La tecnología de la cadena de bloques irrumpe con fuerza y por primera vez en el conocido evento tecnológico internacional con notables propuestas para impulsar el ecosistema de emprendimiento e innovación social.
Blockchain muy presente en la V edición de Startu

Blockchain tiene vocación global y el evento de Startup Olé lo ha puesto de manifiesto. El conocido encuentro ha congregado a cerca de 850 startups y a un número notable de asistentes de más de 100 países, además de decenas de grandes corporaciones, inversores e instituciones interesadas en conocer las propuestas de hoy, que serán las realidades de mañana.

En el magnífico e incomparable escenario de la ciudad de Salamanca, los días 26, 27 y 28 de marzo se reunieron muchos de los referentes en el ecosistema en España, presentando distintas propuestas e iniciativas y compartiendo con los presentes sus experiencias y conocimientos, además de analizar la situación actual del ecosistema y su previsible futuro y desarrollo.

Este hito no hubiera sido posible sin la ardua labor de organización de Adrián Bernabeú, quien estuvo presente en la mesa redonda de “Bitcoin: Un nuevo paradigma mundial en constante evolución”. Junto a él, otros ilustres veteranos del ecosistema abordaron los orígenes de la criptomoneda –a quien debemos el nacimiento de la tecnología- y el nuevo paradigma económico y monetario que representa y que poco a poco parece que se consolida. Pero las propuestas actuales van más allá de ese primer y exitoso modelo de uso y las jornadas han dado lugar a otras interesantes cuestiones. Así, tuve el placer de moderar y participar en el panel sobre “Blockchain4GoodRocks” junto a Alex Casas (Blockhain4Humanity) y Jori Armbruster (EthicHub). Entre los tres tratamos de ilustrar a los presentes sobre las muchas y variadas iniciativas, basadas en Blockchain, que están enfocadas en generar impactos sociales, económicos o medioambientales en el mundo y cómo esta nueva tecnología nos está mostrando un camino distinto, “una nueva de hacer las cosas”, que hace apenas una década entraba más en el terreno de la ciencia ficción. “Ahora no se trata de repartir las migajas del actual pastel económico, ahora tenemos la oportunidad de hacer esa tarta mucho más grande para todo el mundo”, fue una de las conclusiones de los panelistas. Por cierto, que Alex Casas es además uno de los fundadores del MeetUp del mismo nombre del panel, donde con cierta regularidad se presentan este tipo de proyectos con el objetivo de generar sinergias entre los asistentes y dar a conocer las propuestas que inundan el ecosistema. Según anunció, el próximo 10 de abril hay programado un nuevo encuentro en Madrid.

Blockchain también nos permite fantasear con conceptos –actualmente un tanto abstractos y ninguno funcional- como una gobernanza descentralizada u organizaciones autónomas descentralizadas para generar un nuevo tipo de economía colaborativa o como herramienta de desarrollo social. Con esta sugerente idea escuchamos a Gustavo Segovia, Adrián Calvo o Miguel Prados. A este último le debemos la interesante reflexión de que estos grupos funcionan mucho mejor cuando más diversos son los perfiles profesionales de los integrantes, la necesidad de contar con la presencia de mujeres en los mismos y que la “empatía” es el ingrediente mágico e imprescindible para el correcto aderezo de estas estructuras. Gabriela Chang, Jana Petkanic, Almudena de Mata y Arancha Riestra son cuatro de esas mujeres que habitan en el ecosistema y que tanto aportan. A ellas les debemos la interesante charla sobre la necesidad de conformar comunidades fuertes que sustenten los proyectos.

Pero Blockchain, como tecnología, es completamente transversal y desde el ámbito privado también son numerosas las propuestas e inversiones dirigidas a lograr ese primer modelo de uso que tenga éxito y se convierta en viral. Alex Viñas y Jesús Herencia esbozaron propuestas en este sentido -que adoptan la terminología de Distributed Ledger Technology (DLT), y que no tienen la naturaleza pública y abierta de Bitcoin u otras Blockchain públicas pero que también podrán triunfar si son capaces de encontrar las fórmulas para optimizar, con la tecnología, muchos de los procedimientos actuales en distintas industrias. En este sentido, se presentó también oficialmente AECHAIN, la asociación de empresas de Blockchain como una iniciativa para desarrollar a nivel empresarial el ecosistema en España. Josu Rebollo, el presidente de la asociación, realizó la presentación junto a Pilar Troncoso y animó a los presentes a sumarse a la iniciativa con el objetivo de “crear, consolidar y crecer el ecosistema empresarial en España”.

Con una tecnología tan nueva y de tantas posibilidades no resulta ya sorprendente el extraordinario torrente de imaginación y talento que está convergiendo en el desarrollo del ecosistema. Y a nivel global. Pero todavía no hemos alcanzado ni de lejos esa masa crítica de actores o usuarios aunque es una mera cuestión de tiempo. Sin embargo, para todas aquellas personas entusiasmadas por la economía circular, de triple balance, la economía del propósito, Blockchain es una herramienta que se vislumbra como imprescindible en un futuro próximo porque sus características intrínsecas inauguran un nuevo paradigma socioeconómico que los emprendedores de impacto deberían conocer. Y mejor antes que después.

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top