La igualdad de género es indispensable en diversos ámbitos de la vida y también lo es para cumplir los ODS. Por un lado, vinculado a la educación y por el otro, para lograr el fin de la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida de manera sostenible, por lo que, en el Día Internacional de la Mujer, es necesario hablar de educación.
Educación y género

La igualdad de género es para la UNESCO una prioridad a nivel mundial que está ligada directamente  a la educación y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El ODS 4 tiene como finalidad "garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos" y el ODS 5 tiene como finalidad "lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas". La igualdad de género es indispensable además para lograr el fin de la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida de manera sostenible, por lo que en el Día Internacional de la Mujer, es necesario hablar de educación.

Dependiendo del contexto y de los países, existen grandes desigualdades de género en el acceso, el logro del aprendizaje y la continuación de la educación, resultando ser las niñas, en general, las más desfavorecidas. No obstante, en algunas regiones son los niños los que se encuentran en desventaja. En España sin ir más lejos, según los datos arrojados en PISA 2028, los niños tienen más del doble de probabilidad de repetir curso que las niñas y conforme al EPA 2018, el 21,7% abandonan prematuramente los estudios, lo que supone un  7,7 % más que las niñas. Un dato donde sí salen peor paradas las chicas es en PISA 2018 donde señala una diferencia de 6 puntos en Matemáticas, pero también es cierto que han conseguido reducir esa brecha con respecto al último informe.

Además las mujeres son desde hace tiempo mayoría en las matrículas universitarias (55%) y en el número de egresados (60%) y en referencia a las asignaturas STEM, y  respecto a las ramas de conocimiento universitario, las mujeres son mayoría en 4 de las 5 ramas (ciencias, ciencias de la vida, humanidades, ciencias sociales y jurídicas) a excepción de Ingeniería y Arquitectura donde representan solo el 25% de las matrículas. 

En conclusión, cabría decir que la brecha educativa en España  con otros países es enorme y sigue aumentando, pero no en términos de género….pobre consuelo para un país que tiene que acercarse a una educación que permita el desarrollo holístico de la persona, hombre o mujer,  con un foco claro en el desarrollo competencial y de las habilidades para la vida que superen el modelo industrial y transmisivo de la escuela de ahora. 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top