Acabar con el sinhogarismo también es un objetivo de la Agenda 2030

El 17 de octubre se celebra el Día Mundial de la Erradicación de la pobreza, una fecha que nos invita a movilizarnos puesto que consideramos que el sinhogarismo es una de las expresiones más extremas de pobreza. Este fenómeno afecta a más de 33.000 personas en nuestro país y más de 700.000 en toda Europa. Estas cifras, lejos de descender, con la crisis sanitaria y económica causada por el coronavirus no harán más que aumentar.

Como cada año, Naciones Unidas celebra el “octubre urbano”, para reflexionar sobre el estado de nuestros pueblos y ciudades, recordándonos que todos tenemos el poder y la responsabilidad de dar forma al futuro de nuestras comunidades. Desde HOGAR SÍ hemos decidido sumarnos para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 11: ciudades inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles. Estos días son una oportunidad única para que las administraciones, las empresas, el tercer sector y la ciudadanía, es decir, tú y yo, nos involucremos para impulsar el cumplimiento de la Agenda 2030 y alcanzar uno de sus objetivos centrales: construir ciudades y comunidades donde todas las personas tengan acceso a una vivienda.

En HOGAR SÍ trabajamos cada día para que ninguna persona viva en la calle. Más de veinte años acompañando a las personas en situación de sinhogarismo y estamos convencidos de que la mejor solución al sinhogarismo pasa por garantizar que todas las personas dispongan de una vivienda donde puedan construir su proyecto de vida y donde también puedan protegerse y cuidar su salud, especialmente en estos tiempos de pandemia.

Poner fin a la pobreza, garantizando el derecho a una vida digna pasa, necesariamente, por asegurar que todas las personas cuenten con un hogar y acceso a los servicios básicos adecuados.

Para lograrlo será necesario un esfuerzo colectivo, que debe implicar a los servicios sociales y de vivienda en la transformación del sistema de atención a las personas sin hogar, pero también será preciso contar con el impulso de una sociedad civil fuerte, en la que las empresas siempre han jugado un papel dinamizador e innovador fundamental.

Tenemos por delante una década para acabar con la vulneración de derechos que supone el sinhogarismo. Debe ser un objetivo prioritario de los gobiernos, pero también de todos nosotros, de cada uno de nosotros. ¡Podemos ser el motor del cambio! Debemos ser capaces de construir alianzas que involucren a toda la sociedad en esta tarea.

Por eso os invitamos a que os movilicéis con nosotros para dar a conocer las soluciones que pueden acabar con la injusticia que supone no tener un hogar. Que participéis en un cambio social capaz de mejorar la vida de 33.000 personas, porque con vosotros podemos solucionarlo. Entra en nuestra web y actúa.

¿Hay algo más satisfactorio que la sensación de haber aportado a la solución de un problema? Estamos en la Década de Acción para los ODS, podemos dar un impulso y llegar a 2030 habiendo acabado con el sinhogarismo, aprovechemos la oportunidad que nos brindas esta crisis para rediseñar el modelo. En 2030 nadie viviendo en la calle. HOGAR SÍ.

¿Hablamos? (empresas@hogarsi.org)

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top