Artículo que pretende aportar en el logro de los Objetivos del Desarrollo Socostenible
Los 17 ODS y  la Corrupción

Quisiera empezar por hacer un poco de historia para comprender  el significado de  los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y así  intentar desarrollar el tema de manera más clara.

Primero, todo comienza con los denominados Objetivos del Milenio (ODM). Los ODM se convirtieron en un compromiso por parte de las Naciones Unidas en el año 2000 en  la Cumbre del Milenio, obligándose a realizar acciones para avanzar en las sendas de la paz y el desarrollo humano. Los ODM se basan en una alianza mundial que hace hincapié en la responsabilidad de los países en desarrollo de poner orden en sus propios asuntos, así como en la de los países desarrollados de apoyar esos esfuerzos. Los Jefes de Estado se comprometieron a alcanzar los ODM  en 2015. (Para mayor detalle visitar http://onu.org.pe/que-son-los-odm/ ).

Segundo, en la Cumbre para el Desarrollo Sostenible, que se llevó a cabo en septiembre de 2015, los Estados Miembros de la ONU aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que incluye un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y hacer frente al cambio climático. Los nuevos Objetivos Mundiales y la agenda para el desarrollo sostenible intentan ir  más allá de los ODM (Persona, Planeta, Prosperidad, Paz y Alianzas), abordando las causas fundamentales de la pobreza y la necesidad universal de desarrollo que funcione para todas las personas. (Para mayor detalle  visitar  http://www.nu.org.bo/objetivos-de-desarrollo-sostenible-ods/).

Las iniciativas propuestas y desagregadas en estos objetivos/planteamientos están bien estudiadas, más, luego de analizar los 17 ODS, muy a pesar mío y luego de haber escuchado directamente  en Perú a una alta funcionaria del PNUD, --sin temor a equivocarme-- considero que aún hay vacíos, como el no mencionar y/o considerar directamente los males estructurales que los países están atravesando como por ejemplo la corrupción;  no se toma en cuenta a los países que están en conflicto, no hay un mundo más pacífico que el 2000 cuando se establecieron los ODM; hay más conflictos sociales, ¿Está esto considerado?;   el manejo estadístico pareciera muy a su medida; finalmente, planteo que  es un enfoque netamente desde los donantes y/o aportantes, sin considerar que aún  hay temas invisibles o considerados de segundo nivel.

Me parece oportuno, mencionar que mi planteamiento no significa  oposición a los 17ODS, muy por el contrario, espero coadyuvar en el fortalecimiento de este conjunto de expectativas globales.

Es así, que considero a la cleptocracia (corrupción) la principal variable independiente perniciosa en el logro de los objetivos comunes en cuestión.

Para combatirla la acción conjunta debe, en principio, reconocerla como tal y luego establecer protocolos, así como procedimientos para limitar y erradicar el acto corrupto.

Es necesario tener en cuenta que al acto corrupto le precede la mente corrupta. Por eso la necesidad de una educación radical que mitigue y/o elimine la mente corrupta. La mente corrupta establece caminos para jugar con las reglas de la legalidad y por tanto el perfeccionamiento de las normas es inherente a este nivel propositivo.

Según informes de contraloría de un país sudamericano, durante un año se han presentado actos de corrupción valorizados en U. S. $ 3,600M.

¿Qué les parece si llevamos esto a hechos concretos?

Hace poco leí en un documento de la OMS, que un desayuno nutritivo para un niño cuesta aproximadamente un dólar (U.S. $ 1.00). Si, los U. S. $ 3,600M los dividimos entre los días de un año (365), ¿Saben cuánto resulta? Pues, con ese dinero de actos corruptos se hubiera podido dar desayuno nutritivo durante un año a 9’863,014 niños en extrema pobreza. ¿Saben lo que significa esa cantidad?, aproximadamente es la totalidad de la población infantil en extrema pobreza de Perú, Ecuador, Bolivia y Colombia juntos… Este, es un simple ejemplo de lo que genera la corrupción.

Pero, hay que tener en cuenta que existe una corriente peligrosa que promueve el equilibrio de la corrupción, son actores que no desean reformas del estado, que buscan bloquear los mecanismos contra los actos corruptos. Ese equilibrio malo hay que combatirlo con monitores de la gestión pública desde la base política misma.

He aquí la propuesta desde la visión de la Responsabilidad Socio Ambiental (RSA), la cual es, incorporar una férrea  educación para enfrentar y erradicar la corrupción en todos sus  estilos. Esta educación debe tener transversalidad en todos los niveles educativos, desde la educación inicial hasta los doctorados. Para esto hay que asumir mentalmente una campana de gauss, es decir hacer un “ataque” frontal a la corrupción desde los extremos y dentro de la gran masa crítica ya corrupta. Aquí deben tener un rol importante  organizaciones como las Naciones Unidas y el Banco Mundial, ellos tienen muchos instrumentos para facilitar las acciones gubernamentales e intergubernamentales.

Por un extremo de la campana imaginaria,  comencemos enseñando, educando y formando la contraloría ciudadana, que es lo mismo que el control social. Para esto se necesita voluntad y  liderazgo desde el núcleo comunal para generar un shock que fomente un corriente muy intensa anti corrupción y que propicie la formulación de mecanismos para prevenir estos actos cleptocráticos.

Por el otro extremo, fomentar y establecer  compromisos comunes duros, determinar las responsabilidades diferenciadas monitoreando y consolidando la contraloría ciudadana que involucre un estado que defienda a las poblaciones vulnerables y que se ven directamente afectadas por los actos corruptos; para esto la sociedad civil debe tener un rol gravitante.

Y en la masa crítica corrupta (en el área de la normalidad o valor de la media),  la  colaboración intergubernamental con acciones duras frente a los paraísos fiscales y a los mecanismos de lavado de activos internacional deberá ser formalizada y consolidada. En esta área de la imaginaria campana de gauss, con mayor razón se hace necesario diferenciar lo sostenible de lo sustentable. Se puede desarrollar una acción vertiginosa y proactiva para desplegar e implementar los 17ODS manteniendo en el tiempo su vigencia y/o concordancia, lo cual significaría que estamos logrando  SOSTENIBILIDAD; mas, estas acciones podrían estar en la superficie sin cambios estructurales para preservar las siguientes generaciones, lo cual significaría que no le estamos dando SUSTENTABILIDAD.

No estoy muy convencido que al 2030 se cumplirán los ODS, de lo que si tengo seguridad es que, en tanto y en cuanto no facilitemos el camino de la inclusión para erradicar las miserias humanas, el camino será cuesta arriba y podríamos entrar en discursos líricos sin efectividad.

Probablemente no es el 2030 lo que deba preocuparnos, sino las siguientes centurias….

 “Imagine there's no Heaven … It's easy if you try … And no Hell below us …Above us only sky… Imagine all the people… Living for today… Imagine there's no country 

Imagina que no hay paraíso… Es fácil si lo intentas… Ningún infierno debajo de nosotros… Arriba de nosotros, solamente cielo… Imagina a toda la gente… Viviendo al día... Imagina que no hay países…” (John Lennon)

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top