“Se ofrece una salida a los inversores minoristas de forma rápida y sin costes adicionales, lo que, a la vez, permite proteger el patrimonio actual de Bankia, en definitiva, de los contribuyentes”, señala José Sevilla, consejero delegado de Bankia
Más de 28.300 accionistas solicitan la devolución de la inversión de la salida a Bolsa de Bankia

Bankia ha decidido poner en marcha un proceso para devolver el dinero de forma ágil, rápida, sencilla, gratuita y con total seguridad a los inversores minoristas que adquirieron acciones de la entidad en su salida a Bolsa en 2011 sin necesidad de cumplir ninguna otra condición, y sin los costes ni tiempo de las reclamaciones judiciales y extrajudiciales.

Bankia devolverá a los accionistas minoristas el importe íntegro de su inversión inicial a cambio de la devolución de las acciones a la entidad. En el caso de que hayan vendido las acciones, se les abonará la diferencia entre lo invertido y lo obtenido con la venta de los títulos. En ambos casos se abonarán unos intereses compensatorios del 1% anual por el tiempo transcurrido hasta la restitución de la inversión.

Ante la nueva situación creada por la jurisprudencia sentada por las decisiones del Tribunal Supremo de rechazar dos recursos presentados por Bankia y sin perjuicio del desarrollo del procedimiento que se sigue en la Audiencia Nacional, la entidad ha decidido articular un proceso que permita a los inversores del tramo minorista recuperar su inversión de forma sencilla y rápida.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, explicó que “a la vista de los últimos acontecimientos, hemos tomado la decisión de abrir un proceso que permita a todos los accionistas minoristas que acudieron a la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011 recuperar toda su inversión más intereses”.

“Entendemos que este proceso es positivo por varias razones: en primer lugar, ofrece una salida a los inversores de forma rápida, pues recuperarán sus fondos en un plazo que estimamos no supere los 15 días desde que lo soliciten; en segundo lugar, se ahorra dinero, porque se evita el proceso judicial o se reducen los procesos ya iniciados”, prosiguió.

“Y, en tercer término, se protege el patrimonio actual de Bankia, en definitiva, el dinero de los contribuyentes, al reducir la factura a abonar en intereses por acortarse los plazos, y, como hemos dicho, costas al optarse por una solución rápida y extrajudicial”, añadió el consejero delegado de la entidad.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top