Siempre hay riesgos de fuga de agua sea cual sea la estructura. Sin embargo, en las naves industriales existe un peligro mayor, dado que sus consecuencias pueden ser de alto alcance. Prevenir y minimizar posibles daños depende del mantenimiento de la estructura y de una política de ahorro
Ahorro de agua en una nave industrial: prevención

En cualquier espacio es posible que aparezca una fuga de agua. Hay zonas en las que hay deficiencias en los sistemas de distribución, que traen como consecuencia fugas subterráneas o estructuras que con los años envejecen y permiten la entrada de humedad a través de fisuras.

Sin embargo, en una nave industrial, el riesgo de fuga de agua es mayor. Una de las posibles causas de que aparezca una fuga, es la debilitación de la estructura sólida. Usualmente, las naves industriales en la actualidad están hechas de hormigón prefabricado o de metal; y ambos materiales pueden verse seriamente dañados debido a la humedad.

Asimismo, el debilitamiento de las paredes compromete la seguridad de todos aquellos que trabajan en esta área. Además, un problema de estructura en una nave industrial, puede ocasionar situaciones devastadoras. Por ejemplo, si el agua entra en contacto con instalaciones eléctricas puede crear cortocircuitos y provocar incendios.

Por tanto, es necesario revisar las estructuras de las naves industriales y evitar a toda costa la entrada de agua a través de las paredes.

Los puntos más importantes para evitar el deterioro de una nave son: la prevención y revisión y una política de ahorro de agua entre los empleados.

  • Prevención y revisión de la estructura

El primer paso para evitar la entrada de agua a la nave es reducir las posibilidades de su fuga. Debes saber que existen diferentes tipos de fugas de agua, que van desde las fugas de servicio de línea hasta escapes de válvula.

Entre los principales factores que influyen en estos casos, destacan la composición, el material, la edad y los métodos de ensamblaje de los componentes del sistema de distribución de agua dentro de la nave industrial.

Te sugerimos examinar las tuberías a la hora de comprar o alquilar un edificio de tipo industrial, para verificar su estado y descartar que tengan que ser sustituidas por unas nuevas en poco tiempo.

Otra forma de prevenir las fugas de agua, es tener medidores que calculen el consumo, la presión y la temperatura del líquido, cómputos que se deben revisar constantemente y que causarán alarma ante cualquier alteración, ya que esto podría significar una fuga.

Igualmente, hay que estar atento a que el sistema de distribución de agua no esté afectado por corrientes eléctricas, tensión o contacto con otras estructuras que lo perjudiquen.

Asimismo, se debe estar pendiente de los techos y paredes de la nave, dado a que en ocasiones el agua puede ingresar a través de fisuras y grietas. En estos casos, te recomendamos que te informes sobre servicios de impermeabilización y refuerzo o reparación de estructuras que realizan empresas como Lemara.

Por último, te aconsejamos no dejar de lado aspectos esenciales, como observar que hay charcos en el suelo. Esto querrá decir que seguramente hay grietas y fisuras en el techo del edificio, así que es necesario estar atento a estos indicadores para solventarlos a tiempo.

  • Política de ahorro

No todo lo relacionado con el ahorro de agua depende depende de tecnicismos. No podemos olvidar el factor humano, por eso, muchas empresas han implementado políticas de ahorro con el fin de mentalizar a sus trabajadores de lo importantes que son pequeños gestos que ayudan tanto a no desperdiciar agua.

Las recomendaciones principales no son muy distintas a las que se hacen en casa. La finalidad es que nadie de la empresa malgaste agua y todos la utilicen de forma adecuada y cuando sea necesario.

A la hora de impartir este tipo de políticas, también se puede incluir lo importante que es estar concienciado del cuidado del medio ambiente y trasladar esta mentalidad a los empleados.

En algunas estructuras y naves industriales, existen sistemas de ventilación natural, disminuyendo el consumo de agua y energía para enfriar o calentar el ambiente. Ya que existen dispositivos que, mediante ventiladores, aprovechan el vapor de agua para generar aire frío o caliente.

De igual manera, se debe estudiar el espacio y determinar qué zonas necesitan más temperatura que otras dentro de la estructura. En algunos procesos industriales, se genera agua o aire, los cuales pueden ser reconducidos a otras áreas de la nave que ayuden a climatizar el ambiente de las zonas más frías.

Todas estas acciones permitirán que el agua sea mejor empleada dentro de la nave industrial y que se reduzcan los riesgos relacionados con las fugas de agua.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top