Un enfoque sistémico al servicio de la RSE con incursiones a la anatomía, la antropología cultural y el management. Vamos a contemplar por un momento el cuerpo humano como un sistema:
¿Tiene colitis tu empresa?

Hasta la fecha, nuestra ciencia ha sostenido que el apéndice es un órgano vestigial, es decir, un órgano cuya función original se ha perdido a lo largo del tiempo y que ha quedado como vestigio inútil de tiempos pasados.

La profesora de la Arizona College of Osteopathic Medicine Heather, F. Smith, ha estudiado la presencia o ausencia del apéndice en más de 500 mamíferos diferentes y ha descubierto que quienes lo tienen cuentan con mayores concentraciones de tejido linfoide en el ciego, la primera porción del intestino grueso.

A efectos prácticos, eso significa que el apéndice funciona a modo de refugio para las bacterias intestinales que fortalecen el sistema inmunológico ejerciendo de apoyo a las defensas.

Ahora vamos a contemplar a un grupo humano como un sistema:

Muchos pueblos indígenas americanos  que vivían en íntima comunión con la naturaleza se dotaron  del Consejo de Ancianos como modelo de gobernanza basada en la experiencia y sabiduría de estos miembros del grupo.  Su misión era, en líneas generales, orientar, aconsejar y procurar la convivencia armónica de la comunidad, y en algunos casos tenían amplia capacidad de decisión, basada en el respeto, prestigio, poder y liderazgo que les otorgaba el pueblo.

En minifundios, donde vivían grupos pequeños, el Consejo de Ancianos tenía amplios poderes para marcar las estrategias de convivencia y sus correspondientes directrices. 

En cambio, en los latifundios, y debido al gran número de personas que convivían en el territorio, la complejidad de las relaciones y de las decisiones a tomar fue acomodando paulatinamente al Consejo de Ancianos como una institución honorable y prestigiosa encargada de salvaguardar la ética, las costumbres y las tradiciones de la comunidad, otorgando a otras formas de organización social como el Comisariado de Bienes Comunales la responsabilidad de tomar decisiones políticas y estratégicas.

Y en la sociedad actual el Consejo de Ancianos, si existe, es poca cosa más que un reclamo turístico.

Por último, vamos a contemplar una organización como un sistema :

Existen organizaciones que reconocen y estimulan la labor de las personas sénior brillantes,  quienes conocen  los principios éticos, el capital intelectual, la historia vital de la organización y fundamentalmente custodian y transmiten todos esos tesoros a las generaciones posteriores.  Y también existen organizaciones que las arrinconan, menosprecian o extirpan, como un demodé Consejo de Ancianos o un órgano vestigial del cuerpo humano.

¿Y qué relación existe entre lo comentado sobre anatomía, antropología cultural y management?

  • El apéndice, según el estudio mencionado,  es el refugio de las bacterias buenas  que fortalecen las defensas, es decir, colabora activamente en el mantenimiento de la buena salud del organismo;
  • el Consejo de Ancianos  es el custodio y transmisor de los valores del pueblo, es decir, favorece que las generaciones posteriores vivan en una sociedad respetuosa con sus propios miembros y con la naturaleza;
  • las organizaciones que conservan a las personas sénior valiosas están potenciando que esas organizaciones se desarrollen armónicamente  aplicando y actualizando sus mejores prácticas para conseguir los objetivos corporativos sin lesionar a ninguno de sus partícipes.

El apéndice se extirpa tranquilamente en sociedades ensoberbecidas, antropocéntricas y convencidas de que la ciencia coloca a las personas por encima de todo, permitiéndoles ignorar - incluso contradecir - a la naturaleza.

El Consejo de Ancianos pierde atribuciones hasta casi desaparecer a medida que las personas indígenas van incrustándose en una sociedad  moderna egoísta, materialista, consumista  y cortoplacista.

Las organizaciones han ido relegando o expulsando de sí a las personas sénior a medida que sus objetivos se volvían más materialistas y cortoplacistas.

… Y ahora se empieza a comprobar que las personas  a quienes se extirpó el apéndice son hasta cuatro veces más propensas a sufrir problemas intestinales como la colitis.

Con colitis se puede vivir, pero peor.  También se puede vivir sin Consejo de Ancianos en la comunidad y sin Séniores en la organización, pero peor.

De forma que, si observamos qué hace la naturaleza e intentamos aplicar esos descubrimientos a nuestra sociedad en general y a nuestras organizaciones en particular, es muy probable que  no suframos tan a menudo episodios de colitis.  

¿Quieres que tu organización tenga éxito, esté sana y no perjudique a sus partícipes para contribuir así a una sociedad mejor?  Observa a la naturaleza y copia sus éxitos.  No arriesgues tus posibilidades de desarrollo cometiendo errores que la naturaleza ya descubrió y enmendó después de miles de años de ensayo y error.

Edita Olaizola  (@EditaOla)

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 1

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top