Ernesto Sábato, que era un hombre sabio, nos dejo una hermosa reflexión cuando escribió que "hay una manera de contribuir al cambio, y es no resignarse". En eso deberíamos estar cuando hablamos de Responsabilidad Social y Sostenibilidad, y no en preocupaciones estériles que se agotan en sí mismas y no nos llevan a ninguna parte, y en teorías que están en absoluta contradicción con la realidad.
Selfies y ombligos

La Responsabilidad Social (RS), aunque olvidada por los mandamases de toda clase y condición, sigue estando presente, ahora gracias a los ODS; tanto es así que nacen, crecen y se multiplican los gurús que hablan sobre el tema; aparecen publicaciones “especializadas” y cada semana se programan seminarios, encuentros o jornadas -donde casi siempre acuden/acudimos los mismos- para descubrir y descubrirnos las bondades de la RS y de sus buenas practicas. Y surge la moda de los “sabios” que quieren destacar como nuevos “influencers” de la RS: copiar frases, quien sabe de donde, y publicarlas en las redes sociales...

En los mencionados foros, siempre nos encontramos personas relacionadas con el tema o que trabajan en las áreas empresariales/institucionales de RS. En raras ocasiones, he visto asistir o participar a los CEO o máximos responsables de las empresas. Parece como si, mas allá de la gestión, profundizar y conocer la RS fuera cosa solo de especialistas, olvidando que la Responsabilidad Social hoy nos importa a todos porque es, inexcusablemente, nuestro compromiso común.

Muchas veces olvidamos que el mundo no se acaba en el lugar donde alcanzan nuestros ojos: Siempre hay un horizonte más allá y lo importante es perseguirlo honestamente, o intentarlo al menos. La “ceguera periférica” es una enfermedad fácilmente curable: en lugar de mirarnos el ombligo y olvidarnos de lo que pasa alrededor y de lo que hacen los demás, bastaría con alzar los ojos y aprender de otros que lo están haciendo bien o mejor que nosotros. Y ponernos a la tarea, claro, profundizando en la búsqueda de la utopía y alimentando la dimensión humana en la empresa porque sin hombres y sin mujeres no hay institución ni empresa. Dice el suizo/norteamericano Alexander Laszlo que “debemos ser menos autistas y egocéntricos” y tratar de encontrar un enfoque “ecocéntrico” que incluya aspectos sociales y medioambientales en un “dialogo dentro de las organizaciones que conecte a la gente con la razón por la que trabajan, que no es solo el dinero”.

El núcleo de la vida social es -debería ser- la relación leal entre personas unidas entorno a un proyecto compartido y común; también en el universo de las organizaciones donde la empresa es el moderno paradigma. Y en ese ámbito, lo queramos o no, para conquistar el futuro se impone una larga y difícil batalla por el hombre mismo, por el ser humano. Una lucha por implantar los valores en las organizaciones y por alcanzar una revolución pendiente: la urgente recuperación y restauración de un concepto tan maltratado como la Ética, y esa es la responsabilidad nuclear de los líderes y de la ciudadanía toda. Nuestro inexcusable horizonte.

Por eso, es oportuno recordar (perdón por la licencia) las siete propuestas de futuro que, recientemente, y a favor de la RS en la que creemos, un grupo de personas hemos querido compartir: 1.- Promover la incorporación de políticas y principios de RS en las aulas y, singularmente, en el proceso de toma de decisiones de empresas e instituciones. 2.- Combatir y castigar la corrupción y profundizar en la transparencia. 3.- Combatir la desigualdad. 4.- Promover una fiscalidad transparente libre de paraísos. 5.- Abordar los nuevos debates éticos que impone la globalización y el mundo digital. 6.- Proteger y hacer cumplir las convenciones internacionales de Derechos Humanos, y 7.- Impulsar los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Y las siete propuestas deberían ir acompañadas de una promesa: dejar de hacernos “selfies” de nuestro ombligo, alzar los ojos y trabajar por ese mundo mas solidario que nos vigila desde el horizonte donde, como nos enseñó Galeano, reside la utopía.

Juan Jose Almagro

Miembro del Consejo Editorial de Diario Responsable

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top