Andamos compungidos con los parcos resultados de la COP25, a pesar de haber sido la Cumbre más larga de la historia….. Pues en este contexto, me gustaría lanzar un dardo al viento y verlo aterrizar en diana.
COP25 ¿Consumo o voto?

Me explico. Llevo más de veinte años como profesional de la Sostenibilidad. Fui la primera Directora de Responsabilidad Social del país. He formado parte de Grupos de expertos legislativos en la materia en el Congreso y el Senado y en AENOR para emitir normas ISO de certificación en la materia… he ido… he venido….. tanto en el sector empresarial, como en el Tercer Sector, y en las Universidades.

Y digo…. Hace veinte años, cuando hablabas de la responsabilidad social empresarial, eras alguien a quien identificaban con un hippie, un alternativo, un idealista que cruzaba la ciudad para comprar un paquete de café de comercio justo. Poco más. Eras alguien visto como un pobre ideólogo, soñador, sin muchos posibles y que a la postre servía para lavar la imagen de la empresa en la que estabas o para construir discursos bonitos. Había que sonreír bien en las fotos.

Pues estoy muy contenta tras la cumbre COP25….. ¿ es que acaso alguien pensaba que sin concurrir de manera comprometedora Estados Unidos o China íbamos a conseguir objetivos estimables? ¿es que acaso pensamos que la única vía de progreso es la multilateralidad? No, esto no es así.

Las expectativas sobre los resultados de la COP25 han sido muy altas, porque afortunadamente en este último año, el fenómeno “ Greta” y la labor de determinados medios de comunicación , que están haciendo buenos reportajes sobre el Cambio Climático y sus consecuencias, han elevado el nivel de conciencia de los ciudadanos. Sí, esos que votamos y elegimos.

Sin embargo, la multilateralidad es un sendero de velocidad digna de elefantes. …aunque no es el único sendero. Al fin y al acabo, las competencias en Derecho las ostentan los estados miembro en mayor medida que los propios organismos internacionales. No hay más que comprobar quien ostenta la potestad sancionadora en caso de incumplimiento….. ¿A alguien le ha sancionado Naciones Unidas por contaminar?

Trabajo con diferente administraciones y empresas. De diferentes sectores y estilos. Al final, todas ellas, formadas y dirigidas por personas. Y las personas se están concienciando con el Cambio Climático. Al menos, quieren estar posicionadas de manera activa ante “ este reto” sobre el que la sociedad está tomando conciencia. Y probablemente vaya exigiendo alguna respuesta. Y como personas que son, quienes tienen hijos adolescentes se van sintiendo “ movidos” e “inquietados” por el futuro del Planeta. Es probable que de seguir así, los dirigentes de dentro de diez años estén aún mucho más concienciados en la materia. Si es que llegan a tiempo….

La conciencia de los administradores públicos les lleva a ir exigiendo criterios de sostenibilidad en sus políticas y legislaciones. De entrada en los concursos públicos. Quizá porque intuyen que es un criterio que va a ser positivo cara a su cliente, o sea, los ciudadanos, o sea, nosotros/as.

Los dignatarios de los diferentes países en sus casas están tomando decisiones importantes cara al Cambio Climático. Alemania en septiembre aprobó un Plan de Economía Verde por 54.000 millones de Euros. El Banco Europeo de Inversiones ha lanzado bonos verdes por valor de 200.000 millones de euros. España está a la espera de las ambiciones del Ministerio de Medio Ambiente que presidirá supuestamente Teresa Ribera…. que serán de alto nivel….

Y si hay algún mundo que me encanta es el empresarial. No solo porque es donde se toman las verdaderas decisiones que nos mueven y afectan a todos. Sino porque sus líderes y dirigentes son gente lista y práctica.

Estamos asistiendo a una verdadera carrera de posicionamiento por parte de los líderes empresariales de primer nivel en la materia. Eso, y que las empresas internacionalizadas van experimentando como para ser proveedores de otros países deben cumplir determinados criterios ético-sostenibles a poder ser certificados con garantía. Y porque algunos países vienen exigiendo Memorias de Sostenibilidad a las empresas. Las empresas llevan posicionándose en la materia desde hace unos años. ¿ Y por qué? Muchos pensarán que es por imagen, por marketing ….. ¿Pero hacia quién? ¿Quién les pide estar ahí?

Pues un por si acaso. Porque quizá seamos nosotros, sus clientes. O accionistas. O “el mercado”….. Tienen claro como líder que esta materia ha venido para quedarse, y que sus empresas deben liderarla. En imagen, y poco a poco en oferta , producto , materiales y reciclaje.

Porque el cliente, o sea nosotros, somos una pieza codiciada en el sistema. No solo nuestros datos ( otro bonito tema de futuro ) sino nuestro comportamiento de compra arruina o hace triunfar los proyectos empresariales.

Y si les compramos, pues les premiamos o no en sus políticas. Y si estas son sostenibles…. Pues estamos eligiendo.

Creo que la verdadera economía circular en nuestro sistema es la que liga al cliente / comprador con la empresa / vendedora. La empresa debe ser sierva del cliente. Y si los clientes demandamos determinados comportamientos , determinado tipo de productos y los premiamos con la compra somos quienes podemos modificar el rumbo. Somos las generación de europeos más formados, la primera que no hemos conocido la guerra en este Continente sangrado por muchas….. tenemos más información que nunca.

Puede ser el momento de imponer nuestro criterio. Eso nos definirá cara a las generaciones futuras. No se me escapa que estamos hablando de una verdadera revolución industrial. Si cambia el modelo energético, cambia el modelo de producción…… y con ello el mercado laboral puede verse no sé si muy resentido pero sí transformado. No se si estamos preparados para ello.

Creo que el cambio de paradigma puede exigir unas políticas de I+D orientadas a crear nuevos materiales procedentes de la economía circular, nuevos productos y modos de consumo. Lo que ocurre es que el Consumo es uno de los ejes de nuestro modelo de prosperidad económica. Hasta ahora basado en materias no retornables. Así que el futuro exige mantener el consumo a niveles altos ( el empleo , la productividad dependen de ello) pero llevado a materiales sostenibles. Por eso el reto requiere talento, investigación, inversión, visión y generosidad con las generaciones futuras.

Creo en la Sostenibilidad porque creo que en el binomio supervivencia-destrucción en el que los humanos nos movemos, la supervivencia lleva ganando unos milenios….. pero para que no nos gane la destrucción en el último minuto y de penalty injusto tenemos que cambiar los modos de producción y los de consumo a la par. Los que hacen los presupuestos generales del estado, de las CCAA y demás, deben tener esto en cuenta. Además de la variable gasto hay que cuidar la variable ingreso e inversión a corto y medio plazo.

No es fácil cambiar el modelo energético, ni los materiales con los que producir.. pero confío en que encontraremos vías útiles y sostenibles. Porque la ecuación tiene que cuadrar. 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top