Madrid, la capital elegida por las mujeres emprendedoras

Estamos en la era de la equidad de género, la tecnología y la sociedad digital, pero sobre todo del emprendedorismo y la innovación que impacte positivamente en la sociedad. Nací en un país que salió adelante con emprendedores italianos como Agostino Rocca quien fundó la organización Techint, una multinacional que hoy tiene sedes en todo el mundo. Es por eso que todo lo vinculado al mundo emprendedor me apasiona.

El estudio de Teresa M. Alarcos Tamayo "El emprendimiento digital femenino: situación y prospección", presidente y fundadora de W Start Up Community y Consejera independiente de varias empresas tecnológicas de Fintech, Big Data y realidad aumentada da una serie datos del mundo emprendedor femenino sumamente interesantes y que creo que es necesario tener en cuenta porque coinciden con realidades de países como Australia,etc.

Hay que aprender a emprender: los emprendedores que realmente nacen son muy pocos, te tienes que formar a través de una educación y buenas prácticas. Sin embargo, el acceso a la formación, al buen networking cuesta dinero. W Startup Community, ha conseguido 70 becas para mujeres que desearan acceder a esta formación. Emprender es transversal a todas las áreas del saber.

Madrid es la capital elegida por las mujeres emprendedoras seguida por Cataluña y Andalucía. La mayoría identifica una oportunidad en el mercado, busca mayor autonomía y conciliación entre la vida personal, familiar y laboral. Casi todas ocupaban posiciones de middle management y casi la mitad tenían sueldos muy altos. Otras no tanto y el rol de la familia no ha sido un obstáculo. Es una industria tractora que cuando se desarrolle traerá muchas oportunidades de empleo. El 39,1% dice que han emprendido por elección y no por necesidad y el 55,3% estima emplear entre 11 y 15 personas el próximo año.

La mujer emprendedora tiene una educación elevada, el 98,2% cuenta por lo menos con un grado universitario y el 59% con un título de máster.  Son internacionales y han vivido en más de un país. Una de cada cuatro ya han emprendido anteriormente, hay un motor que las empuja a superarse, a tener una alta resiliencia que les hace seguir y perseverar en ese objetivo. Tienen entre 11 y 15 años de experiencia profesional y lo que es interesante es que 1 de cada 3 no tienen un referente a la hora de emprender, es algo que tienen innato.

Se cita a la madre o al padre u otra persona de la familia como referente. En España como en casi todos los países europeos es algo aun culturalmente rechazado.

El tamaño de las empresas digitales femeninas es pequeño, con 0 a 4 empleados (70%). No llegan al millón de euros de facturación en un 92% de los casos, pero sí que hay un 8% que lo supera. El 29,8% de ellas considera imprescindible mejorar el acceso a la financiación y las condiciones para el emprendimiento. La percepción de las mujeres es que tenemos que esforzarnos más de lo que tienen que hacerlo los hombres en un 43%. 

“La principal fuente de financiación de empresas digitales dirigidas por mujeres son family, friends and fools”. Hay muy pocos business angels que invierten en mujeres y más del 90% son hombres. El apoyo familiar es fundamental y está muy presente a nivel emotivo. No es fácil acceder a apoyo financiero, es por ello que la mayoría de ellas son autónomas. El 27,1% dice que fue más fácil acceder al capital para el crecimiento que a fuentes de financiación temprana. Esta situación se vio agravada por la crisis derivada de la pandemia del Covid-19. ENISA ha creado fondos específicos para mujeres emprendedoras Business Angels por un valor de 51 millones de euros en tres años. España llegó a los 1.300 millones en inversiones Business Angels según la revista “El Referente''.

La inteligencia artificial es la tecnología de base empleada. Destaca el peso de  los sectores X-Tech, con las finanzas que encabezan el ranking (34%).

“Las universidades van a ser nidos y colisión de gente que quiere trabajar junta y emprender, es por ello que allí deberíamos estar todos”.

Incorporar buenas prácticas para que la industria del emprendimiento crezca será fundamental.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top