Publicado el
Aunque el auge de la inteligencia artificial ha sido notable en diversos sectores en los últimos años, los defensores del medio ambiente han estado utilizando tecnología durante mucho tiempo para apoyar su crucial labor. Un informe del Foro Económico Mundial (WEF) destaca que en la actualidad, la IA está emergiendo como una poderosa aliada en la conservación de la naturaleza, con aplicaciones que abarcan desde la vigilancia de la fauna salvaje hasta el análisis de ADN ambiental.
El futuro de la IA en la conservación de la biodiversidad

La presencia arraigada de la Inteligencia Artificial (IA) en nuestro entorno tecnológico es innegable. Aunque enfrenta desafíos, su impacto positivo en la sociedad es cada vez más evidente. Un reciente informe del Foro Económico Mundial (WEF) resalta que la IA está emergiendo como un aliado potente para las comunidades comprometidas con la conservación. Esto llega en un momento crucial, cuando nos enfrentamos a desafíos ambientales cada vez más complejos y una urgente necesidad de proteger nuestro entorno natural y su vasto patrimonio biocultural.

Los expertos sostienen que la combinación de la IA y la conservación tiene el potencial de mejorar significativamente nuestra capacidad para monitorear y preservar los ecosistemas, mitigar los conflictos entre humanos y vida silvestre, optimizar la gestión de recursos y promover una coexistencia sostenible entre la humanidad y la naturaleza. En este contexto, la IA no solo representa un avance tecnológico, sino también un catalizador para empoderar a las partes interesadas en la conservación, incluidas las comunidades locales, fortaleciendo así su capacidad para proteger la biodiversidad del planeta y los medios de subsistencia de aquellos que dependen de ella.

A lo largo de los años, la integración de la IA en los esfuerzos de conservación ha sido un proceso gradual, pero en la actualidad, en 2024, su papel es cada vez más prominente. Desde la vigilancia de hábitats hasta la protección de la vida silvestre, el análisis de datos y el reconocimiento de patrones, la IA está desempeñando un papel fundamental. Los drones equipados con IA y la tecnología de teledetección están mejorando la conservación de manera costo-efectiva. Además, la IA se utiliza cada vez más en la toma de decisiones y la formulación de políticas de conservación, acelerando las respuestas a amenazas emergentes, como la vigilancia de enfermedades.

En cuanto al futuro de la IA en la conservación, el informe concluye que, a pesar de los numerosos usos que se han encontrado para ella, su incorporación en la sensibilización y participación ciudadana en la conservación aún está en una etapa incipiente. Es evidente la necesidad urgente de contar con más profesionales en campos como la culturómica de la conservación y la sostenibilidad computacional, quienes posean conocimientos locales para establecer conexiones entre semántica, comportamiento social y estrategias de conservación. Además, se anticipa que diversas áreas críticas dentro del ámbito de la conservación experimentarán desarrollos significativos, incluidos avances impulsados por la tecnología:

  • Planificación de la conservación y apoyo a la toma de decisiones: La IA será una herramienta invaluable para optimizar la planificación de la conservación, considerando factores como la conectividad ecológica, la fragmentación del hábitat y la efectividad de las áreas protegidas. Los algoritmos de IA podrán sugerir ubicaciones óptimas para áreas protegidas, corredores de vida silvestre y proyectos de restauración del hábitat, teniendo en cuenta múltiples variables ecológicas y socioeconómicas.
  • Comunicación y procesamiento del lenguaje natural con IA: La IA facilitará el análisis y la comprensión de grandes volúmenes de datos diversos, como investigaciones, informes y debates en redes sociales sobre conservación. Esto permitirá a los conservacionistas extraer información valiosa, identificar problemas emergentes y entender las percepciones y opiniones del público sobre cuestiones de conservación.
  • Participación pública y educación: La utilización de chatbots y asistentes virtuales equipados con IA fomentará la participación del público y brindará respuestas a preguntas relacionadas con la conservación. Aprovechar las herramientas de IA para crear experiencias de aprendizaje interactivas y difundir información precisa sobre temas de conservación conducirá a un público más informado y comprometido, liberando recursos para abordar otras preocupaciones humanas urgentes.

A pesar del inmenso potencial de la IA en la conservación, es esencial considerar aspectos éticos, como la privacidad de los datos, los posibles sesgos y la colaboración entre humanos y IA. La integración responsable de la IA debe priorizar el aprendizaje inclusivo, la participación comunitaria y las preocupaciones sobre el impacto ambiental de la IA, asegurando así que apoye y fortalezca los esfuerzos de conservación mientras respeta los valores humanos y las normativas éticas y ambientales.

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies