Publicado el
Bankia y Leroy Merlin hablan de sostenibilidad para Diario Responsable

María José Gálvez, directora de Sostenibilidad de Bankia, y Susana Posada, responsable de Comunicación Institucional y Negocio Responsable de Leroy Merlin España, nos ofrecen en este encuentro vis a vis, su visión sobre cómo ha evolucionado la RSE, especialmente tras la pandemia. Con esta charla retomamos esta sección que comenzamos hace unos meses y que las difíciles circunstancias nos obligaron a pausar. Sin duda, el lugar donde se realizó este encuentro, el Impact Hub de Barceló, invita a la reflexión. 

Desde el primer minuto, la química entre ambas expertas salta a la vista, lo que propicia un diálogo fluido que espero “enganche” a todos nuestros lectores. Conmigo lo consiguieron. Sobre todo cuando escuché que, a consecuencia de la Covid-19, el aspecto social ha ido ganando terreno. El medioambiente es importante, sí, y mucho, pero también las personas: los empleados y los consumidores.

Tanto Susana como Maijo (así la conoce casi todo el mundo) fueron muy generosas al aceptar esta propuesta y compartir las lecciones que aprendieron, y siguen aprendiendo, durante esta crisis.

Por ejemplo, la directora de Sostenibilidad de Bankia, no decía que, respecto a la sostenibilidad, “lo que ha hecho la Covid ha sido poner el foco en determinadas variables, quizás antes estábamos centrándonos mas en el tema del medioambiente, habíamos perdido un poco la perspectiva de cuán importante era lo social, nos estábamos yendo todos por las taxonomías de la Unión Europea, todos esos referenciales que venían marcando la regulación y la tendencia iba hacia esa parte de medioambiente y nos íbamos olvidado de lo social que me parece ahora muchísimo más relevante”.  A esta reflexión, la responsable de Comunicación Institucional y Negocio Responsable de Leroy Merlin España, añadía que “es verdad que todo lo que tiene que ver con el efecto Greta es un debate muy actual respecto al medioambiente y la pandemia ha hecho que nos pongamos a reflexionar. Por supuesto que el medioambiente es importante, pero sin dejar de lado la parte social y lo que ha puesto de manifiesto la pandemia es que las dos partes son complementarias y son indivisibles. Son tan importantes tanto una como la otra.

“Yo me ha dado cuenta de que aquellas compañías que tenemos una estrategia de sostenibilidad más sólida nos ha ayudado a reaccionar antes. Aquellas que teníamos ya implementada la sostenibilidad como eje fundamental de la organización, tenemos planes de contingencia para que el negocio continúe. En nuestro caso, tu imagínate, no estamos acostumbrados a trabajar desde casa, nosotros también ofrecemos servicios, pero es verdad que de la noche a la mañana el 90 por ciento de la plantilla estamos trabajando desde casa. Vosotros lo habéis vivido distinto”, dice Maijo Gálvez.

“Pues fíjate, nosotros somos una empresa del sector distribución y quizás hace 8 ó 9 meses era impensable que pudiéramos dar servicio de una forma telemática y digital, lo que nos ha obligado es que desarrollar proyectos en un tiempo tradicional hubiera llevado un año o dos, y en un tiempo récord hemos instalado dinámicas de trabajo mucho más agiles. Y sí que es cierto que cuando la compañía está bien preparada la capacidad de respuesta es mucho mayor y que puedes afrontar cualquier reto que tengas por delante”, contesta Susana Posada.

Maijo Gálvez nos contó que no hace mucho estaba viendo la matriz del Banco Mundial y los posibles riesgos “ y nadie nos habíamos dado cuenta que uno era las pandemias. O sea, somos un departamento de sostenibilidad que hemos sofisticado muchísimo la función, estamos súper pendientes de las tendencias y aún así se nos escapan cosas”.

A juicio de Susana Posada, otro aspecto que ha tomado relevancia es el rol social que tiene la empresa, “porque hasta ahora se había hablado del propósito de las compañías, la importancia de que no solo seamos una mera transacción económica, sino que se ha puesto de manifiesto la importancia de las alianzas, es decir, cómo hemos sido capaces entre todos, la sociedad en general, las empresas, el sector público, etc., para dar respuesta a una necesidad en un tiempo record trabajando en conjunto. Yo creo que las empresas, en mayor o menor medida, hemos colaborado para luchar contra el virus y eso espero que venga para quedarse. Porque podemos conseguir muchos más objetivos y tener mucho más impacto si nos unimos en todos los sitios. Bueno, eso es el ODS 17, pero que se ha materializado en nada de tiempo”.

“De todo riesgo o de toda problemática sobrevenida siempre hay una oportunidad y esto nos ha hecho ver que al final somos más rápidos de lo que pensamos a la hora de adaptarnos a los cambios, a la hora de reinventarnos. Quizás las grandes empresas no lo hemos sufrido tanto, pero la pyme, el pequeño negocio se ha sabido diversificar y de repente hacer cosas muy distintas cada día. Nosotros hemos sido más afortunados porque tenemos otro tipo de puntales económicos. Pero a lo largo del tiempo creo que desde la función de sostenibilidad también hemos tenido que adaptarnos a distintas situaciones” explica la directora de Sostenibilidad de Bankia. Su compañera de charla está totalmente de acuerdo, con una apostilla: “también es cierto que las personas que nos dedicamos a estos temas siempre hemos tenido esa capacidad de adelantarnos a las tendencias, de poner en valor la sostenibilidad, los beneficios para la compañía y la pandemia nos ha puesto una vez más en esa situación de levantar la mano y decir estamos aquí, podemos contribuir y ahora más que nunca en la parte social de la compañía tenemos mucho que decir. De hecho, los estudios muestran cada vez más la importancia de la función DIRSE en todas las compañías como una persona estratégica”.

Ambas expertas coinciden en ese valor estratégico, tanto en el caso de las cotizadas, como Bankia, como en el de Leroy Merlin, una empresa “cuyos inversores pertenecen a una familia, los propios empleados tenemos la oportunidad de ser accionistas, pero aun así hay una gran voluntad de integrar la sostenibilidad a la compañía, porque si hablamos de sostenibilidad real integrada a la estrategia, estamos hablando de optimización de costes, de beneficios, es decir, no es un buenismo sin más. Por supuesto que tiene que ir acorde a los valores de la compañía y tiene que tangibilizar su propósito, pero es mucho más que eso”.

Las dos representan a sus empresas en el clúster de gobierno corporativo y transparencia de Forética, además de coincidir en muchos otros foros en los que, dicen, tienen que aprovechar el momento para obtener el lado positivo, como el valor de las alianzas o la función estratégica del DIRSE. “Y de incorporar posibles riesgos que antes no éramos capaces de ver. Hemos sido muy pesadas cuando hemos insistido en la importancia de la sostenibilidad, de que la responsabilidad social va enfocada a la mitigación y prevención de riesgos para que no pasen ciertas cosas y en el caso de que pasen que sea de la forma más atenuada posible y que tengamos mecanismos de mitigación”, cuenta Maijo Gálvez. En este sentido, Susana Posada recuerda la obligatoriedad de la Ley de Información No Financiera: “que ya obliga a las compañías a escribir los riesgos y eso es un primer paso, pero está claro que la situación que ha ocurrido ahora pone ahora de manifiesto la necesidad de integrar esos riesgos, dado que de un día para otro te cambia la realidad”.

Esta información no financiera tiene otro punto importante que expone Maijo Gálvez: “por un lado, tú dices: voy a poner toda la información no financiera no tanto porque la ley me lo exija, porque ya éramos compañías que hacíamos reporting de forma habitual y hacíamos memorias para que todo el mundo conociera nuestra actividad, sino porque también el cliente final también tiene que estar informado y tener una foto global de toda la compañía para saber si desea comprar en una empresa o en la otra”. “Es cierto lo del consumidor, no sé qué opinas, quizás aún nos falte, yo me incluyo porque soy consumidora, y creo que nos falta ese pequeño impulso de tener en cuenta la información de las compañías para tomar decisiones de compra. Todos los estudios demuestran que la variable precio es importante a la hora de tomar la decisión aunque sí que se ha evolucionado, de hecho, hay estudios que muestran que el consumidor es más consciente aunque la realidad es que ese tipo de consumidores más responsables son una minoría. Y como consumidores tenemos muchísimo poder, podemos hacer que exista o no exista una compañía y no sé si somos conscientes de ese poder”, reflexiona Susana Posada.

En este artículo se habla de:
OpiniónBankiaLeroy Merlin España#visavis

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies