• Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

RSE- DIRSE del futuro. diarioresponsable.com .- A raíz de la reciente entrevista con el International Business Leaders Forum (IBLF), Barend van Bergen, de KPMG,  en la cual afirmaba que el número de puestos de trabajo en el área de la Responsabilidad Social Corporativa experimentará un fuerte crecimiento en los próximos años la primera pregunta que se me vino a la cabeza fue la siguiente:

¿Y qué cualidades deberán tener los nuevos profesionales de la RSC y la sostenibilidad?

Pues bien, tras varios días de reflexión lo tengo claro:

- Pensamiento técnico

- Confianza

- Inteligencia emocional

Y la cualidad que enlaza y sirve de sustento para los tres anteriores: CREATIVIDAD.

Esas son las 3 patas y la tabla que deberán ser la mesa de trabajo de los profesionales de la RSC en los próximos años y a continuación explicaré los motivos de porqué  creo firmemente en ello:

- Pensamiento técnico:

En un reciente artículo en Diario Responsable de Amy Raisbeck con Sophie Robin resaltaba la importancia de la medición y cuantificación de los impactos en los asuntos de la RSC y no podría estar más de acuerdo con ellas porque aquello que no se puede medir no se puede mejorar y para que la RSC se convierta en un instrumento de gestión, en una herramienta que suponga algo realmente útil e indispensable para las empresas tenemos que medir y a partir de esas mediciones sacar conclusiones pero, ojo, no nos olvidemos de lo más importante: antes de empezar a medir tenemos que preguntarnos por qué.

Para que lo anterior sea posible e independientemente de nuestra formación o experiencia tenemos que aprender a pensar como ingenieros, a pensar en la RSC como un gran proyecto de empresa y de sociedad que no será sostenible sin medir. 

- Confianza:

El miedo es uno de los mayores ralentizadores en las empresas. Es esa fuerza invisible, que provoca que pensemos más dentro que fuera de la caja, que tardemos el doble en realizar nuestras propuestas, que reduzcamos el potencial que tenemos así como el de las personas que nos rodean. Miedo genera miedo y el miedo provoca lentitud y previsibilidad. El miedo tiene un gran defecto comparado con la confianza y la seguridad: muestra nuestras debilidades y eso es mucho más peligroso que mostrar nuestras fortalezas.

Por otra parte, la confianza mejora notablemente el rendimiento de los trabajadores y, por tanto, de la empresa. La confianza permite abordar los retos que van surgiendo con una mayor rapidez y eso resulta algo vital en el mundo tan cambiante en el que vivimos. Hilando con esta rapidez podemos hablar de la anticipación, una característica estratégica y operativa que las empresas están empezando a valorar enormemente por que las permite ajustarse a los cambios en el mercado o en la sociedad con los primeros síntomas de cambio y no una vez que ya se han producido totalmente.

El DIRSE del futuro tendrá que saber transmitir confianza incluso en aquellos entornos donde haya una falta de esta. Esta cualidad es una de las más críticas para lograr que la RSC sea un verdadero motor de cambio y de mejora en las empresas.

- Inteligencia emocional:

Cuando he tenido ocasión siempre he defendido que la RSC es a la empresa lo que la inteligencia emocional representa para las personas: Una oportunidad de entender más allá y de comprender muchos aspectos que de otra forma permanecerían en el más completo anonimato.

En un artículo que publiqué en Diario Responsable  Grupos de interés: La media naranja de la empresa en el siglo XXI resaltaba la importancia de la relación de la empresa con sus grupos de interés para su sostenibilidad en el corto, medio y largo plazo y para que puedan convivir la empresa tiene que ser ¨emocionalmente inteligente¨, algo que a lo que la RSC contribuye.

En el mundo de la RSC y la sostenibilidad tenemos gran variedad de grupos de relación tanto dentro como fuera de la empresa y por tanto son grupos con los que los DIRSE del futuro vamos a tener  que lidiar. Cada uno de los grupos tendrá sus intereses, sus preocupaciones y sus expectativas y como dijo el gran Vicente del Bosque en una entrevista hace pocas fechas ¨No hay mayor injusticia que tratar a todos por igual¨.

El profesional de la RSC tendrá que aprender a ser ¨emocionalmente inteligente ¨y entender lo que hay detrás de cada exigencia, sugerencia o expectativa de los distintos grupos con los que trabajos (Auditores, ONGs, administración pública, otras empresas, proveedores, etc.). Conviene recordar que el profesional de la RSC también tendrá que analizar el trabajo que realizará con cada uno de los grupos. Intentemos ser emocionalmente inteligentes en nuestro día a día.

- CREATIVIDAD:

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein

He dejado la creatividad para el final intencionadamente y no porque sea la menos importante sino porque es el elemento transversal que da sentido y consistencia a las tres anteriores, el elemento que las une y que configura la estructura del DIRSE del futuro.

La revolución de la RSC surgió porque los distintos grupos de interés exigieron a las empresas pensar y actuar diferente. La forma en la que habían estado negocio en las últimas décadas (no preocupándose en general de los impactos sociales y ambientales) ya no resultaba sostenible ni aceptable por parte del destinatario final: el consumidor (entre otros factores que darían lugar para escribir un capítulo entero).

Entonces la RSC impulsa a las empresas a actuar de forma diferente, de optimizar sus procesos internos, de ser sostenibles en el tiempo y de crear valor para la sociedad… y eso es imposible lograrlo sin personas creativas.

Cuando hablamos de creatividad siempre tendemos a pensar en las grandes mentes del ayer y del hoy (Los Leonardo da Vinci, Albert Einstein, Steve Jobs, por citar unos pocos ejemplos) pero tenemos que dejar de pensar que la creatividad pertenece o sólo está en los más grandes porque la verdad es que la creatividad la tenemos en nosotros mismos y sólo tenemos que estimularla.

Todos los niños son creativos, es una cualidad natural en nosotros mismos, está presente desde que empezamos a ver el mundo y a preguntarnos sobre lo que nos rodea, cómo funcionan las cosas, etc.

Posteriormente esa creatividad a veces se ve parcialmente enterrada por diferentes motivos pero los DIRSE del presente y el futuro tendrán que rescatarla y potenciarla.

La creatividad puede ser aplicable en todos los aspectos de la vida profesional y laboral. Desde elaborar una presentación sobre derechos humanos que logré llegar más a nuestra audiencia a proponer alguna mejora en cualquier proceso interno en donde estemos trabajando o estudiando.

La creatividad será clave en los DIRSE del futuro y del presente, porque es esa cualidad que permitirá seguir mejorando, que hará que innovemos, que probemos nuevos métodos, procesos, planes para lograr mejores resultados en el triple balance económico, social y medioambiental, ya que como decía Albert Einstein al principio de este apartado: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Si te ha gustado, ¡compártelo!

  • Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top