r .- Para terminar, ¿qué es más fácil proponer ideas innovadoras y que luego se tengan en cuenta en una gran empresa o en una pequeña? 

A.B.- Es muy difícil en los dos sitios. En las grandes empresas por la cultura que normalmente no favorece la innovación. Ahí habrá muchas personas intentando matar las ideas; a no ser que hayas conseguido crear una cultura innovadora. Por otro lado, en las grandes tienes la ventaja de que cuentas con los recursos para llevarlas a cabo. Las pequeñas empresas tienen la capacidad de probar muchas cosas pero carecen de los recursos necesarios para ponerlas en marcha 

¿Te ha gustado el artículo?

4 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top