Publicado el
¿Qué tienen que ver el fútbol, las finanzas y las energías renovables?

La transición energética tendrá un coste importantísimo durante los próximos años. Es un hecho bien sabido. ¿Sin embargo, cómo la financiaremos?

Antes de trabajar en el sector energético, como profesional de las finanzas, no había estado expuesto al Project finance. Los aficionados al fútbol y, concretamente, los del FC Barcelona, probablemente, antes de escuchar la rueda de prensa de una parte de la directiva del Club a finales de abril, tampoco. Aunque no lo parezca, podemos unir ambos temas y explicar cómo conseguimos los recursos que nos permiten generar energía… Gracias al esférico. Lo haremos explicando, en paralelo, el proyecto de construcción del Espai Barça y la construcción de una gran planta de generación de energía renovable (que, para este caso, presentaré como una planta de energía solar fotovoltaica de 150 MWp).

De entrada, definamos el concepto. Project finance es un término que hace referencia a la financiación de un proyecto concreto, en vez de a una empresa. Se utiliza, principalmente, para grandes proyectos, que requieren de inversiones multimillonarias. Es el caso del Espai Barça, donde se financiarán 1.450 millones de euros, o de plantas de generación de energía renovable, que se financian con esta modalidad, normalmente, a partir de los 15 millones de euros. En el caso de nuestra planta de 150 MWp, podríamos estar hablando de una inversión alrededor de los 100 millones de euros.

Los grandes proyectos se financian mediante Project finance para separar la empresa del proyecto. Formalmente, se crea una entidad legal, a la que se llama SPV, que recoge todos los activos y toda la deuda del proyecto, y que tendrá todos los derechos y obligaciones derivados del mismo. Esto permite evitar que, dentro del balance de una compañía, se incluyan tanto los activos como la deuda relacionados con el proyecto, que debilitarían la situación de la compañía y, consecuentemente, la del propio proyecto. La unión hace la fuerza… Pero no siempre. En el caso de nuestra planta fotovoltaica, la SPV tendría la propiedad de la planta de generación. Con la venta de la energía generada, debería hacer frente al pago de sus costes de mantenimiento y de la devolución de la deuda. En el caso del FC Barcelona, el sistema es un poco más complejo, dado que la SPV no tiene la propiedad del Espai Barça, sino que dispone de una parte de los derechos de cobro generados por el mismo. No tengo información acerca de la operación, pero entiendo que se ha hecho así para minimizar el riesgo de los inversores externos (dado que el riesgo de operar el “día a día” las instalaciones y el campo recaerán en el Club).

Por lo que respecta a la estructura de la financiación, nos encontramos con un promotor del proyecto (el FC Barcelona, o el desarrollador de nuestro parque fotovoltaico) y unos inversores externos (entidades bancarias o financieras). El inversor externo, para prestar los fondos necesarios, normalmente pide que el promotor aporte una cantidad de fondos propios al proyecto. En el caso del FC Barcelona, el proyecto se financia con deuda y con la aportación de los terrenos, que son propiedad del Club, mientras que, en el caso de las energías renovables, se suele pedir un mínimo de un 20% de la inversión en capital propio.

Como en cualquier operación financiera, debemos entender el coste de la deuda y su duración. En el caso del coste, lo definimos como el tipo de interés que se paga sobre el préstamo. Este tipo de interés aumenta o disminuye en función de las garantías otorgadas al acreedor. En el proyecto del Espai Barça, se puede estimar un coste de la deuda bruto (antes de impuestos) de alrededor del 6,75%. En proyectos de energía renovable, podemos esperar tipos de interés, en estos momentos, de entre el 6% y el 8%. Por lo que respecta a la duración, siempre se va a tratar de créditos a muy largo plazo, ya que se amortizan a lo largo de la vida útil del activo. En el caso del Espai Barça, estamos hablando de hasta 24 años de amortización, mientras que, en el caso de la energía fotovoltaica, podríamos irnos hasta los 15, 20 o 25 años de duración, dado que la vida útil de los paneles solares es, precisamente, de 25 años.

Para finalizar, debemos entender dos conceptos adicionales. Por un lado, los ingresos y la liquidez. En Project finance, se establece una “ratio de cobertura”, que permite definir el importe máximo de deuda que “soporta” el proyecto. Esto se calcula en base a los ingresos que se estima que el proyecto generará a lo largo de toda su vida. En el caso del Espai Barça, se calcula que el proyecto generará 247 millones de euros anuales en ingresos. Esto permite devolver todos los intereses generados anualmente, que, según lo comentado en rueda de prensa, son de alrededor de 94 millones de euros, además de la parte correspondiente del principal del préstamo. En el caso de nuestra planta de generación de energía renovable, calcularíamos los ingresos del proyecto y, marcando un máximo de “ratio de cobertura”, obtendríamos la cantidad total anual de dinero que se puede utilizar para devolver la deuda y pagar los intereses.

El segundo concepto que debemos comprender es el de las garantías ofrecidas al acreedor. Normalmente, en este tipo de operaciones, se considera que la garantía es el propio proyecto y los beneficios económicos que va a generar. En caso de otorgarse una garantía desde el promotor al acreedor, el coste de la deuda se reduce notablemente. En el caso del FC Barcelona, sabemos que el Club no ha garantizado la deuda. En el caso de la planta de generación de energía solar, normalmente, hay tramos con garantías y otros que no. Sin embargo, el resultado final suele darse en la negociación entre el promotor y la entidad financiera.

Una vez completada la explicación, ¿qué nos encontramos? Para la planta de generación solar, tenemos un proyecto con una necesidad de capital de 100 millones de euros, financiados con un 20% de capital y un 80% de deuda. La deuda se devolverá gracias a la venta de la energía generada por la planta. El promotor podría haber entregado una garantía, si quisiera, para reducir el coste de la deuda; sin embargo, el coste de la misma sin garantía se encuentra alrededor del 7,50% (un porcentaje elevado, pero de mercado en el contexto actual de tipos de interés). La duración del préstamo sería de 15 años, cuando la planta de generación de energía tiene una vida útil de 25 años.

Paralelamente, para el FC Barcelona, nos encontramos con un proyecto gigantesco, financiado con muchísima deuda, que se devolverá gracias a los ingresos generados por el Espai Barça. El Club no ha otorgado una garantía, por lo que el coste estará alrededor del 6,75%, cercano a lo que se espera para un proyecto de estas características, con una duración de entre 5 y 20 años para los distintos tramos del préstamo.

Para finalizar la explicación, y centrándome en el caso real (del FC Barcelona), la operación me deja dos dudas. La primera es si el proyecto realmente va a generar los ingresos presupuestados. Mi intuición, basándome en los ingresos del estadio reportados en los últimos estados financieros (131 millones de euros anuales), es que sí se va a conseguir el objetivo. La segunda duda es si el proyecto va a generar suficientes recursos durante los primeros años de funcionamiento para devolver la deuda bancaria, que vence a los 5 años. Mi intuición es que no y, realmente, la directiva, cuando presentó la propuesta de financiación, ya lo dejó entrever, diciendo que trataría de refinanciar los dos primeros tramos (de 5 y 7 años de duración). Ahí estará el reto, cuando pase ese plazo, de encontrar una entidad financiera que quiera asumir la parte de deuda pendiente de pago. Una vez el activo ya está operando, no suele ser tan difícil cerrar una operación de esas características, pero… En todo caso, será un problema que tratará otra Junta Directiva futura.

En este artículo se habla de:
OpiniónEnergias renovablesfinanzas

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies