diarioresponsable.com |Mucho se habla de materialidad, temas relevantes… ¿Qué significa? ¿Qué nos aporta? Es un concepto que nos ayuda a centrarnos en lo que es importante para una organización y para las personas que se relacionan con ella. Permite identificar y priorizar cuáles son esos temas relevantes desde un enfoque sostenible, más allá de lo estrictamente financiero, que afectan al negocio así como al capital intangible de una compañía.

El análisis de materialidad cumple un rol fundamental para avanzar en la gestión responsable y consciente de las empresas. Es un proceso que permite evaluar cómo estamos realmente escuchando a nuestros grupos de interés, y también aquellos canales con mayor fuerza para revelarnos información clave. Aumenta la capacidad para observar la evolución sobre temas de creciente importancia frente a aquellos que van perdiendo peso.

Como afirman desde Accountability  la materialidad y el compromiso con los grupos de interés son herramientas de identificación de oportunidades y de gestión riesgos, que aporta nuevas vías para la innovación, la eficacia operativa y el éxito empresarial sostenible. Ayuda a poner el foco cuáles son las áreas en las que se puede tener un impacto positivo y determinar dónde invertir los recursos.

Además, es uno de los nuevos aspectos requeridos por el Global Reporting Initiative (GRI) en su Guía G4 para la elaboración de memorias, como un recurso que aporta claridad a la hora de seleccionar los contenidos de la Memoria de Sostenibilidad o Informe Integrado, para centrarse en lo relevante.

Ethical Corporation realizó un webinar recientemente, con representantes de diferentes empresas que compartieron su experiencia sobre este proceso en el seno de sus empresas. Y nos inspiró a escribir este post, incluyendo nuestra hoja de ruta para la materialidad, que hemos elaborado a lo largo de los años y considerando distintas aportaciones. Una guía orientativa para aquellas empresas que quieren pensar su materialidad, así como poder utilizarla para su Informe de Sostenibilidad.

Una hoja de ruta

  • Diseñar una metodología clara y adecuada de cómo se va a proceder: grupos de interés a analizar, profesionales que van a participar en el proceso, selección de fuentes de información… Que garantice el análisis de información interna y externa.
  • Implicar a aquellos departamentos a involucrar en el proceso: equipos con experiencia en relación con clientes, empleados, accionistas, gestión de riesgos…
  • Si procede, buscar la diversificación geográfica, para que estén representados los grupos de interés y la diversidad de temas relevantes.
  • Identificar los productos, servicios y modelos de negocio con mayor, mediante la revisión de los activos de la compañía.
  • Analizar fuentes relevantes siendo realista. No intentar vender algo que realmente no está dentro, sino que refleje el negocio.
  • Establecer criterios para clasificar los temas, con el objetivo de observar cuáles afectan a un mayor número de stakeholders y también los temas significativos para la firma.
  • Validar los resultados con otros departamentos y expertos.

Un análisis como éste amplía la visión y perspectivas en lo verdaderamente importante para cada empresa, sus objetivos y su entorno de relaciones e impactos. La materialidad aporta rigor a la hora de abordar una discusión global sobre el negocio, sirve para establecer una dirección en la que avanzar y establecer prioridades, así como para alinear internamente la estrategia en sostenibilidad.

Link 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top