En este tercer artículo de la serie en forma de poesía que escribo para Diario Responsable intento trasladar los sentimientos que me produce pensar en el río Amazonas y en todo lo que allí está sucediendo.
Arde

Huele a humo en las esquinas. Huele a miedo. Huele a sangre.

El aire se tornó oscuro. Se hizo gris el aire puro y se hizo el silencio en el aire.

Arden los gritos al cielo, arde la tierra y la carne.

Arden los silencios rotos, su sonrisa de cobarde.

Arden civilizaciones, el verde, el alma y el arte.

Arde la bolsa y la vida, arde como arde el bolsillo del que nunca llega tarde.

Arden las promesas rotas, las esquivas palabrotas y los caminos que parten. Arden.

Arde el orden y el concierto, el caos y el desconcierto, y hasta el agua del desierto…  ojalá no fuera cierto, pero arde.

Arde nuestro compromiso, arde el techo y arde el piso.

Arden las divagaciones, arden las cuatro estaciones. Y hasta arden los continentes, los caminos y sus gentes. Arden. 

Hay fuego en los almacenes, en aeropuertos y andenes, en fábricas de divisas, y hasta arden las cornisas.

Arde lo que hubo y habrá. Lo que nunca volverá porque matasteis su canto. Y arde el llanto.

Arde el rey y arde el esclavo, el bueno, el feo y el malo. Palabras que lleva el viento. Y arde el tiempo. 

Las especies protegidas, el agua, el sol y la vida. Arde hasta el frío del hielo. Ojalá no fuera cierto, pero arde.

Arde el aire transparente, la esperanza de la gente. Y hasta arde el mismo infierno. Y mientras arde, tu mueca se vuelve hueca y se hace vacío el miedo. Y del miedo te alimentas y me gritas en mis sueños. 

Nunca apagarás mi fuego. Nunca saciarás mi hambre.

Ojalá no fuera cierto, pero arde.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top