Publicado el
Navegando 2022: Tres tendencias ESG para llegar a buen puerto

2022 supone el segundo año de esta década crítica para la sostenibilidad, la ‘Década de la Acción’. Un año que marcará el tono en cuanto a nuestra capacidad de transformar nuestros sistemas de vida y nuestras organizaciones a la velocidad adecuada y contribuir a dar respuestas a los retos del clima, la pérdida de naturaleza, la brecha de desigualdad o la recuperación de la confianza, entre otros. Un año muy relevante en sostenibilidad que nos invita a ser resilientes y a estar muy atentos a los retos y oportunidades ante una agenda de sostenibilidad que se acelera.

Precisamente este 2022 celebramos los 500 años de la expedición de Magallanes y Elcano que consiguió dar la vuelta al mundo en barco por primera vez. El 6 de septiembre de 1522, solo 18 de 250 tripulantes, capitaneados a su regreso por Elcano tras la muerte de Magallanes, regresaron al puerto de Sanlúcar de Barrameda tres años después de haber zarpado.

Esta aventura dejó muchos aprendizajes que hoy resultan familiares en la gestión empresarial de la sostenibilidad. En primer lugar, la importancia de definir un propósito y generar entusiasmo para conseguirlo: Magallanes quería llegar a las islas productoras de especias, la actual Indonesia, mucho más rápido viajando en la dirección opuesta, a través del Océano Pacífico. Para ello necesitaba la financiación que le negó Manuel I, el rey de Portugal, y que encontró en su gran rival Carlos I de España.

Los retos de gobernanza y gestión interna fueron continuos y dieron lugar a motines en la expedición principalmente por el hambre, lo que puso a prueba la resiliencia y capacidad de adaptación de los líderes de la expedición. El resultado abrió sin duda infinitas oportunidades y cambió la concepción del mundo. Se descubrió el verdadero tamaño del mundo y especialmente del Pacífico, vital para organizar los siguientes viajes. Se constató que no había monstruos como relataban las crónicas medievales sino más diversidad de razas y la riqueza de culturas en los seres humanos. Finalmente, la creación de nuevos productos, servicios y el desarrollo de nuevos mercados aceleraron el desarrollo.

Siglos después de conocer la dimensión del planeta conocemos gracias a la ciencia sus límites y la responsabilidad y oportunidad que tienen las empresas de liderar un cambio que contribuya a que su actividad tenga un impacto positivo en la sociedad y el medioambiente. Como cada año, desde Forética hemos presentado las tendencias en sostenibilidad que marcarán este 2022 y que tendremos que tener en cuenta para llegar a buen puerto, entre ellas destacaría las cinco siguientes:

  • Generar confianza: el Barómetro de Edelman de 2022 vuelve a mostrar la falta de confianza en las instituciones. Aunque las empresas salen mejor paradas que gobiernos y medios de comunicación, no muestra un escenario optimista para ninguno. Probablemente no será una coincidencia que la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos haya elegido como lema: “Trabajar juntos, restaurar la confianza”. Trabajar la confianza será un asunto central en la aproximación de los Consejos de Administración de las empresas al compromiso con la sostenibilidad y a las relaciones con sus grupos de interés. La búsqueda de un lenguaje ESG común, como el esfuerzo de la taxonomía europea o la unificación de estándares de reporte, que ayude a la transparencia frente a inversores, reguladores o consumidores, entre otros, será un aspecto relevante este año. También será vital fortalecer una visión empresarial compartida de las palancas necesarias para acelerar la transformación hacia la sostenibilidad. La presentación en febrero de la Visión 2050 del WBCSD adaptada a España por el Consejo Empresarial Español para el Desarrollo Sostenible que lidera Forética marcará un hito fundamental.
  • La primacía de los riesgos climáticos: Los compromisos asumidos en la COP26 de Glasgow siguen sin ser suficientes para alcanzar el objetivo de 1, 5º C, aunque lo mantienen vivo. Todavía estamos a tiempo para que los gobiernos y las empresas actúen e impulsen una transición innovadora e inclusiva. De no hacerlo la trayectoria actual llevará al mundo hacia un calentamiento de 2,4 °C de graves consecuencias, con solo el más optimista de los escenarios manteniéndolo en 1,8 °C. La actualización de compromisos de la COP 27 en el mes de noviembre en Egipto volverá a ser reveladora del ritmo marcado. El informe de riesgos globales 2022 del Foro Económico Mundial muestra la preocupación por los riesgos climáticos como el mayor reto global. Los compromisos net-zero, incorporando la cadena de valor (alcance 3); la aceleración de la transformación de las operaciones empresariales hacia la economía circular y el mayor énfasis en la medición y transparencia del impacto empresarial en la naturaleza con iniciativas como TFND encabezarán la agenda corporativa.
  • Transición justa: en el corto plazo las divisiones sociales, las crisis de medios de subsistencia y el deterioro de la salud mental son algunas de las principales inquietudes mundiales según el foro económico mundial. En los últimos 5 años el progreso hacia los ODS en la UE 27, que ya era desigual antes de la pandemia, se ralentizó aún más de acuerdo con Eurostat. Las empresas deben contribuir a una transición justa. Es muy probable que los esfuerzos frente al cambio climático no tengan éxito si dejamos atrás a los más vulnerables. Se prevé que 51 millones de personas más vivirán en la pobreza extrema tras la pandemia que ha afectado también al aumento de casos de depresión en todo el mundo. La desigualdad y la desafección aumenta el riesgo de polarización en las sociedades. Contribuir a una cultura de la inclusión, fomentar la diversidad, reforzar los programas sociales y de empleo con las comunidades locales y prestar más atención a la salud y bienestar de nuestros equipos y apoyar su empleabilidad en un entorno más digital contribuirán a una transición que pone a las personas en el centro.

En su carta anual de 2022 el presidente de Blackrock, Larry Fink, recuerda que lo que distingue a las grandes empresas son los siguientes atributos: tener claro el sentido de propósito; unos valores consistentes; y, lo más importante, reconocer la importancia de comprometerse y cumplir dichos compromisos con sus principales grupos de interés.

El viaje de 2022 ha empezado. Esperamos navegar teniendo un propósito firme y la sostenibilidad como un eje fundamental para seguir avanzando. Seguro que llegamos a buen puerto.

Nota: La sesión de presentación de Forética de las tendencias ESG 2022 puede verse en el siguiente enlace. La presentación puede descargarse aquí.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies