Movilidad Sostenible: aliada del Medio Ambiente

En el día Mundial del Medio Ambiente, quiero reflexionar sobre una de las contribuciones diarias que podemos hacer los ciudadanos en el día a día, a través de la forma en la que nos desplazamos.

El término Movilidad Sostenible, se refiere a la forma en la que nos movemos sin contaminar, o contaminando menos y es una movilidad aliada de la lucha contra el cambio climático y de la salud pública.

Por su impacto en diversas áreas, la normativa que la promueve ha proliferado en los últimos años.

Desde Europa, el Pacto Verde Europeo incluye específicamente la Movilidad Sostenible, con el objetivo de lograr sistemas de transporte público y privado más limpios, más baratos y más sanos.

Los principales retos a los que se refiere son:

  • Reducir el 90% de las emisiones de gases efecto invernadero del transporte a 2050, de los cuáles el 71,7% son de transporte por carretera.
  • Impulsar la digitalización en el sector transporte, para que sea más eficiente y menos contaminante y se insta al desarrollo de aplicaciones inteligentes y soluciones bajo la idea de «movilidad como servicio».
  • Impulsar la infraestructura de recarga de combustibles alternativos sostenibles para el transporte. Se calcula que a 2025, se necesitará aproximadamente 1 millón de estaciones públicas de recarga y repostaje para los 13 millones de vehículos de emisión cero y de baja emisión que se esperan en las carreteras europeas.

En España, la normativa y política publica de incentivos no se ha hecho esperar. Tenemos una Estrategia Española de Movilidad Sostenible desde el 2009, a mediados de 2020, el Gobierno Español aprobó el Plan de Impulso a la cadena de valor de la Industria de la Automoción hacia una movilidad Sostenible y Conectada y recientemente se aprueba la Ley de cambio climático y transición energética, cuyo título IV aborda las cuestiones relativas a la movilidad sin emisiones para alcanzar en 2050 un parque de turismos y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2: adopción de planes de movilidad urbana sostenible en los municipios de más de 50.000 habitantes y territorios insulares, ampliación de la infraestructuras de recarga eléctrica en estaciones de servicio y en edificios de nueva construcción o en intervenciones en edificios existentes y el desarrollo de una plataforma de información sobre puntos de recarga y de señalética.

Además en Noviembre del año pasado se cerró la consulta pública del Anteproyecto de ley de Movilidad Sostenible y financiación del transporte, alineada con la Agenda 2030 e interrelacionada con la Agenda Urbana Española y marcada por tres grandes cambios: la generalización del uso de las nuevas tecnologías; la descarbonización de la economía; y las necesidades de los crecientes núcleos urbanos.

La política pública de incentivo es fundamental para promover la fabricación y la compra de vehículos de energías limpias, la micromovilidad, la inversión en infraestructuras para la movilidad sostenible, y el desarrollo de alianzas. En este sentido, numerosas subvenciones y leyes autonómicas y ordenanzas municipales, impulsan en nuestro país una movilidad más sostenible, accesible y segura. No obstante, España es grande y diversa, y a nivel de articulación de ayudas, tenemos todavía algunos retos por delante, como son el reparto de recursos por Comunidades Autónomas acorde al mercado y necesidades de cada una de ellas y el impulso de los mecanismos necesarios para que su puesta en marcha se haga de forma homogénea en todo el territorio español. 

Por otra parte, hay que tener en cuenta las nuevas circunstancias post pandemia de los ciudadanos. Según el Observatorio de Movilidad Sostenible que realiza el Club de Excelencia en Sostenibilidad, en colaboración con SEAT, ABB y Renault, para seguir impulsando a nivel de usuario la Movilidad Sostenible en el 2021, será importante:

  • Fomentar una movilidad alrededor de las necesidades del usuario para facilitar una movilidad puerta a puerta, sostenible e inclusiva, que combine

sistemas de movilidad compartida con el transporte público.

  • La integración de todos los sistemas de movilidad y su adaptación a la demanda real, para que el usuario tenga todas las facilidades ¨en la palma de su mano¨.
  • Mantener la tendencia de peatonalización de las ciudades y carril bici.
  • Fortalecer los sistemas de incentivo a empresas y ciudadanos para el consumo de sistemas de movilidad sostenibles.

Nuestra responsabilidad como ciudadanos, es aprovechar las oportunidades para movernos de una forma más sostenible y saludable, y tomar decisiones conscientes que prioricen a aquellas empresas que se esfuerzan por hacerlo.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top