Publicado el
Cuando llega el Día Mundial del Agua, que se celebra cada 22 de marzo, me suele invadir una mezcla de desasosiego por todo lo que falta por alcanzar, pero también de esperanza porque necesitamos reducir la brecha para que los 700 millones de personas que a día de hoy carecen de acceso a agua potable puedan disponer de ella, así como los 2.200 millones de personas que todavía no cuentan con agua potable gestionada de forma segura.
Que el agua deje de ser un arma mortal

Este año, el lema elegido por la ONU es “Agua para la paz”, que nos recuerda que el agua puede jugar un papel fundamental en la cooperación internacional y la pacificación, aunque históricamente las guerras por el agua han sido una constante a lo largo de la humanidad. Sin ir más lejos, el agua ha entrado en juego en los dos principales conflictos que estamos viviendo: tanto en la guerra de Ucrania, como en el enfrentamiento entre Israel y Palestina.

En la actualidad, según la ONU, 153 países comparten recursos hídricos. Sin embargo, solo 24 han comunicado públicamente que tienen acuerdos de cooperación relativos a todas las aguas que comparten. Si a los conflictos armados le sumamos el impacto del cambio climático y el aumento de la población mundial, tenemos la necesidad de que más países se unan para proteger y conservar este preciado recurso y que el agua no sea usada como un arma.

Seguramente, es desconocido por la mayoría, incluso para mí hasta que me senté a escribir este artículo, que en lo que llevamos de siglo XXI se han registrado 1.385 conflictos por el agua, según Pacific Institute, produciéndose 543 enfrentamientos desde 2020. Cifras sorprendentes y que nos deberían hacer preguntarnos qué está sucediendo.

En 2019, lanzamos desde AUARA la campaña “Que la falta de agua deje de ser un arma mortal", con la que queríamos visibilizar que no disponer de ella para beber es sinónimo de sufrimiento y que causaba muertes al igual que en las guerras. Por desgracia, esa campaña sigue vigente cinco años después. De haber tenido acceso a agua potable y saneamiento, 1,4 millones de personas no habrían fallecido en 2023, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por otra parte, el informe ‘La triple amenaza’ de UNICEF, nos recuerda que la combinación de las enfermedades diarréicas, los riesgos climáticos y la precariedad de los servicios de agua, saneamiento e higiene tiene repercusiones mortales para la infancia: a día de hoy, provocan cada año el fallecimiento de unos 400.000 menores de cinco años, es decir, de 1.000 niños al día. Cifras con las que, por desgracia, nos estamos acostumbrando a convivir.

Si a esta triple amenaza le sumamos que el agua juega un papel determinante en los conflictos, se hace aún más patente que necesitamos salvaguardar este recurso para una población que ya supera los 8.000 millones de personas. El agua puede ser un factor desencadenante de enfrentamientos cuando los intereses de diferentes usuarios (países o regiones) del agua chocan. Puede ser empleada como un arma durante las confrontaciones para obtener o mantener el control sobre el territorio. Y, por último, ser un objetivo cuando se atacan los recursos hídricos.

Es verdad que Naciones Unidas reconoció el derecho humano al agua y al saneamiento en julio de 2010, pero todavía nos encontramos muy alejados de que se haga realidad. AUARA surgió para acabar con la mayor de las pobrezas posibles, que es la ausencia de agua potable, sin la que no existe futuro para las comunidades más desfavorecidas del mundo. En muchos lugares los niños y, sobre todo las niñas, tienen que emplear su tiempo en ir a buscar agua lo que les priva de ir a la escuela. Las madres también se tienen que encargar de esa tarea, lo que les resta tiempo de dedicarse a la agricultura, la ganadería u otros proyectos. Sin un pozo de agua seguro no hay mejora en la vida de las personas.

Pero hoy tiene que ser un día para ver el vaso lleno y no vacío porque el agua nos acerca a la prosperidad y la paz. Que todos los días sean el Día Mundial del Agua.

En este artículo se habla de:
OpiniónODSAuaraDía mundial del agua

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies