A medida que pasan los años, en los núcleos urbanos hace más calor debido al efecto isla de calor urbana (ICU), que se refiere a la gran diferencia de temperaturas que existe entre las ciudades y los extrarradios. Para buscar un remedio a esta situación que se agrava con el cambio climático, es necesario buscar soluciones imaginativas, eficientes y tecnológicas que reduzcan los niveles de concentración de CO2 en las urbes. Y una de las soluciones pasa por “plantar” musgo en las fachadas de los edificios.
Musgo contra el cambio climático

A medida que pasan los años, en los núcleos urbanos hace más calor debido al efecto isla de calor urbana (ICU), que se refiere a la gran diferencia de temperaturas que existe entre las ciudades y los extrarradios. Para buscar un remedio a esta situación que se agrava con el cambio climático, es necesario buscar soluciones imaginativas, eficientes y tecnológicas que reduzcan los niveles de concentración de CO2 en las urbes. Y una de las soluciones pasa por “plantar” musgo en las fachadas de los edificios.

Esa solución es la que propone 4MOSST, una startup que centra su modelo de negocio en buscar una solución innovadora a este problema, enfocados no solo en el desarrollo de producto, sino también en crear un impacto social. Lo que propone esta empresa formada por cuatro jóvenes estudiantes de diferentes universidades europeas, entre las que se encuentra la española Comillas ICAI, es el desarrollo de una innovadora pintura cuyo principal ingrediente son las esporas de musgo. Tras aplicar esta pintura en la fachada de un edificio, se convierte en una pared cubierta de este vegetal. Se trata de una nueva dimensión de las ya conocidas “paredes verdes”, cuya efectividad está comprobada a la hora de combatir el incremento del calor que sufren las ciudades debido a la actual crisis climática. Esta pintura es adecuada para regiones con clima mediterráneo, las cuales pronto sufrirán temperaturas más extremas debido al cambio climático. El musgo es muy resistente y puede tolerar estas temperaturas extremas, aunque no crecería tan rápido como en un clima más húmedo.

Todas las ventajas del musgo

La elección del musgo no es casual. Muchos estudios han determinado que el musgo –que carece de raíces y ocupa menos espacio en la pared que los sistemas actualmente en funcionamiento– no solo captura el CO2 con mayor eficacia, sino que puede absorber otras muchas partículas dañinas en el aire e, incluso, aislar acústica y térmicamente los edificios, con lo que se producen importantes ahorros energéticos. Según estos estudiantes, una solución basada en el musgo reduce el uso de fertilizantes y solo necesita riego muy de vez en cuando, además de proteger al edificio de las radiaciones solares, ultravioletas y del fuego por su capacidad para retener al agua.

También existen estudios que han comprobado los beneficios que supone estar rodeado de zonas verdes para la salud mental de las personas. Este proyecto tiene un amplio recorrido ya que se podrían instalar sensores en las fachadas de los edificios que midieran la cantidad de contaminación en la ciudad y la efectividad de las paredes cubiertas de musgo.

Estas ideas son las que el planeta necesita para intentar paliar, en la medida de lo posible, las devastadoras consecuencias del cambio climático que ya se dejan ver. Planes como el cierre del centro de las ciudades al tráfico rodado, o tecnologías como la captura de partículas en los tubos de escape de coches de combustión interna o la popularización de los vehículos eléctricos son soluciones necesarias para las que no hay que dar marcha atrás. Y combinadas con iniciativas y tecnologías naturales como la de 4MOSST, podremos ver avances significativos en la calidad del aire que respiramos en las ciudades. Iniciativas como ésta relacionada con el musgo de cuatro estudiantes europeos motivados por marcar la diferencia en la actual crisis climática –llevada a cabo en el marco del programa de verano del EIT Climate-KIC de la Unión Europea y que fue la ganadora del Open Innovation Call de Access Cities que se celebró recientemente en Copenhague (Dinamarca)– deben multiplicarse y las autoridades deben abrir finalmente lo ojos al problema del clima, para el que no habrá marcha atrás si no actuamos de manera decidida. Teniendo en cuenta, además, que se debe trabajar a nivel de comunidades locales y ayuntamientos para implementar de forma customizable tanto la iniciativa de la pintura con musgo, como otras muchas que deberán venir en un futuro no muy lejano. De esa forma, 4MOSST pretende participar en la estrategia de resiliencia climática de las ciudades y así mejorar las condiciones de vida de todos los ciudadanos mientras aumenta la conciencia climática en la sociedad.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top