Concretamente el 42% de los directivos españoles consideran que podrían justificarse al menos uno de estos comportamientos poco éticos: realizar pagos en metálico, ofrecer regalos de entretenimiento o personales y falsear los resultados financieros. Lo harían si esto ayudara a que la empresa sobreviva en una recesión económica, según estudio de la consultora EY
RSE.- El 40% de los directivos españoles podría justificar algún comportamiento poco ético

Un porcentaje muy superior al de Europa Occidental (28%), al de los mercados desarrollados (30%) e incluso al de las economías emergentes (40%), algo falla en la cultura española. Y es que casi un tercio de los encuestados aseguró que en ese contexto podrían justificarse los pagos en metálico, frente al 9% de Europa Occidental y de los mercados desarrollados o el 16% de los mercados emergentes. De hecho, España se sitúa como el octavo del mundo por esta hipotética conducta inapropiada, sólo por detrás de China, Hong Kong, Eslovaquia, Malasia, Grecia, Indonesia y Singapur.

Asimismo, uno de cada cuatro directivos afirma que podría estar dispuesto a pagar con ocio si asegura la continuidad de su negocio –en línea con el resto de las áreas– y el 14% justificaría que les obsequiaría con regalos personales. Un porcentaje que duplica al recogido en Europa Occidental y en el conjunto de los mercados desarrollados.

¿Y falsificar los resultados financieros de la empresa? Pues según este estudio EY Global Fraud Survey, el 12% de los ejecutivos encuestados en España confiesa que podría justificarlo si con ello la empresa sobrevive, lo que supone seis veces más que en Europa Occidental (2%) y que en los mercados desarrollados (2%) y el doble que en los mercados emergentes (6%). Según el estudio de EY, España es el séptimo país en donde más disculparían esta mala conducta, al situarse tras Malasia, Kenia, Arabia Saudí, Hong Kong, Colombia y Filipinas.

En este sentido, el 46% de los directivos españoles consultados afirma que justificaría realizar alguna de estas actuaciones (políticas de devolución de productos más flexibles -26%-, cambios en parámetros de valoración –22%–, extender el período de informes mensuales –14%–, cambiar la fecha del contrato –8%– y contabilizar ingresos antes del período –6%–) para cumplir con los objetivos financieros.

Otro dato impactante de este documento es que el 50% de los directivos españoles percibe que los sobornos y la corrupción son frecuentes a la hora de hacer negocios en España, y uno de cada dos encuestados opina que existen normas, pero no lo suficientemente efectivas. En este marco, la percepción de sobornos y corrupción en el mundo de los negocios es ahora mayor que en la encuesta anterior, cuando el 28% de los ejecutivos afirmaban que eran prácticas habituales en España, y supera notablemente el resultado del 20% que arroja el estudio en Europa Occidental.

Este aumento de la percepción de corrupción lleva a España a subir desde la 31ª posición a la 22ª en un ranking que encabezan países como Brasil, Ucrania, Tailandia y Nigeria. Por el contrario, Finlandia, Arabia Saudí, Suecia y Dinamarca son los países en los que existe menos percepción de estas prácticas entre los directivos de las empresas

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top