Publicado el
ODS 12: el ODS de la honestidad y el sentido común

Aunque quizás muchas personas dirán que hay ODS más relevantes, para mí tiene un papel muy importante el número 12, orientado a la producción y al consumo responsable. Y es que logrando este objetivo,  impactaremos muy positivamente en muchos otros relacionados con aspectos ambientales y sociales, como el freno de la degradación del planeta, la mitigación de la pobreza o la igualdad entre personas. Porque al final, lo que nos ha llevado a la situación actual y que nos ha obligado a crear los OD,  ha sido el modelo de producción y consumo. 

Además, el número 12 es uno de los ODS más sencillos de alcanzar, ya que no requiere de grandes inversiones ni de grandes políticas. En realidad, solo requiere de algo que no cuesta dinero, pero que quizás es mucho más difícil de poseer: la honestidad empresarial. 

Y es que el día que las empresas se comporten de manera honesta, diseñando desde el sentido común y la durabilidad,  dignificando la mano de obra y utilizando los recursos con coherencia, habremos dado un gran paso hacia el desarrollo sostenible real. Pero, sobre todo, es imprescindible que todo ello vaya acompañado de unas estrategias de comunicación y marketing igual de honestas, que alienten el consumo responsable y consciente.  

Para mí, es sentido común, pero seguramente algunas argumentarán que se trata de un discurso muy naif que dejará sin trabajo a muchas personas. Yo no creo que eso sea cierto.  

Lo que sí creo es que con este modelo productivo y social conseguiremos un decrecimiento real, para todos y todas. En el que todos y todas ganaremos menos, pero nadie vivirá en la pobreza extrema. También, obviamente, todos y todas trabajaremos menos, pero nadie vivirá esclavizado. Y, por supuesto, todos y todas tendremos lo suficiente para vivir bien y con dignidad, y así nadie se verá obligado a una vida indigna.  

Obviamente, muchas personas tendrán que renunciar a ciertos lujos y privilegios. Pero es que nadie debería olvidar que estos lujos y privilegios sólo son posibles a costa del malvivir de los demás. En contrapartida, todas y todos tendremos más tiempo para disfrutar de este planeta, el único que tenemos para vivir, y ya no necesitaremos de otro (que a día de hoy ni siquiera existe) para soportar el ritmo frenético al que nos hemos acostumbrado y que no tiene ninguna razón de ser.

Así que, ojalá, este octavo aniversario de los ODS sirva para despertar esta honestidad empresarial y este sentido común. Con ello, estaremos mucho más cerca de que se cumplan los ODS.

En este artículo se habla de:
Opinión#8aniversarioODS

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies