Impulsar la economía circular

En diciembre de 1972, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la instauración del Día Mundial del Medio Ambiente, una jornada para reflexionar sobre cómo preservar el planeta. Como sociedad, tanto gobiernos, como empresas y ciudadanos, estamos interiorizando cada vez más que debemos cuidar del medio ambiente de manera firme con hechos y nos solo con palabras.  Este día mundial nos ofrece la oportunidad idónea para detenernos a analizar el impacto que tenemos en el medio ambiente y los retos que aún nos quedan por delante.

En Coca-Cola, somos conscientes de que a través del alcance de nuestro negocio y la influencia de nuestras marcas no solo podemos generar un impacto positivo en el planeta, sino que además tenemos la obligación de hacerlo. Nos lo pide la sociedad y la urgencia climática. Pero sobre todo, nos lo pide nuestra forma de ser, de actuar y, en definitiva, nuestro propósito de "refrescar al mundo y marcar la diferencia"

Fieles a nuestro compromiso de “marcar la diferencia”, en Coca-Cola contamos con nuestra estrategia de sostenibilidad “Avanzamos” para Europa Occidental, que recoge nuestros compromisos y objetivos con horizonte 2025 en seis áreas de actuación: Bebidas, Envases, Sociedad, Agua, Clima y Cadena de Suministro. Sobre este marco de actuación, en Coca-Cola trabajamos con objetivos ambiciosos como lograr ser neutrales en carbono en 2040, devolver a la naturaleza el 100% del agua que empleamos dentro de nuestras bebidas o fomentar la agricultura sostenible de los ingredientes que utilizamos. Sin embargo, somos conscientes de que uno de nuestros principales retos está en la gestión sostenible de nuestros envases.

Por eso, en 2018, lanzamos una ambiciosa estrategia global “World Without Waste” (Un Mundo Sin Residuos) con un objetivo simple y concreto: convertir la gestión de los residuos de envases en un problema del pasado. En cada país donde vendemos nuestras bebidas, por un lado, mantenemos el compromiso de que ninguno de nuestros envases acabe siendo un residuo y, por otro, tenemos la firme intención de impulsar la ecoinnovación y la promoción de alianzas en cada mercado. Todo ello nos ayuda a afianzar nuestra estrategia de cero residuos sobre la base de la economía circular.

Seguimos por tanto apostando por soluciones innovadoras para ofrecer a nuestros consumidores envases más sostenibles, que puedan reciclarse o reutilizarse, que sean más ligeros y contengan más material reciclado y, finalmente, que sean reciclables en otro envase. Recientemente, en Iberia, hemos conseguido que la mitad del plástico de los envases de bebidas no carbonatadas en Iberia sea plástico reciclado, empezando por las nuevas botellas de nuestra marca Aquarius.

Pero nuestro compromiso no finaliza cuando ponemos un envase en el mercado. De hecho, nos comprometemos a recoger y reciclar el equivalente al 100% de las latas y botellas que ponemos en el mercado generando alianzas locales e internacionales que unan a las personas para apoyar un entorno sano y libre de residuos.

Para ello, en España y Portugal impulsamos desde 2018 “Mares Circulares”, un proyecto en red impulsado por Coca-Cola en España y Portugal y cofinanciado por
The Coca-Cola Foundation, para la limpieza de costas, entornos acuáticos y fondos marinos, la sensibilización y formación sobre el reciclaje y el fomento de la economía circular.

En esta misma línea de trabajo, recientemente hemos firmado la alianza entre The Coca-Cola Company y The Ocean Cleanup para detener la contaminación que llega a los océanos mediante actuaciones en entornos fluviales. Coca-Cola se convierte así en el primer socio para la implementación global del proyecto fluvial de The Ocean Cleanup, con el que se llevarán a cabo intervenciones en 15 ríos de todo el mundo con el objetivo común de eliminar los residuos.

En Coca-Cola sabemos que está en nuestra mano proteger la sostenibilidad de nuestro planeta, pero tenemos que actuar rápido y de manera firme. La pandemia de la COVID-19 ha puesto de relieve que somos vulnerables. También nos ha enseñado con claridad que cuidar del medio ambiente y luchar contra la contaminación debe ser una de nuestras prioridades. Pero, sobre todo, nos ha mostrado que juntos somos más fuertes y que si nos proponemos algo, podemos lograrlo. ¿Y si nos proponemos habitar y construir un mundo más respetuoso con el medio ambiente? Lo lograremos sin duda, pero no tenemos tiempo que perder.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top