Llevamos una buena temporada recibiendo más y más noticias negativas, hasta el punto de que llegan a interferir en nuestra forma de centrarnos en lo importante para nosotros mismos, los demás y la naturaleza. Así que te invito a leer este artículo que intenta centrarse en noticias positivas.
La solidaridad es la respuesta

Estamos remontando.  Aún nos falta un buen trecho, pero vamos por el buen camino.  En este viaje necesitamos que todos nosotros, nuestra sociedad, aporte lo que sea posible, porque es utópico esperar que el Estado nos solucione la vida.

 Afortunadamente, podemos ver que existen grandes redes de solidaridad en las que militan personas de toda edad y condición social, se está favoreciendo el consumo de proximidad y a favor del pequeño comercio, y en general  cada vez hay más iniciativas personales y corporativas para favorecer un nuevo modelo de vida que sea más respetuoso con las personas y con el planeta.  Son buenas noticias. 

Las redes de apoyo social se basan en el altruismo, aunque existen otras variables, como nos explica Juana Castro Santa:   la conducta altruista está condicionada por el entorno social, no sólo por la naturaleza de la persona (puedes leer el artículo en     Beliefs about others’ intentions determine whether cooperation is the faster choice).

Existe una estrecha relación entre el altruismo y la felicidad (buena noticia),  de forma que vamos a echar un vistazo a los datos que tenemos disponibles:

 De acuerdo con Ranking Mundial de la Felicidad 2019 de la ONU, estábamos en el puesto 30º de 156 países. La ONU se basa en los estudios Gallup, que hace una encuesta personal a miles y miles de ciudadanos de todo el mundo y trabaja además con 6 escalas:  niveles de PIB, esperanza de vida, generosidad, apoyo social, libertad y corrupción.

Si quieres ver un ejemplo de encuesta personal puedes pulsar en Satisfaction with life scale. Y las escalas que utiliza el estudio son:

Niveles de PIB: En España, la cifra del PIB en el primer trimestre de 2020 fue de 298.554 millones de euros, con lo que España se situaba como la economía número 13 en el ranking de PIB trimestral de los 50 países que se contemplan  (puedes ver la noticia aquí).

Esperanza de vida: España es el tercero de los 20  países con más esperanza de vida de todo el mundo, según la OMS  (hombres 80,9 años, mujeres 86,2 años, datos INE 2019).

Generosidad:  es una virtud personal que tiene amplias repercusiones en la vida social, y de hecho Aristóteles la consideraba una de las principales. Te dejo aquí una buena explicación.   Quizás por eso, Anantha Duraiappah se pregunta en Crónica ONU  ¿Es la generosidad el secreto para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible?Gallup informa de que, contemplando toda la población adulta del mundo, miles de millones de personas están ayudando a otros.  Hugh Thomas opina que los españoles somos uno de los pueblos más generosos del mundo,  mientras en el Caf World Giving Index aparecemos en el puesto 58 de los 126 países estudiados .

Apoyo social:  Luis Miguel Rondón García y su equipo realizaron un estudio en el que demostraron que las buenas relaciones sociales redundan en un mejor estado de salud, porque permiten sentirse bien y añadir vida a los años.  El apoyo social puede darse en los ámbitos emocional, instrumental, cognitivo, material… y resulta imprescindible en situaciones de crisis. María José Aguilar Idáñez  nos explica que cada uno de nosotros  puede ser equivalente a un punto del cual parten líneas (relaciones de comunicación) hacia otros puntos (persona o personas con las que se relaciona), convirtiéndonos  en centro de una red de apoyo social.

En este apartado parece ser que no hemos estado especialmente brillantes, habida cuenta del número de personas ancianas fallecidas en la actual pandemia (más de 19000 en centros de la tercera edad).  Y muy posiblemente no va a mejorar en los próximos meses, porque Ursula von der Leyen augura que el aislamiento de ancianos podría extenderse hasta fin de año. 

El apoyo social a las personas mayores es algo que tenemos que plantearnos en serio, dado que - de acuerdo con los estudios de la fundación General  CSIC - el fenómeno del envejecimiento se observa especialmente acelerado en España, como consecuencia de una mayor longevidad -  ya que en menos de 30 años se ha duplicado el número de personas mayores de 65 años -  y por la baja tasa de natalidad que se viene registrando desde hace algunas décadas.

También las personas jóvenes, obviamente, necesitan del apoyo social para alcanzar los niveles adecuados de bienestar personal, profesional y social.  Existen numerosas organizaciones que ayudan a personas jóvenes en riesgo de exclusión social, como Fundación Adsis o Redes,  por citar solo dos. 

Hemos de ser conscientes de que la juventud necesita, entre otras cosas, que la sociedad les facilite el acceso a puestos de trabajo estimulantes y capaces de cubrir sus necesidades, y eso se logra básicamente fomentando la I+D+i en nuestro país. Estamos muy por debajo de lo deseable, pero parece ser que poco a poco vamos remontando.  Otra buena noticia, que será mejor aún si nosotros, como ciudadanos, premiamos a organizaciones punteras en I+D+i comprando sus productos o servicios.

De forma que, en lo tocante al apoyo social, tenemos mucho campo para mejorar respecto a las personas mayores y las jóvenes, con diferentes necesidades que podemos atender parcialmente cada uno de nosotros con nuestros comportamientos.

Libertad: de acuerdo con Freedom in the world 2019, estamos en el grupo de los países con más libertad del mundo. Está claro que no vivimos en un país perfecto, pero está en nuestras manos mejorar lo mejorable.  En líneas generales es una buena noticia.

Corrupción: la agencia EFE, citando los datos de Transparencia Internacional, explica que   España ha mejorado en cuatro puntos su calificación en el Índice de Percepción de la Corrupción.  Tenemos mucho que mejorar, pero vamos por el buen camino: buena noticia. 

En resumen, tenemos suficientes buenas noticias como para comprometernos en la mejora de la sociedad a través de nuestros comportamientos:  con todos los matices que quieras, el nivel de PIB es una buena noticia; la esperanza de vida es una excelente noticia; la corrupción (estar en vías de mejorarla) es una buena noticia.

Estas tres variables que mide la ONU dependen en gran medida de las decisiones que tome la sociedad en su conjunto (gobiernos, parlamentos…).  Podemos incidir exigiendo mejoras desde las plataformas reivindicativas y similares, pero los resultados dependen de las personas a título individual solo en una pequeña parte.

La ONU también mide la generosidad (estamos en la mitad de la tabla, es decir, noticia bastante buena pero mejorable) y el apoyo social (todavía no tenemos una noticia francamente buena en este ámbito).

Eso significa que nosotros, en nuestro rol de ciudadanos, podemos incidir bastante más en las dos variables de índole más personal.  O, lo que es lo mismo, si asumimos el compromiso de ser más responsables con la sociedad podemos trazarnos en primer lugar un plan de trabajo para mejorar nuestros índices de bienestar y felicidad.  Ya sabes, nadie puede dar lo que no tiene.

¿Te animas?  Por si pudiera servirte de algo, te dejo aquí dos artículos con "recetas" al respecto:  Bienestar y felicidad  y 10 derechos de los seres humanos auténticos. Que los disfrutes.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top