RWE es uno de los mayores emisores de carbono de Europa dentro del sector privado. La empresa fue responsable del 2% de las emisiones europeas en 2019. RWE ha iniciado recientemente la transición hacia las energías renovables. Los bancos están destacando cada vez más a la empresa alemana como una idea de inversión "verde". Celebramos los objetivos de RWE; sin embargo, creemos que la empresa debe acelerar su programa de transición energética. En este caso de estudio explicamos cómo abordamos el análisis de transición. Las valoraciones de la transición varían en función de los límites, la métrica y la complejidad del análisis. Por lo tanto, no es de extrañar que las opiniones difieran entre los participantes del mercado en un caso extremo como el de RWE.
RWE: ¿conseguirá reducir su huella uno de los mayores emisores de carbono de Europa?

Nuestro enfoque está impulsado por un análisis en profundidad de la estrategia de la empresa, que incluye inversiones, iniciativas y objetivos. Identificamos las principales palancas que podrían influir en el futuro rendimiento de la empresa en materia de carbono. En el caso de RWE, calculamos el futuro mix de generación de electricidad para derivar la trayectoria del carbono. Analizamos la trayectoria de la empresa a lo largo de todo el período comprendido entre 2019 y 2030, en lugar de realizar un análisis puntual (2030). No miramos más allá de 10 años debido a la mayor incertidumbre en los años posteriores y a nuestro objetivo de evaluar la reducción real de carbono en lugar de la ambición corporativa. 

Objetivos de RWE para el carbono

RWE estableció dos objetivos absolutos en 2019:

  • Disminuir las emisiones absolutas de Alcance 1 en un 75% hasta 2030 con año base 2012.
  • Alcanzar la neutralidad en carbono para 2040 (solo se incluye el Alcance 1 según la divulgación del CDP).

En diciembre de 2020, RWE publicó un objetivo de Alcance 1 revisado e introdujo objetivos para el Alcance 2 y el Alcance 3.

  • Reducir las emisiones de GEI de Alcance 1 y 2 en un 50% por kWh para 2030 a partir de un año base 2019.
  • Intentar reducir las emisiones de Alcance 3 en un 30% para 2030.

Según la SBTi, los objetivos de Alcance 1 y 2 son coherentes con las reducciones necesarias para mantener el calentamiento muy por debajo de los 2 °C. El objetivo de Alcance 3 y el objetivo de neutralidad de carbono para 2040 no se han incluido en la evaluación del SBTi.

En nuestro análisis del objetivo de 2040, RWE sólo está en consonancia con el Acuerdo de París y con el escenario de más de 2 grados si consideramos únicamente el punto final en 2040. Sin embargo, existen otras interpretaciones. Por ejemplo, la Iniciativa de la Senda de la Transición (TPI, por sus siglas en inglés), que utiliza un punto de referencia climático diferente, concluyó en agosto de 2020 que el objetivo de 2040 está en consonancia con el escenario de más de 2 grados.

Análisis de la trayectoria de bajas emisiones de carbono

Como puede observarse en el gráfico anterior, el objetivo de alcanzar la neutralidad en carbono de RWE es muy agresivo, y la trayectoria respectiva implica que alcanzaría objetivos más allá de los niveles de 2 grados en 2039. Sin embargo, la estrategia de la empresa sigue siendo confusa en lo que respecta al crecimiento de las energías renovables después de 2022. Según la información actual, la empresa podría alcanzar su objetivo de neutralidad de carbono en 2040 en nuestro escenario optimista. En nuestro escenario pesimista, la empresa no alcanzará la neutralidad de carbono ni siquiera en 2060. Dado el horizonte a muy largo plazo, nuestro análisis se centra en 2030. 

Objetivo de neutralidad de carbono de RWE para 2040 frente a los escenarios de la AIE

1_copy.png

Fuente: AIE, RWE, La Francaise Sustainable Investment Research

Realizamos un análisis en dos fases:

1 - Evaluación fundamental del carbono

Nuestra evaluación del carbono está estrechamente alineada con las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financiera Relacionada con el Clima (TCFD). Nos centramos en un conjunto de parámetros (gobernanza, estrategia, riesgo de gestión y métricas y objetivos) que consideramos importantes para la empresa y, en general, para el sector.

2 - Cálculo de la trayectoria de bajas emisiones de carbono

Según nuestros cálculos, y a menos que RWE decida generar mucha menos electricidad, no creemos que consiga alinear su mix energético con los requisitos del escenario de 2 grados para 2030. Incluso si la empresa consigue alcanzar el 65% de renovables en el mix de generación (en contraposición a la capacidad de generación) la empresa seguirá estando retrasada. 

Mix de generación de RWE

2.png

Fuente: AIE, datos de RWE, La Francaise Sustainable Investment Research

Basándonos en estas proyecciones, creemos que RWE ni siquiera alcanzará el objetivo RTS - Escenario Tecnológico de Referencia (2,7°C) para 2030. El descenso de las emisiones es demasiado lento y no podemos considerar que la empresa esté alineada con los 2 grados. Esto explica que mantengamos una opinión negativa sobre el impacto del carbono respecto a RWE, a pesar de los recientes esfuerzos de transición. 

Trayectoria de bajas emisiones de carbono para RWE

3.png

Fuente: AIE, datos de RWE, La Francaise Sustainable Investment Research

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top