Coworking para reducir la huella de carbono

En Impact Hub Madrid tenemos mucho que celebrar por el Día Mundial del Medioambiente, aunque al mismo tiempo, somos conscientes de todo lo que nos queda por mejorar. Por un lado, como red de emprendedores de impacto que lleva la conciencia medioambiental en su ADN, nos sentimos muy orgullosos de haber logrado compensar la huella de carbono generada por toda nuestra actividad durante 2020 y de ser el primer coworking de España en obtener la certificación Cero CO2 de compensación de emisiones de la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES).

Por otra parte, sabemos que lo que hemos logrado hasta ahora es solo un primer paso. Nuestro objetivo es acelerar la transición de las pymes hacia una economía sostenible, consciente y responsable en términos ambientales, a partir de soluciones emprendedoras y de la transformación del tejido empresarial.

Nuestro compromiso con el desarrollo sostenible se materializa en una Política Ambiental que garantiza el cumplimiento de los más altos estándares verificados de desempeño social y ambiental, transparencia y responsabilidad. Nuestra estrategia, en este sentido, se centra en tres aspectos clave de nuestro modelo de negocio: la prevención de riesgos, tanto para el medio ambiente como para la salud de las personas; la reducción y control de emisiones (aire y agua); y la optimización de la gestión de recursos ambientales. 

En el área de reducción de emisiones, hemos acelerado nuestro propio proceso de transformación. De hecho, hemos alcanzado ya el objetivo de neutralidad CO2 que, como socios de B Corp teníamos marcado para 2030. En 2020, a través de los seis espacios de coworking que tenemos en Madrid y de los eventos que hemos celebrado, hemos generado 10,730 toneladas de CO2. Para compensarlo, hemos promovido la plantación de árboles, a través del proyecto CommuniTree, dedicado a la reforestación comunitaria de tierras en desuso en Nicaragua, impulsado por la ONG Taking Root.

El impacto ambiental del teletrabajo

La mayoría de las empresas no ha cuantificado los impactos ambientales y financieros del teletrabajo después de un año de pandemia. Desde asociaciones como Greenpeace se ha calculado la reducción de la huella de carbono que supone el teletrabajo teniendo en cuenta, principalmente, los desplazamientos de los trabajadores. Cada día se emiten 5.200 toneladas de CO₂ en Madrid y 8.300 en Barcelona, y casi en su totalidad emitidas por los coches particulares (representan el 82 % de estas emisiones en Madrid, y el 90 % en Barcelona). 

Sin embargo, más allá de los desplazamientos, es importante tener en cuenta que, en 2020 la demanda de electricidad en los hogares creció un 40%, según datos de Agencia Internacional de la Energía. El teletrabajo se ha convertido así en un potenciador del consumo eléctrico, con el consiguiente impacto medioambiental negativo. 

Por esta razón, lo ideal sería poder reducir los desplazamientos sin tener que incrementar el consumo de electricidad en los hogares -más aún ahora que las nuevas tarifas suponen un incremento de costes considerable para las economías domésticas y los autónomos-. Los espacios de coworking, con ubicaciones céntricas, suponen la alternativa más sostenible ya que multiplican las posibilidades de que los trabajadores puedan desplazarse a pie, bici o transporte público, evitando que utilicen el coche particular.

En el caso de los espacios de trabajo de Impact Hub Madrid, el 100% de la electricidad utilizada en sus instalaciones procede de fuentes renovables. Además, todos los centros cuentan con sistemas de iluminación de bajo consumo, así como detectores de presencia y de control de temperatura para optimizar el uso de los sistemas de climatización, entre otras medidas. Por eso ayudamos a que muchas empresas generen 0 emisiones mientras desarrollan su negocio.

Feliz Día del Medio Ambiente.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook

Empleo RSE

Top