Publicado el
Las líderes siempre han estado expuestas a una mayor crítica

En la gestión de mi equipo intento siempre fomentar la empatía y el respeto, dos valores fundamentales para que exista un entorno laboral saludable y de confianza. Es muy importante ponerse en los zapatos de otros para entender en qué consiste su trabajo y a qué problemas se enfrentan cada día. Esto ayuda a generar un clima de respeto y proporciona una herramienta muy eficaz: tener una visión global de todo el departamento y de toda la compañía. También trato de transmitir la importancia del esfuerzo y compromiso como valores básicos para conseguir logros como equipo. La actitud se contagia muy fácilmente, y si hay personas que están dejándose la piel y comprometidas al 100% con un proyecto, tarea o empresa, transmitirán esa motivación al resto. 

No pienso que en el liderazgo incida el género per se, y muchísimo menos en la medida en que lo hacen otros aspectos como los valores, la educación y la personalidad de la persona. Creo que se han ido desarrollando rasgos en la manera de liderar más identificables con cada género por cuestiones históricas, sociales y contextuales. Las líderes siempre han estado expuestas a una mayor crítica no constructiva sobre las razones por las que ostentan ese cargo, y en esa coyuntura puede residir el origen de que algunos rasgos como la prudencia, la cooperación y la transversalidad se identifiquen en mayor medida con el liderazgo femenino.

Si tengo que pensar en mujeres en las que me inspiro, en primer lugar me vienen a la cabeza algunas que forman parte de mi vida cotidiana: mi madre, algunas amigas, compañeras de trabajo... Todas ellas son muy trabajadoras, activas y resolutivas. Me suelo fijar en gente con ganas de hacer cosas, en lo laboral o en su tiempo libre, sin límites y sin perezas. También, en línea con esa energía, me gusta la figura de Patti Smith. Me ha marcado todo lo que he visto, leído y escuchado de ella. Tanto su vida personal como profesional me parecen fascinantes. Es una persona que no deja de trabajar, evolucionar, adquirir nuevas habilidades y vivir muy activamente.

Pese a que considero que todavía estamos muy lejos de haber conseguido una situación de igualdad en el mercado laboral, soy consciente (y me gusta valorarlo así) de que se van produciendo algunos cambios importantes. Especialmente en los últimos años hemos visto como hay voces y movimientos que cobran cada vez más fuerza y que obligan a que se produzcan algunos avances para equilibrar las oportunidades de las mujeres. 

En este artículo se habla de:
Opinión8M2022

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies