Integrar los valores intracorporativos es una pieza clave en el desarrollo de la Responsabilidad Social. Desde mi punto de vista, aplicar bien la Responsabilidad Social pasa por entender, comprender, integrar y compartir los valores de una organización por parte de todas las personas del equipo.

Líderes incluidos.

Si no es así, falta diálogo, y no se ofrecen herramientas para la participación, se producen fisuras que los equipos que no son de dirección atribuyen a que la organización quiere "ir de guais".

No es habitual ver hablar al personal de dirección de valores, filosofía, temas trascendentales en definitiva. Y cuando lo hacen, no se les cree. Hay que trabajar a fondo en este terreno. El personal directivo es quien contribuye a que el ADN de la empresa –marcado por las personas fundadoras- no se disuelva y se consolide tanto interna como externamente.

Y eso precisamente es lo más delicado, integrar interna y externamente el mismo nivel de credibilidad. Porque si dentro no se te cree, te creerán fuera?

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top