Publicado el
El “caso Dreyfus” fue una caza de brujas en busca de un espía alemán en el ejército francés a finales del s. XIX. La búsqueda culminó con la detención de un oficial de origen judío, el capitán Alfred Dreyfus. Se lo condenó injustamente ignorando las declaraciones de expertos que aclamaban su inocencia, todo gracias a un montaje orquestado por parte de la cúpula militar respaldado por unos incomprensibles argumentos pseudomatemáticos del jefe de la “Oficina de Identificación” de París. Después de siete años, gracias a la presión que hizo parte de la sociedad, de los intelectuales y de periodistas como Émile Zola con la publicación de su artículo “J’accuse…!” de 1898, Dreyfus sería, finalmente, absuelto y rehabilitado en 1906.
Por una igualdad: J’accuse …!

Este famoso caso se convirtió en símbolo moderno del abuso en nombre de la razón de Estado, y es un claro ejemplo de manipulación de pruebas a través de su maquillaje con complejas y confusas explicaciones. Los turbios argumentos lograron desconcertar tanto al jurado, formado por siete hombres, como a los propios jueces, que se dejaron llevar por prejuicios y la influencia del propio gobierno francés. A menudo la sociedad busca justificaciones –aunque sean falsas- para encontrar un culpable o cabeza de turco. Simone Weil decía que el poder es uno de los elementos que alejan más a los seres humanos del deseo de Verdad o Justicia.

En la actualidad todavía existen muchos tipos de abuso de poder contra los que combatir. La injusticia, normalmente, acostumbra a caer siempre del lado de las minorías, los débiles, los pobres, los analfabetos… y de las mujeres. La necesidad de revelarse ante los actos autoritarios hacia cuestiones de género que se puedan presentar en la vida es un deber moral. Por ello …

J’accuse a las risas surgidas de bromas facilonas donde se menosprecia a las mujeres con chistes de antaño.  "La igualdad de género es un derecho humano fundamental y un prerrequisito necesario para un mundo pacífico, próspero y sostenible" - António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas.

J’accuse a los gobiernos que acepten la desigualdad entre mujeres y hombres. "Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su origen o su religión. Y la gente que aprende a odiar, puede aprender a amar, porque el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario" - Nelson Mandela, activista anti-apartheid.

J’accuse a los legisladores que someten a las mujeres a pedir permiso a los hombres para salir del país o que deban ser acompañadas siempre por un hombre con quien estén casadas. "No puede haber una democracia real y una justicia social mientras las mujeres sean discriminadas y marginadas" - Rigoberta Menchú, activista indígena guatemalteca y Premio Nobel de la Paz.

J’accuse a los estados que prohíben estudiar a las mujeres a partir de determinada edad. "La verdadera libertad de la mujer empieza con la liberación de su mente" - Indira Gandhi, ex Primera Ministra de India.

J’accuse a la lengua española por no tener plurales neutros. "La falta de plurales neutros en español hace que sea difícil incluir a todas las personas en el discurso, y esto puede llevar a la exclusión de ciertos grupos y la perpetuación de estereotipos de género". - Real Academia Española.

J’accuse a una parte de la sociedad que protesta ante la publicación de noticias de asesinatos de mujeres por sus parejas con argumentos como “la maté porque era mía” pensando que ello traerá más crímenes, en lugar de una sensibilización. La violencia de género - que incluye violencia física, sexual y psicológica que pueden tener graves consecuencias para la salud mental y física - es un problema global que afecta a mujeres y niñas de todas las edades, clases sociales, culturas y países. Dicha violencia es una de las formas más extremas de discriminación y desigualdad de género con efectos devastadores en la vida de mujeres y niñas. "No podemos cambiar lo que no reconocemos. Y si no reconocemos que la discriminación existe, no podemos cambiarla" - Janelle Monáe, cantante y actriz.

J’accuse a las personas que aceptan las ideas de que una violación se justifique porque se lleva una minifalda corta, una camiseta sin mangas o un escote pronunciado. "La forma en que una persona se viste no tiene nada que ver con la violación. La violación es un acto de violencia y control, y cualquier intento de justificarla o excusarla por la forma de vestir es inaceptable". - Brooke Axtell, defensora de los derechos de las víctimas de violación.

J’accuse a las personas que aceptan las situaciones con el concepto de siempre ha sido así. "La verdadera liberación de la mujer solo puede llegar cuando se libere al hombre de su opresión también" - Betty Friedan, escritora y activista feminista estadounidense

J’accuse a quienes me juzgan por mi sexo y no me miden con la misma regla que mis colegas. A l@s directiv@s que no tienen tolerancia 0 ante los piropos entre compañer@s. A la diferencia en las desigualdades en la distribución del trabajo de cuidado no remunerado y garantizar que todas las personas tengan igualdad de acceso y oportunidades para participar en la fuerza laboral y para disfrutar de una vida equilibrada. A las empresas que dan cobijo a desigualdades salariales y laborables. "No podemos conseguir la democracia a menos que se conceda a la mujer una posición de igualdad en la sociedad" - Mahatma Gandhi, líder político y social indio.

J’accuse a quienes aceptan que, por el hecho de ser mujer, debes tener ganas de ser madre. Y quienes predisponen que por ser mujer te gustan l@s niñ@s. "No busco una igualdad con los hombres, sino conmigo misma. Mi objetivo es superar mis limitaciones y a mí misma todos los días" - Sojourner Truth, activista por los derechos de las mujeres y los afroamericanos.

J’accuse a las enseñanzas de las familias donde no se empodere a las niñas a seguir sus sueños. "No puedes ser lo que no puedes ver" - Marian Wright Edelman, abogada y activista.

J’accuse a las abuelas-escuelas que entienden que las mujeres han de servir a los hombres. A las mujeres machistas que perpetúan un ejemplo caduco y antiguo. Y a los hombres que aceptan este legado. "El patriarcado es un juez, que nos juzga por nacer, y nuestro castigo es la violencia que no ves" - La tía de Botero, poeta y activista.

J’accuse a los estereotipos de género en la publicidad y en el entretenimiento y la promoción de la diversidad y la inclusión en la representación de las mujeres. "La publicidad tiene un papel importante en la construcción de la identidad de género y a menudo perpetúa estereotipos dañinos y limitantes". - Organización de las Naciones Unidas.

J’accuse al silencio cómplice de situaciones machistas. "Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento" - Eleanor Roosevelt, activista de derechos humanos y ex Primera Dama de los Estados Unidos.

Muchas personas han presenciado, en ocasiones, las situaciones arriba comentadas y otras las han vivido en sus carnes. Necesitamos crear una sociedad donde hombres y mujeres nos unamos para erradicar todos estos malos tratos hacia la humanidad y donde la libertad e igualdad sean un hecho claro.

Debemos todos hacer autocrítica para alcanzar una sociedad más desarrollada donde cada persona pueda lograr sus metas y aspiraciones sin barrera alguna. Esta lucha es una exigencia moral y un compromiso social, que no sólo ha de ser defendida por las mujeres, sino que ha de ser amparada por una civilización que quiera ser más libre, justa, equitativa y próspera.

La igualdad de género implica que no debe haber discriminación, y que tanto hombres como mujeres deben tener las mismas oportunidades y recursos sin importar su condición. El hecho de ser mujer o pertenecer a otros grupos marginados no se debe utilizar como justificación para la discriminación o exclusión. La igualdad de género es un derecho humano fundamental y debe ser un objetivo esencial en un estado de bienestar.

En este artículo se habla de:
OpiniónMUJERESigualdade genero

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies